En riesgo el Estado mexicano

PAULINO CÁRDENAS

Aunque la retórica oficial hace todo lo posible por negarlo de modo sistemático, el asesor en asuntos de narcotráfico internacional y de las mafias del crimen organizado de la ONU, Edgardo Buscaglia, asegura que el Estado mexicano está en un serio riesgo de perder el control en la guerra que le declaró el presidente Felipe Calderón a los capos de la droga. Hoy el caso es Michoacán.

La razón es que en México no se va al fondo del asunto y ni se investiga ni se desmantelan las redes patrimoniales y económicas de los cárteles; no hay visos de que las autoridades encargadas de combatir a las disntintas mafias del narco decidan cortarles el suministro de las grandes sumas de dinero en dólares con las que sobornan y compran voluntades para su causa.

Un ejemplo es el de La Familia Michoacana, que para el gobierno de Estados Unidos ha cobrado gran relevancia junto con Los Zetas y el Cártel del Golfo, que con métodos extremos de criminalidad ha ido creciendo y expandiendo su territorio, por lo que el gobierno mexicano la considera ahora como el cártel más peligroso y sanguinario del país.

Prueba de ello es el despliegue sin precedentes de fuerzas militares en la entidad donde opera esa organización. Sin embargo, el despliegue policiaco y militar en Michoacán no será suficiente para desactivar ese peligroso cártel dijo el investigador en una larga entrevista que ofreció a una empresa multimedia nacional. Indicó que es necesario desmantelar su mundo patrimonial, y la protección social que es la base donde ampara sus operaciones.

Lo que ha hecho falta, aseguró, es un pacto político entre partidos que permita saber el grado de corrupción y colusión que existe en el gobierno y la clase empresarial, con los cárteles de la droga, por lo que no es suficiente con los despliegues militares y la detención de algunos “capos” como se logrará detener el avance de ese flagelo. .

Es sabido de siempre que para operar con cierto margne de libertad y tener bajo control las lucrativas rutas de contrabando en el país, las mafias del narcotráfico pagan tentadoras sumas de dinero en dólares, a una serie de altos funcionarios y empleados de menor jerarquía a quienes mantienen en nómina, lo que les permite tener inflitradas las corporaciones policiales federales, estatales, municipales, y aún militares.

Con sobornos o amenzas de muerte -que habitualmente se cumplen si sus órdenes no son obedecidas- las mafias han generado una red de protección que les ha permtiido ampliar cada vez má sus actividades delictivas. Para asumir el control de una plaza, eliminan a sicarios de bandas rivales o subalternos desleales, ejecutándolos y decapitándolos como aviso a las mafias contrarias y de paso a los cuerpos policiales y militares.

Los “capos” que son detenidos cotidianamente por las autoridades, no son tales; ellos son simplemente quienes sirven a los verdaderos mafiosos que desde otro ámbito manejan sus operaciones, aseguró Buscaglia, quien añadió que quienes llegan a ser detenidos, sólo son “pantallas”; los verdaderos capos no están visibles; las mafias planean y operan desde la clandestinidad en consejos directivos, aseveró.

Lo que debe importar a las autoridades mexicanas es esa advertencia del especialista de la ONU, de que “el futuro de este país” está en juego por esa guerra contra el narco, y quien aconseja celebrar un pacto político operativo de los partidos políticos mexicanos, que ayude a generar un acuerdo que lleve a investigar donde están sus fortalezas patrimoniales y se desnuden las redes de complicidad entre empresarios y políticos con los capos de la droga.

Pero como están las cosas en materia política en donde las rivalidades están de veras acendradas -aunque los flamantes ganadores piístas de la reciente contienda electoral digan que sí habrá cooperación con el gobierno panista- la verdad es que nadie cree que la guerra contra el narcotráfico pase a ser tema de debate nacional al corto plazo, que debería serlo por estar en riesgo el Estado mexicano.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s