Mel y su bipolaridad política

PAULINO CÁRDENAS

Hace unos días el presidente norteamericano Barack Obama declaró en Washington: “No puedo apretar un botón y reinstaurar a Zelaya”, luego que este último lo estuviera presionando para que lo ayudara a volver al poder. Sin duda esto lo sabía el mandatario panista, aunque nadie sabe por qué, en un gesto de candidez política tal vez, le quiso dar calor al depuesto hombre del sombrero tejano de ala ancha -que no se lo quita ni para dormir-, quien al final le pagó con una afrenta justo con quien no debía.

Quizá por sus mismos afanes reelecionistas el ex presidente de Honduras Manuel ‘Mel’ Zelaya había sufrido un atentado en su camioneta blindada el pasado 12 de junio donde salvó la vida. Días después la Corte Suprema de su país ordenó su captura y el 28 de junio las Fuerzas Armadas lo expulsaron de territorio hondureño para evitar, dijeron, un baño de sangre. Su lugar lo ocupó Roberto Micheletti quien negó que lo de Zelaya hubiera sido un golpe de Estado. Fue una “sustitución constitucional”, dijo.

Aunque de hecho todos los sectores políticos de ese país han coincidido en negar que haya sido golpe de Estado, lo cierto es que para el resto de los países de la región que se ostentan como demócratas e incluso de organismos internacionales, sí lo fue sin duda. El hecho es que aquel domingo por la madrugada el ex presidente Zelaya terminó en la Base 2 del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría en ropa de dormir, y fue sacado en vilo de su país a donde no ha podido regresar desde entonces.

Después de andar errante de un lugar a otro, fue invitado oficialmente a México por el presidente  Calderón. Pero el depuesto presidente de Honduras quiso quedar bien con Dios y con el Diablo; en el segundo y último día de visita oficial cometió contra su anfitrión un craso error político; quiso  congraciarse con Andrés Manuel López Obrador -ex candidato a la presidencia que perdió las elecciones en el 2006-, al dedicarle al tabasqueño una flor, “en estos países es mejor sentirse presidente que serlo”, lo que causó profundo malestar en Los Pinos.

El derrocado mandatario había sido recibido con todos los honores incluido el procolo que se le dispensa a los mandatarios que llegan a México en visita oficial. Después de haber estado en la residencia oficial del jefe del Ejecutivo y haber conversado con el presidente Calderón, fue invitado por el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, del PRD -un partido de oposición venido a menos-, quien le entregó al depuesto presidente hondureño las llaves de la ciudad, en sesión solemne.

Posteriormente Zelaya aceptó ir a un evento organizado por simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador. Al iniciar su intervención ‘Mel’ agradeció el haber sido invitado a México por el presidente Felipe Calderón, nombre cuya sola mención arrancó sonoras rechiflas y abucheos. Con el afán de equilibrar las cosas, trató de enmendar: “En estos países es mejor sentirse presidente que serlo; y eso se lo digo a López Obrador que está escuchando”, lo que provocó gran ovación en la tribuna, pero un gran  malestar en Los Pinos.

A partir de ese momento, por órdenes superiores a Zelaya le fue aplicado la “ley mordaza” por parte de los miembros del Estado Mayor Presidencial destacados para su custodia y ya no lo dejaron hablar con los representantes de los medios informativos con quienes quería charlar para despedirse. Ya no lo dejaron acercarse a los periodistas en el hangar presidencial, hasta que partió a Nicaragua en un avión con matrícula venezolana.

Después de su afrenta contra su anfitrión, muchos se preguntan quién le vendió a Felipe Calderón la idea de invitar al depuesto mandatario de Honduras, después de que Obama le había desinflado su globito de esperanza de volver a Honduras como presidente, además de saber que Zelaya quería modificar la Constitución de su país para reelegirse. Y para colmo, padece el síndrome de bipolaridad política. Hay incluso quienes dicen que parece un clon de Vicente Fox.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s