Extinción enciende ánimos

PAULINO CÁRDENAS

La extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro decretada por el gobierno de Felipe Calderón, motivará que el fuego alcance al pasto seco y que esa sorpresiva medida de dejar sin empleo a miles de electricistas agremiados en el SME, provoque que los ánimos del sindicalismo disidente se alboroten y junto con los sindicatos que integran la Unión Nacional de Trabajadores -que desde hace años viene pugnando por un cambio de rumbo económico y político en México- inicien en un solo frente con líderes de izquierda, un movimiento cívico que podría ser inédito.

La liquidación de la compañía deja sin materia de trabajo a más de 30 mil jefes de familia, que los trabajadores agremiados en el Sindicato Mexicano de Elecetricistas fue tomada como una afrenta, criticando acremente la medida acusando que las razones del gobierno están llenos de verdades a medias y que artificiosamente azuzó el conflicto interno entre los agremiados al SME, para que sacaran sus trapitos al sol para usarlos como pretexto para decidir la liquidación de la compañía.

La toma de instalaciones de Luz y Fuerza por parte del Ejército y elementos de la Policía Federal Preventiva en la capital del país y las entidades aledañas que reciben el servicio eléctrico de esa compañía como Hidalgo, Puebla, Morelos y Estado de México, etc., acaecido el sábado casi a la media noche, tomó por sorpresa a la cúpula sindical, que en días pasados había estado en conflicto interno por alcanzar por votación el mando de ese gremio que los dos bandos rivales elegaban haber ganado.

El argumento del gobierno fue que la medida obedeció a que Luz y Fuerza había venido provocando una sangría de gasto estimado en unos 40 mil millones de pesos anuales. Martín Esparza, líder del SME, había señalado que la infraestructura y arreos de trabajo son viejos y que ninguna administración, ni la actual ni las anteriores, se ocuparon de renovar y modernizar esa infraestrctura, y que las pérdidas de que hablan las autoridades es atribuíble a la dirección y mala administración de la compañía Luz y Fuerza y no al sindicato.

Como sea, el hecho es que el gobierno Federal que encabeza Felipe Calderón primero optó por negarle la ‘toma de nota’ a Martín Esparza, líder que habría ganado la reelección, y al final decidirse por liquidar la Compañía de Luz y Fuerza del Centro -medida publicada en una edición especial del Diario Oficial de la Federación ayer domingo- e indemnizar a sus trabajadores, para lo que han sido convocados los electricistas ahora desempleados, a partir de mañana, a ese proceso que concluirá el próximo 14 de noviembre.

Ayer mismo desde la madrugada se reunieron los integrantes de la cúpula sindical de ese gremio, hicieron las paces  y acordaron encabezar juntos una serie de manifestaciones que iniciaron ayer mismo, del Monumento a la Revolución a la Secretaría de Gobernación, convocando también para el próximo jueves a una manifestación ‘magna’ que irá del Angel de la Independencia hasta el zócalo capitalino,  como intento para tratar de conjurar la medida gubernamental de liquidación de esa compañía que obviamente no tiene vuelta.

Muchos mexicanos preguntan que si ya el presidente Calderón se decidió por la desaparición de Luz y Fuerza y acabar de paso con un sindicato ‘corrupto’ e incómodo,  y por tres secretarías de gobierno -Turismo, Reforma Agraria y Función Pública- ¿por qué no seguirse con Pemex, Educación Pública, el IMSS, el ISSSTE y otros organismos públicos cuyos sindicatos andan por las mismas o peor?  Total, se trata de ahorrar, ‘democratizar’ y deshacerse de ineficiencias ¿O no?

La liquidación de Luz y Fuerza dará pie a que el generalizado malestar social comience a manifestarse en todo el país. Lo empezaremos a ver cuando Andrés Manuel López Obrador marche del brazo del líder Martín Esparza y representantes de otras fuerzas opositoras al régimen felipista, acompañados de decenas y decenas de seguidores que tomarán las calles en la capital y otras entidades del territorio nacional. Se encendió una mecha y una chispa ya cayó y cobró fuego en el pasto seco, como muchos obervadores lo advertían. ¿Veremos otro 68?

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s