México, como los cangrejos

PAULINO CÁRDENAS

Múltiples quejas de familiares de víctimas que han sufrido abusos, vejaciones y muerte por parte de efectivos de las Fuerzas Armadas y la Policía Federal, han llegado hasta instancias de derechos humanos no sólo de México, sino de la ONU. El problema se repite más en las entidades en donde se ha estado dando la guerra presidencial contra el narcotráfico, y en retenes o puestos de control en carreteras donde se han registrado incidentes en los que han muerto a tiros algunos civiles.

Por ello, y por otros hechos similares registrados en zonas marginadas indígenas del país, es que el profesor Philip Alston, relator especial sobre ejecuciones sumarias y extrajudiciales del Consejo de Derechos Humanos de ese organismo internacional, solicitó a la Cancillería de México la autorización oficial para visitar nuestro país: para corrobar la dimensión que tiene ese grave problema que atenta contra los derechos fundamentales de muchos mexicanos.

Declaró el funcionario a periodistas de la prensa extranjera en Nueva York que el gobierno que encabeza Felipe Calderón le negó al funcionario de la ONU una visita de inspección inmediata, sin mediar razón lógica para ello; al contrario. Alston ha lamentado y le ha causado más que extrañeza el hecho de que la visita oficial se la autorizan, sí, pero hasta el 2011, a sabiendas de que el funcionario de la ONU termina su encargo el 2010.

Comentó que es sabido que en territorio mexicano “hay un enorme número de gente asesinada”, por lo que quería visitar el país para indagar hasta qué punto esa versión es cierta. Añadió que es sabido que México atraviesa por graves problemas “y yo quería entender mejor la situación”. En el pasado, dijo, México había dado “un apoyo fantástico”  al Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Hoy no es así.

Sobre el tema, el 10 de agosto pasado, en el contexto del encuentro de mandatarios de América del Norte celebrado en Guadalajara, Jalisco, el presidente Felipe Calderón había expresado: “En esa lucha por la seguridad de los mexicanos, por supuesto que tenemos como una condición inquebrantable la protección de los derechos humanos de todos, de las víctimas y de los propios criminales”.

Afirmó el mandatario panista que “así ha sido y así seguirá siendo la actuación de la Policía Federal, del Ministerio Público y de las fuerzas armadas”. Añadió que en todos los casos, “en todos”, ha habido un escrupuloso esfuerzo por proteger los derechos humanos. Y a su retador estilo, señaló:

“Y quienes señalen lo contrario están obligados a probar un caso, un solo caso en el que no haya actuado la autoridad, en que se hayan violado los derechos humanos, en que no hayan respondido las autoridades competentes para castigar a quienes hayan abusado de sus competencias legales, sean policías, sean soldados o cualquier otra autoridad.”

Pero para probar un caso o más, sería necesario permitir hacer las indagatorias necesarias, como lo ha solicitado el profesor Philip Alston. Sin embargo, mañosamente lo invitan a visitar México, pero como turista, no en misión oficial.

Hacia fuera, los mexicanos ven con profunda trsiteza que internacionalmente nuestro país va ganando cada vez peores lugares en rubros como la inseguridad, criminalidad, corrupción, narcotráfico, muertes, secuestros, ejecutados, desempleo, educación, falta de oportunidades, etc., etc. Y para acabarla México está cobrando muy mala fama en materia de derechos humanos, un factor fundamental  que debe ser la piedra de toque para delinear cualquier política de gobierno.

Y hacia dentro del país, la cosa está peor. Y más lo estará en cuanto entre en vigor la nueva ley de impuestos que complicará aún más el grave problema económico para los mexicanos que sí cumplen con el fisco. Y no se ve que alguien, de veras, haga algo para evitar que el país siga en picada, en caída libre. Las cosas no se arreglan ni con discursos ni por decreto. México, en los hechos, camina como los cangrejos: para atrás.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s