Injerencista política estadounidense

PAULINO CÁRDENAS

En su primera aparición pública como virtual secretaria de Estado norteamericano, encargada de la política exterior de su país, Hillary Clinton, la ex candidata presidencial y la figura que el presidente electo Barack Obama había escogido como imagen internacional del cambio que según él, llegaba, dijo: “Queremos construir un mundo con más aliados que enemigos. La diplomacia será la vanguardia de nuestra política, pero sabemos que el uso de la fuerza será necesaria en ocasiones”.

Más adelante, Obama nombró como embajador en México a Carlos Enrique Pascual, de origen cubano, que llegó con fama de especialista en Estados fallidos, título que el recién desempacado diplomático trató de desmentir. Por sus antecedentes como cabeza de un destacado grupo de ‘think tank’ en Washington –consejeros que aportan ideas sobre asuntos de política, comercio e intereses militares–, sabe, como pocos, con información privilegiada y clasificada a la mano, que México resulta ser un punto neurálgico en la geopolítica de seguridad global para Estados Unidos.

El nuevo embajador parece tener toda la experiencia necesaria para el propósito que requiere Washington de que México, como parte que es del Acuerdo de Seguridad y Prosperidad para América del Norte (ASPAN) encabezado por Estados Unidos y en el que también figura Canadá, se ciña al compromiso de evitar que serios problemas de gobernabilidad, terrorismo o crimen organizado en cualquier país de América, se conviertan a una amenaza para la Unión Americana y evitar otro 9/11.

Al llegar al país, sus cartas credenciales y perfil parecían inocuos, hasta que empezó a opinar sobre lo que debe hacer México en materia de seguridad interior y justicia. No es la primera vez, pero estamos, ni duda cabe, ante la intervención abierta del gobierno de los Estados Unidos en asuntos que compete resolver sólo a los mexicanos. De pronto, en el Congreso Nacional ‘Ciudadanía y Medios, Acción Conjunta’ celebrado en Boca del Río, Veracruz,, dijo cosas que han llamado la atención y que repitió después en otra reunión ante sus connacionales.

El diplomático se metió hasta la cocina y dijo que el Ejército mexicano está en la lucha contra el crimen organizado ‘por necesidad’, aunque no ignora que evidentemente así le ha sido ordenado por el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas de México, de nombre Felipe Calderón. Pero una consideración suya quedó en el limbo y resultó perturbadora.

Sin ser explícito afirmó que, “ellos” -los efectivos del Ejército mexicano- “no están entrenados para tomar el papel que tienen que tomar ahora”. Y muchos de sus escuchas pusieron cara de what: “¿Qué papel tienen que tomar ahora los miembros del Ejército mexicano?”, se preguntaron.

El embajador dijo también que es necesario ver cómo es que se puede ayudar a las Fuerzas Armadas ‘para juntarlas con las capacidades civiles’ y lograr una integración efectiva para tener resultados y funcione mejor el sistema judicial y legal de México. Órale. Y sin mayor recato, manifestó la necesidad de integrar al Ejército mexicano con las policías para tomar evidencias e introducirlas al sistema judicial, así como con los ministerios públicos, para entrevistar a los que han detenido e ingresar también esa información.

Sugirió “juntarlos con la comunidad civil, que es absolutamente necesaria para denunciar a los delincuentes y dar la información que sea necesaria para tener impacto”, es decir, se pronuncia por una sociedad delatora, como alguna vez lo expuso Calderón. Qué bueno que la fallida guerra presidencial contra el narcotráfico ya tenga asesor de lujo. Veremos qué más sugerencias le hace Pacual al impávido gobierno de Felipe Calderón.

¿Y el Senado? Ni media palabra tampoco, con todo y su flamante, versado y elocuente presidente –¿perredista?– Carlos Navarrete, guanajuatense. Ni siquiera un extrañamiento. ¿Será porque, como dicen, pronto abordará un avión de la Fuerza Aérea norteamericana?

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s