México pone los muertos

PAULINO CÁRDENAS

Hace poco el embajador norteamericano Carlos Pascual dijo que la violencia que se ha registrado en México es una respuesta de los grupos del narcotráfico y del crimen organizado ante los resultados y el éxito en su combate. Y dijo: “Estamos empezando a tener un impacto y ellos están reaccionando”. ¿Por qué el diplomático habló en plural?

Al rendir un informe sobre la relación bilateral durante este año, Pascual indicó también que se debe entender que estos grupos criminales están en una competencia mayor por los cruces de México a Estados Unidos, luchan por las plazas y por eso han extendido sus operaciones delictivas hacia la extorsión, el robo y el secuestro.

Resulta evidente que la expansión de las actividades delicitivas es la preocupación fundamental estadunidense. Las cifras de consumo en territorio norteamericano son apabullantes. El cine que elabora ese país no ha tenido empacho en hacer una apología del consumo de todas las drogas mezcladas con sexo, que entre más nocivas, mejor, según los guionistas de Hollywood.

Sólo para recordar: alrededor de 30 millones de estadounidenses consumen drogas, que sumados a los 4 millones de adictos oficialmente reconocidos en México, nutren el millonario negocio de los traficantes de México y Sudamérica. En los últimos diez años ha crecido el consumo en casi todas las drogas y la reducción de la edad de inicio se fue de 13 a 12 años.

En México operarán de manera formal mandos militares, de inteligencia y de seguridad de ambas naciones, en un búnker secreto donde los grupos de élite trazarán sus mapas y planes estratégicos para el combate contra el crimen organizado. Aunque el lugar  no ha sido revelado por razones de seguridad, se dice que podría estar ubicado en un exclusivo suburbio habitacional al sur de la capital.

Los recursos para su operación provendrán de la Iniciativa Mérida con el que Estados Unidos ha venido apoyando a México en el combate a las mafias del  crimen organizado.

Han dicho los expertos que en esa lucha, el uso de las fuerzas armadas gubernamentales  no es la única solución. Es necesario taponar los ductos por donde fluye el dinero para financiar las actividades delictivas. Resulta evidente que  formalmemte no se ha hecho. El dinero emanado del crimen organizado, en especial del narcotráfico, sigue llegando a borbotones por diversos canales de distribución.

Pero quienes vienen estudiando el proceso de avance y combate del narcotráfico que opera en México, coinciden en señalar que las autoridades civiles y militares que por órdenes del comandante supremos de las Fuerzas Armadas, Felipe Calderón, le ha estado haciendo la tarea de depuración de las mafias del crimen organizado a Estados Unidos. Evidentemente no sin su ayuda, no sólo en dinero y en especie a través de la iniciativa Mérida.

Es obvio que mucho de los magros progresos que ha hecho México en los más de tres años de lucha contra el narcotráfico obedece a la ayuda de la intelgencia norteamericana y de la acción de sus agentes, de la DEA, y de otras corporaciones estadunidenses que tienen una vasta experiencia en seguir la cadena de complicidades para que el narco opera a sus anchas. Saben pues quiénes y cómo opera el negocio.

Pero los frentes de guerra están acá de este lado. Y es evidente que en esa guerra México pone los muertos –alrededor de 16 mil hasta ahora– además de dinero del erario, mientras Washington pone ayuda en efectivo y en especie, las porras a través de su embajador, y las repetidas lisonjas al Eliot Ness mexicano que quiere ‘dejar huella’ cuando se vaya.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s