Optimismo más que otra cosa

PAULINO CÁRDENAS

A pesar del optimismo expresado por el presidente Felipe Calderón en su mensaje de Año Nuevo, este 2010 –que será de celebraciones de Independencia y Revolución, para lo que sí habrá dinero–, los mexicanos tendrán pocas esperanzas, diríase nulas, de mejorar su economía familiar, año en que el desarrollo seguirá estancado y por tanto continuará rezagado el país.

La clase empresarial, aunque políticamente pudiera estar de acuerdo en que éste será el año de la recuperación económica como lo expresó el mandatario panista, la verdad es que también tendrá que enfrentar muy serias dificultades para salir adelante, cuya más dramática señal será el despido de trabajadores.

Mientras se baten en duelo de palabras y expresiones de reproches mutuos el gobierno y el PRI –discusión que nada aportará a fin de cuentas a los mexicanos para que salgan de la crisis en que se encuentran– los expertos no alineados consideran que México en 2010 entrará en una espiral de estancamiento general, peor de la que hasta ahora el país ha venido arrastrando.

En medio de ese estancamiento, situación conocida como recesión –en donde nadie vende ni compra, la producción se detiene y no hay intercambio comercial hacia dentro ni hacia fuera del país–, cualquier programa contracíclico que instrumente la administración calderonista para mitigar la crisis se quedará corta frente al abrumador peso de la realidad. Ya se vio con los anteriores ensayos fallidos del gobierno en ese sentido.

Como si iniciara el sexenio, el Presidente, en su mensaje enviado el Día de Reyes, dijo que 2010 será el año de la recuperación económica y que su gobierno –ahora sí– tendrá tres prioridades: la generación de empleos, el combate a la pobreza extrema, y el fortalecimiento de la seguridad pública.

En los primeros tres años del sexenio las cosas fueron de menos a más en cuanto a índices de mayor pobreza causada por la crisis económica, una crisis que ha provocado que el desempleo vaya cada día en aumento y que ello provoque el desánimo de millones de cabezas de familia en todo el país.

De otro lado, la alteración de la paz pública se ha ido incrementando y ampliándose cada vez a más regiones del país,  a causa de la guerra que el mandatario panista le decretó al crimen organizado desde que asumió el mando del país y que ha dejado hasta ahora más de 16 mil muertos. Una guerra que seguirá siendo la prioridad de su gobierno, además.

Hay razones para que los mexicanos no crean en el optimismo oficial. Además de nuevos y mayores impuestos que habrán de pagar quienes tienen ingresos, la escalada de aumentos en productos básicos que ya empezó e iniciada por el alza en serie al precio de las gasolinas,  le pegará duramente a su ya de por sí deteriorado poder adquisivo.

Y la pregunta es: ¿Qué irá a pasar con los más de 20 millones de mexicanos pobres que reconoce el gobierno –pero que los estudiosos y analistas apuntan que son 45 millones–, más lo que viven en la extrema miseria que son más de 6 millones, quienes por la gigantesca ola de aumentos –como un tsunami–, en los precios de todo, quedarán prácticamente en la indefensión para poder sobrevivir?.

En su mensaje, Felipe Calderón –sin mencionarlas por su nombre– justificó las “decisiones difíciles” tomadas y los “grandes sacrificios” que realizan los mexicanos, pues permitirán alejar muy serios peligros financieros y a tener una rápida recuperación económica. Ese fue el dicho. El hecho es que en sólo seis días, 45 alimentos básicos subieron 45 por ciento.

A ello hay que agregarle los demás aumentos que se avecinan, más los nuevos y mayores impuestos que tendrán que pagar los que sí cumplen con el fisco, todo lo cual echará por la borda el mensaje presidencial y hará que su optimismo se reduzca a un efímero y retórico cumplido de Año Nuevo. Qué más quisiéramos todos los mexicanos que no fuera así.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s