Es hora de detener tanto agandalle

PAULINO CÁRDENAS

Los sucesos últimos en la vida política del país han comprobado la incapacidad de la clase política y de los más altos funcionarios del sistema gubernamental en manos del PAN, cuyos protagonistas, que sólo son un puñado, lejos de encontrar los caminos para sacar de la postración en la que se encuentra sumida la nación, han empeorado las formas y con toda desfachatez han hecho arreglos en la clandestinidad para velar por sus privilegios e intereses y no por los de los mexicanos.

Cuales viles mafias, quienes comandan la partidocracia que impera en México y que han irrumpido en vergonzosos arreglos en lo oscurito con dóciles peones de la élite gubernamental federal y estatales cuyos jefes, además de vacilantes y temerosos, han demostrado ser ineptos en las artes de gobernar.

PAN, PRI y hasta el disminuído PRD, unos suscribiendo alianzas otros pactando ayudas mutuas con el gobierno federal que encabeza Felipe Calderón, juntos han llevado a escribir uno de los capítulos más lastimosos en la vida política del país con tal de no perder sus privilegios y continuar ordeñando de modo indiscriminado los recursos del erario público que sostienen quienes sí pagan impuestos.

Precisamente por preservar sus privilegios y obtener más recursos del erario, uno de esos oscuros pactos fue el del paquete fiscal 2010 que propuso el jefe del Ejecutivo al Congreso, para que los legisladores del PRI apoyasen al PAN con aquel 2 por ciento que pretendía  su aprobación dizque para los pobres, argucia que sólo quedó en 1 por ciento más de IVA generalizado.

Como es sabido, ese arreglo en el Congreso corrió a cargo de Fernando Gómez Mont, secretario de Gobernación, quien en una suerte de ‘diller’ presidencial no sólo buscó convencer a los legisladores priístas para ese propósito sino también a los gobernadores del tricolor que más influyen en la cúpula de este partido.

De ese paquete fiscal aprobado –que incluye además del IVA, el IETU, el ISR, etc.– más los recursos que obtiene Hacienda por el incremento semanal al precio de las gasolinas, saldrán los dineros para que los partidos, los legisladores y los gobernadores sigan gozando de sus privilegios, sin que ningún  órgano o instancia oficial los audite, ya que la no rendición de cuentas es parte del divino encanto del que gozan la clase política y la élite gubernamental.

Mientras los políticos involucrados tratan de que el escándalo amaine y venga otra etapa después del borrón y cuenta nueva, los mexicanos siguen preguntándose qué hacer para detener ese flagrante juego de poder en el que ningún sector de la sociedad resulta beneficiado ni un ápice. De los ciudadanos, la partidocracia sólo busca los votos a la hora de las elecciones; después de eso, a los votantes los tiran al bote de la basura cual si fueran pañuelos desechables.

Nadie ve en el Congreso, ni en la función administrativa del gobierno federal ni de los estatales ni municipales, algo que se le parezca a acciones o programas serios en pro del desarrollo y el progreso de un México cuya sociedad está sumida en la incertidumbre y en la desesperación económica por causa de los desatinos de sus políticos y de sus gobernantes, a quienes el voto los unge y ellos se juntan, pero para hacer arreglos en la clandestinidad dejando a un lado los intereses de la ciudadanía.

Cierto es que no todos los políticos y funcionarios están en ese vergonzoso ajo, pero ojalá que alzaran la mano quienes estimen estar haciendo las cosas con rectitud y honestidad de cara a la nación y se apunten en una lista de un libro abierto que pudiera llamarse ‘Todo por México’ al que pudiera tener acceso cualquier mexicano.

Tal vez ese sería un buen principio para un cambio verdadero. Aunque ya alguna vez hubo el intento de crear un partido ciudadano –‘México Posible’ se habría llamado, ideado en 2002 por activistas de derechos humanos–, idea que en esta época de revoltijos políticos podría reciclarse. ¿No sería hora?


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s