Miedo a terrorismo nuclear de Al Qaeda

PAULINO CÁRDENAS

Y no es para menos. El presidente norteamericano Barack Obama advirtió del peligro de que Al Qaeda y otros grupos extremistas islámicos pudieran obtener elementos básicos para la elaboración de ojivas nucleares, lo que pondría al mundo occidental contra la pared. Informes de diversas agencias norteamericanas y las de otras naciones aliadas de Estados Unidos dan cuenta de que ese peligro es latente, lo que preocupa a Washington después del evento del 9/11 que marcó la vida estadounidense desde 2001.

Para empezar, Nicolás Sarcozy, presidente de Francia, declaró que su país no abandonará las armas nucleares ya que, de hacerlo, pondría “en peligro” la seguridad del pueblo francés. Dijo que no puede abandonar el programa de armas nucleares de su país “en un mundo tan peligroso como el que vivimos hoy”. Y a manera de ejemplo señaló que un ataque militar de Israel contra Irán sería “desastroso”. Además agregó que los israelíes deben entender que “estamos decididos a reforzar su seguridad”.

En la Cumbre sobre Seguridad Nuclear que se celebró durante dos días en el Centro de Convenciones de Washington se dijo que hay datos de inteligencia de que se han detectado al menos mil quinientos incidentes de tráfico ilícito de uranio y plutonio que podría ser utilizado para fabricar bombas atómicas y el temor es que este material caiga en manos de grupos extremistas islámicos, aunque algunos productos habrían sido falsos.

A causa de esa latente preocupación, y por los imborrables acontecimientos de las torres gemelas de Nueva York, el mandatario estadounidense conminó en esa cumbre a los representantes de los 47 países participantes, sobre todo a las naciones que tienen certificada en su territorio la existencia de uranio o de plutonio, a que extremen sus  precauciones y el cuidado de esos materiales, restringiendo el número de personas que tengan acceso a ellos para evitar que pudieran caer en manos criminales.

En la cumbre de Washington se dijo que Corea del Norte al parecer ya tiene 6 bombas nucleares, en tanto Irán se niega detener el enriquecimiento de uranio. Sin embargo China habría dado su voto de confianza condicionado a Estados Unidos para que las naciones se sustraigan de la intención de proseguir en la carrera nuclear para efectos bélicos. Ucrania también cedió, lo mismo que Rusia.

En Washington el presidente Felipe Calderón dijo que desde 1973 México firmó un acuerdo de salvaguardas amplio con el Organismo Internacional de Energía Atómica, y ahora ha firmado un protocolo adicional que le da amplias facultades a ese organismo para verificar la ausencia de materiales nucleares y de acciones relativas no declaradas. Se haría con la ayuda de Estados Unidos y Canadá.

Del Centro de Convenciones de Washington trascendió que grupos de inteligencia han venido aconsejando a Obama evitar que México pudiera convertirse en un enclave musulmán, una puerta trasera para penetrar a territorio norteamericano para lanzar ataques terroristas contra Estados Unidos como los sucedidos contra las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York el 11 de septiembre de 2001.

Informes filtrados de una de las agencias de inteligencia norteamericana señalan que se le ha sugerido al gobierno de Washington la necesidad de que México se abra a la posibilidad de que el vecino país pueda brindarle sus servicios de inteligencia con fines antiterroristas, encaminados a neutralizar una de las graves preocupaciones del gobierno de Washington.

Todo pues parece reducirse al gran temor del gobierno de Estados Unidos de que Al Qaeda y otros grupos extremistas islámicos pueden llegar a realizar otro ataque como el del 9/11 o, peor, que llegue a poseer una bomba atómica, que no es cosa menor. “Cada día está más claro que el peligro de terrorismo nuclear es una de las mayores amenazas para al seguridad mundial, para nuestra seguridad colectiva”, declaró Obama al finalizar el foro.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.