Calderón y sus 5 jinetes apocalípticos

PAULINO CÁRDENAS

Igual que le ha sucedido a todos los Presidentes mexicanos cuando viajan al extranjero y a él mismo, a Felipe Calderón le volvió a pasar: habló de un México que no existe, al menos para millones de mexicanos. Durante su breve visita a Alemania en donde estuvo para atraer inversiones al país, presumió que su administración logró superar los ‘cinco jinetes del Apocalipsis’, que no cuatro como está escrito en el Apocalipsis de San Juan según el Nuevo Testamento.

En Berlín, el pasado lunes el mandatario panista señaló que su administración logró superar en 2009, a) al virus de la influenza, b) la crisis económica, c) la crisis derivada de la violencia desatada por el crimen organizado, d) la peor sequía la segunda en 70 años, y e) la mayor caída en la producción de petróleo.

Ante  empresarios germanos habló de ‘la fortaleza de la economía mexicana’, al lograr sortear los ‘cinco’ azotes apocalípticos lo que permitió a México alejar al país de la ruta de deterioro, como no lograron conseguirlo países europeos como Grecia, en torno al cual varios países de la Unión Europea y el mismo FMI anunciaron ir a su rescate económico y financiero.

“México está fuerte, está firme y está convirtiéndose en un excelente lugar para inversión”, se aventuró a decir. “El año pasado no sólo enfrentamos  una crisis en materia de salud y la superamos, sino enfrentamos, no cuatro,  sino cinco jinetes del Apocalipsis el mismo año”, expresó Calderón.

A manera de ejemplo señaló que el déficit público es del 1 por ciento del PIB y si se suman los requerimientos del sector público es de alrededor de 2.5 por ciento, y que la inflación en abril empezó a ser negativa, además de que baja la tasa de riesgo país.

Y animoso Calderón declaró: “De manera tal que México está fuerte, está firme y está convirtiéndose en un excelente lugar para inversión y está convertido en una de las economías  más competitivas, particularmente en la producción de manufacturas”.

Está bien y resulta entendible, porque es su papel, que el mandatario mexicano vea con optimismo las cosas al plantear sus discursos dentro de la nación e incluso que fuera del país se exacerbe ese optimismo con tal de que pudieran venir inversiones extranjeras que tanta falta le hacen a México para que repunte la economía del país y se creen empleos.

Sin embargo, el México al que se refiere Calderón con tanto optimismo fuera, es un país que para la mayoría de los mexicanos no existe, según estudios económicos recientes que señalan que México, en los tres años de gobierno caldronista, en lugar de ir hacia delante, ha retrocedido.

A casi 3 años de haber presentado los objetivos y estrategias que regirían sus acciones de gobierno “con dirección y rumbo claros”, la realidad en el avance del PND, al menos en el eje de una economía competitiva y generadora de empleos, es poco halagüeña, señala una nota de Marcela Ojeda en el periódico El Financiero.

Y la Universidad Nacional Autónoma de México dio a conocer que la canasta básica subió 93 por ciento en tres años, lo que lleva precisamente la actual administración. Señala el análisis de la máxima casa de estudios que a la mitad del sexenio calderonista en México pueden adquirir 39 por ciento menos alimentos que al inicio del gobierno de Calderón.

El estudio de la UNAM da cuenta que la canasta básica de alimentación incrementó su costo 93 por ciento, al pasar de más de 80 pesos a casi 157 pesos, lo que significa una pérdida en el poder adquisitivo y en las condiciones de vida de los trabajadores. ¿Luego entonces, el Presidente se estaría refiriendo al mismo país cuando habló de México en Alemania?

Anuncios

Los comentarios están cerrados.