Electoreros, los casos Villanueva y ABC

PAULINO CÁRDENAS

Resulta evidente que los casos de la extradición de Mario Villanueva Madrid y de la guardería ABC de Hermosillo, tienen visos electoreros y buscan desacreditar al priísmo, en vísperas de las elecciones de este año que arrancan este fin de semana en Yucatán, en las que el tricolor, según diversas encuestas, está a la cabeza en las preferencias de los potenciales votantes, en tanto que el PAN acusa una tendencia a perder nuevamente no sólo en aquella península, sino en Oaxaca, Sinaloa, Veracruz, Puebla e Hidalgo el próximo 4 de julio.

Los priístas le han criticado al presidente panista Felipe Calderón y al PAN el echar a andar una estrategia electorera con el fin de poner en evidencia pública al Partido Revolucionario Institucional, en el caso de los comicios 2010 este domingo en Yucatán, en donde serán elegidos 106 presidentes municipales y 25 diputados locales de mayoría relativa y de representación proporcional. Por la alcaldía de Mérida la priísta Angélica Araujo Lara aventaja en las encuestas a la panista Beatriz Zavala Peniche.

Calderón ha sido acusado por los priístas de llevar a cabo una campaña mediática contra algunos gobernadores del tricolor en entidades en las que el blanquiazul, según las encuestas de opinión, está en riesgo de perder en las elecciones del domingo 4 de julio, particularmente en Oaxaca. Señalan que el Presidente está recurriendo a todo para tratar de evitar que su partido sufra otra desastrosa derrota como la de julio del año pasado.

Por ello, dicen dirigentes y legisladores del PRI, Calderón accedió a la petición de EU de extraditar a Mario Villanueva Madrid ex gobernador de Quintana Roo, como parte de una estrategia electorera del gobierno de Calderón y de su partido, Acción Nacional, cuya cabeza del ex gobernador priísta le obsequió como ‘trofeo’ a su homólogo Barack Obama, que espera le agradezca el próximo día 19 cuando viaje a Washington.

Villanueva Madrid será procesado en la Unión Americana por los delitos de narcotráfico y lavado de dinero por los que ya lo fue en México, lo que viola el acuerdo de extradición con Estados Unidos que prohíbe que una persona sea juzgada en dos países por los mismos delitos, que es lo que sucede en este caso, amén de que se están violando sus garantías individuales y la Constitución misma de nuestro país.

Pero al parecer eso no importa. Lo relevante para el gobierno calderonista y su partido es llevar a cabo una campaña mediática contra algunos gobernadores del tricolor en entidades en las que el blanquiazul, según las encuestas de opinión, está en riesgo de perder en las elecciones de este año. Coinciden priístas y no priístas que el caso de Mario Villanueva tiene más carácter político-electoral, que estrictamente judicial.

Se dice que parte de lo mismo es la declaración que acaba de hacer el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, quien señaló el miércoles pasado que hay indicios de que ‘actos intencionales’ habrían provocado el incendio en la guardería de Hermosillo, donde murieron 49 bebés el pasado 5 de junio y resultaron con quemaduras que los marcó de por vida a una cantidad similar de pequeños.

En conferencia de prensa celebrada en Hermosillo, el funcionario señaló como principal responsable del incendio de la guardería ABC a la anterior administración estatal que encabezó el priísta Eduardo Bours Castelo, con quien tuvo frecuentes altercados en los días subsecuentes a la tragedia.

Estableció Gómez Mont que el gobierno de Sonora “en su momento decidió abrir una fuente de riesgo cercana a la guardería, vemos con preocupación aquellas investigaciones que inclusive inducen la presencia de aceleradores en la zona del incendio en la bodega, que inclusive podrían generar y consolidar la hipótesis de actos intencionales”.

Como sea, hay visos claros por parte del Presidente y de su partido, encaminados a poner en evidencia al priísmo ante los sectores de la sociedad, en vísperas de las elecciones de este año que comienzan el domingo próximo. La pregunta es qué pasará si aún con toda esa estrategia electoral, el PRI vuelve a ganarle al PAN, sobre todo si la mira está puesta en la sucesión presidencial del 2012.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.