¿Desaparición o secuestro? ¿Está vivo?

PAULINO CÁRDENAS

En el gabinete de seguridad pública están encendidos los códigos rojos de alerta en todo el país, por el caso del ‘Jefe’ Diego. Los rumores crecen y crecen porque las  autoridades se han cerrado a la información. ¿Por qué? ¿Porque el asunto es mucho más grave de lo que parece? ¿Porque están haciendo tiempo preparando la explicación del caso? ¿Fue desaparición o secuestro? ¿Está vivo?

Las autoridades reclaman a los medios no especular. La PGR incluso desautoriza cualquier otra fuente para informar del caso que  no sea esa dependencia. Sin embargo, si fuera desaparición, el asunto lo estaría manejando solamente la Procuraduría de Justicia del estado de Querétaro. Si habría sido secuestro el asunto debe estar en manos de la PGR por ser asunto federal.

Han pasado horas, horas y más horas y la información no fluye. Obvio que algo muy grave hay en medio. Una señal fue el retraso por más de una hora la salida a España del presidente Felipe Calderón de donde se dirigirá después a Washington. Dejó instrucciones al gabinete de seguridad para ahondar en el caso. Habló con uno de los hijos del ‘Jefe’ Diego antes de abordar el avión.

Es natural que se haya desatado la rumorología sobre el caso, debido a la tardanza de las autoridades para dar a conocer algún tipo de información sobre su desaparición. La incertidumbre se prolongó y las especulaciones surgieron, sobre todo por parte de los ‘tuiteros’. Hubo rumores de todos colores y sabores.

La propia PGR señaló, tardíamente por razones naturales, que lo único que podría informar es que el ‘Jefe’ Diego está desaparecido. Acaso estaría herido porque en su camioneta había dos impactos de bala y unas tijeras que hallaron fuera del vehículo con rastros de sangre. Sin embargo, la gente reclama –los medios más todavía– saber si está vivo, aunque estuviese herido. Quisieran ver una señal, una muestra de que sigue con vida.

¿Cómo corrobar esa afirmación? La suspicacia se remite a tres preguntas simples: ¿En dónde está Diego Fernández de Cevallos? ¿En qué condiciones se encuentra? Y la más preocupante: ¿Quién o quiénes habrían sido los autores de su desparición? ¿Fue un vil asalto a mano armada? ¿Fue obra de algún cártel de la droga?

Resulta evidente que las investigaciones incluyen al crimen organizado. ¿Fueron los ‘Zetas’ como maneja una de las suposiciones? ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Será verdad que es un ‘aviso’ del cártel de los ‘Zetas’ en respuesta por el acoso de gobierno federal contra este grupo criminal?

¿Y Liliana León, su pareja sentimental? ¿En dónde está? ¿Iba con él en el momento de su desaparición? Porque se dice que siempre estaban juntos los fines de semana. Miembros de su familia viajaron a la capital del país desde Arandas, Jalisco de donde es oriunda, para saber de manera directa por parte de la PGR qué sucedió en realidad.

El hermetismo sin duda continuará, en tanto no se decidan las autoridades a informar del caso de manera abierta y en conferencia de prensa. Se estarán midiendo los efectos mediáticos, la reacción de los diversos sectores de la sociedad de todo el país. Incluso la reacción de los medios internacionales que desde ayer consignan la desaparición del panista.

El tema sobre el caso del ‘Jefe’ Diego será primordial durante la gira que realiza el Presidente a España y luego a la capital norteamericana en donde será recibido por el mandatario estadunidense Barack Obama este miércoles y jueves. En ambas visitas el caso de la desaparición de Fernández de Cevallos ganará la noticia.

El peso de las investigaciones sobre su desaparición –paradoja de la vida– corre principalmente a cargo de dos de sus gentes, el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y el procurador general de la República, Arturo Chávez Chávez. Otro personaje encargado de las indagatorias, es el titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.