‘Jefe’ Diego y narcoguerra los temas

PAULINO CÁRDENAS

El caso de la desaparición del ex candidato presidencial y ex senador panista Diego Fernández de Cevallos fue tema obligado en la gira que realiza el presidente Felipe Calderón por España, junto con el de la guerra contra el narcotráfico que sostienen las fuerzas federales armadas contra el crimen organizado iniciada desde el 11 de diciembre de 2006 en Michoacán. Y lo serán también en Washington.

Por lo pronto ambos temas se impusieron mediáticamente en el viaje de Calderón a la península ibérica, haciendo a un lado los asuntos de la agenda oficial, lo mismo que seguramente sucederá cuando arribe a Washington, donde llegará cuando el caso del ‘Jefe’ Diego quizá haya superado la etapa de hermetismo en que se encuentra, por parte de las autoridades de las procuradurías General de la República y del estado de Querétaro.

En Comillas, España, ayer domingo, al hablar sobre el plagio de Fernández de Cevallos en conferencia de prensa conjunta ofrecida con el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, en vísperas de la cumbre entre México y la Unión Europea, Calderón dijo que por el momento no hay avances en las investigaciones sobre su desaparición y que del caso lo mantienen personalmente al tanto de la situación y avances en las investigaciones.

Quiso –”si hubiera la posibilidad de que él supiera”– enviarle el mensaje al ‘Jefe’ Diego de que sus hijos “están fuertes, están firmes, que están enfrentando una situación con enorme entereza y gran valentía. Están orando por su padre (…) y están firmes en la esperanza de recuperar a su padre”.

Indicó que  la Procuraduría General de la República y la Policía Federal están actuando conjuntamente de manera intensa con la Procuraduría de Justicia del estado de Querétaro para el “esclarecimiento y la localización de Fernández de Cevallos”, desaparecido la noche del viernes pasado.

Sin embargo, señaló que hasta ayer domingo no había novedades; “simple y sencillamente no tengo un avance más que reportar que los que los medios de comunicación han reportado. He girado instruciciones precisas al procurador como al secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, como al de Gobernación, Fernando Gómez Mont, para estar al tanto minuto a minuto del tema.

En la conferencia con los medios, aceptó que México está empezando a vivir estapas como las que vivió Colombia en los años 80, aunque, dijo optmista, no de la gravedad del asesinato de un candidato presidencial, el secuestro de la Suprema Corte de Justicia y un asalto al Congreso de ese país.

“Esto no ha ocurrido en nuestro país, aunque si hay fases que tuvieron presentes en el crimen organizado en los ochentas hasta iniciar está década y que en México se están presentado y que afortunadamente los estamos combatiendo”, dijo Calderón. “Y probablemente aunque tengamos fases que en su esencia puedan parecerse, las estamos enfrentando y probablemente ocurren con mucha más rapidez y podamos resolver ese tema de manera más rápida”, explicó.

Las muertes relacionadas con la lucha contra los cárteles han ido aumentando en los años recientes pese a los operativos del gobierno. De acuerdo con cifras oficiales, desde 2006 suman unas 22 mil 700 muertes. Pese a ello, dijo Calderón ha dicho y reiterado que su gobierno no cambiará su estrategia de combate al narcotráfico. Él considera que va bien.

Pero el caso del ‘Jefe’ Diego y del combate al narcotráfico serán dos temas que igual ganarán la noticia en Washington esta misma semana, cuando Calderón se reúna con su homólogo norteamericano Barack Obama. Hoy nadie sabe si el ‘Jefe’ Diego habría pasado a ser parte de los ‘daños colaterales’ de la cruenta lucha entre el gobierno y el crimen organizado.

Ojalá y no porque ninguna explicación que no tenga sentido común cabría ante tamaño personaje de la vida política del país, aunque no para todos el ‘Jefe’ Diego sea santo de su devoción.  Por cierto que al calor de las especulaciones nace otra hipótesis: que su caso pudo haberlo motivado una bronca familiar.¡Mah¡.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.