Peña Nieto o Beltrones por el PRI

PAULINO CÁRDENAS

El más adelantado de los presuntos candidatos del PRI para la ‘grande’ en el 2012 es sin duda Enrique Peña Nieto, quien desde hace más de dos años anda en abierta campaña de posicionamiento, por lo que mucha gente ha empezado a señalarlo como el ‘bueno’ para sacar al PAN de Los Pinos. Además de sus ‘fans’, mucha gente de la cúpula priísta que simpatiza con la idea no ha tenido empacho en organizar a su favor la consabida ‘cargada’ o ‘bufalada’ dentro del propio Revolucionario Institucional, táctica en la que participa muy activamente entre otras cabezas visibles la dirigente del tricolor Beatriz Paredes.

El otro ‘seguro’ candidato priísta para la Presidencia es el senador Manlio Fabio Beltrones que, menos engolosinado, ha preferido actuar con más serenidad y con un relativo bajo perfil, en espera de que se acerquen los tiempos políticos debidos para lanzarse al ruedo. Por ahora rehuye aceptar que quiere. El poder político que tiene nadie se lo niega; ni sus propios adversarios de partido. Se ha cuidado de no sobrexponerse en los medios como hace su principal rival en las preferencias, porque sabe que al final eso hastía a la gente.

El joven gobernador mexiquense cuenta a su favor con toda la fuerza de Televisa, aunque trascendió que ya hay diferencias entre sus asesores de imagen y el área comercial de la empresa, porque este año le bajaron el presupuesto a la televisora en donde cada noche aparece Peña Nieto en su noticiario estelar. Un factor que sin duda le ha empezado a desfavorecer es el argumento con el que fue cerrado el caso de la pequeña Paulette Gebara Farah. Eso lo verá cuando se acerque la hora de la verdad.

Según las encuestas, tiene una amplia ventaja por sobre cualquier otro aspirante, no sólo del PRI sino de cualquier otro partido. No obstante los analistas ven que lleva a cuestas pesadas cargas de historias veredes, unas malas y otras menos malas como la de su tío Alfredo del Mazo González, ex gobernador de su estado al que también le hicieron creer  con mucha antelación que sería el candidato del tricolor para la Presidencia.

Aquella historia tuvo como principal protagonistas al ex presidente Miguel de la Madrid, quien le falló al hermano menor que nunca tuvo –como llamaba a Del Mazo González– y prefirió ‘destapar’ a Carlos Salinas de Gortari en una soprpresiva jugada que dejó atónitos a prístas y no priístas, pero de cuya decisión años después se arrepintió. Muchos lamentaron que Del Mazo no fuera Presidente.

Además, el ‘candidato inevitable’ como le llaman algunos a Peña Nieto, carga en su pesado morral truculentas historias ajenas como la de su antecesor Arturo Montiel, sobre quien pesan muchas dudas sobre su gestión y quien escogió al actual mandatario del estado de México para sucederlo en el poder, hecho que habrá de ser la peor sombra de todas a la hora de la hora, y en otra medida el fantasma de Paulette.

Tiene a otros allegados del mismo grupo Atlacomulco que en poco lo prestigian, aunque hoy le sirven para seguir haciendo proselitismo en varias partes del país, con el pretexto de ir en apoyo de algunos candidatos del tricolor que contenderán este año. En el Congreso le ayudaron a ‘colocar’ a 43 diputados supuestamente leales a su proyecto, hazaña donde también se notó la mano de gente allegada a Carlos Salinas de Gortari a quien señalan como el verdadero gurú del empuje y presencia que ha tenido Peña Nieto. Una especie de ‘padrino’.

Hay quienes creen que la sobrexposición del joven gobernador será precisamente el handicap de Manlio Fabio Beltrones, a quien muchos señalan como el verdadero ‘caballo negro’ del priísmo, para ser el candidato de su partido en las elecciones del 2012. Es el sonorense el priísta que mejor se lleva con el actual huésped de Los Pinos en donde, paradójicamente, no le ven posibilidades reales al PAN para la contienda presidencial. Habrá que ver pues quién de los dos se impone en la recta final.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.