¿Cananea, cuna de otra Revolución?

PAULINO CÁRDENAS

El 1 de junio de 1906, dos mil trabajadores mineros de Cananea, Sonora, decidieron irse a la huelga en demanda de un salario equiparable al de sus compañeros norteamericanos que también laboraban en la mina, pero que tenían mejor trato y mejor paga. Los mineros mexicanos hicieron el reclamo a la empresa “Cananea Consolidated Copper Company” conocida como la CCCC, propiedad del coronel estadounidense William C. Greene, pero hubo una tajante negativa a sus peticiones.

Por ello los mineros de ese poblado decidieron hacer un paro de actividades, un acto nunca visto en la historia de México y que vendría a marcar un hito en la época porfiriana. Los huelguistas portaban como símbolos la bandera de México y un estandarte con un billete de cinco pesos. Pero como ahora, hubo represión. Por esa huelga Cananea está considerada como cuna de la Revolución.

Cuenta la historia que una vez iniciad el paro, los trabajadores se dirigieron a protestar ante el coronel Greene. Pero al pasar a un costado de la maderería de la compañía se empezaron a oír descargas de fusiles; los mismos trabajadores norteamericanos fueron incitados por su patrón a tomar las armas y a diparar en contra de los huelguistas mexicanos; en este acto murieron dos de los paristas y varios más resultaron heridos.

En respuesta, los huelguistas atacaron con lo que disponían a la mano y a pedradas mataron a varios estadounidenses, lo que desató por completo la batalla entre ambos bandos. Los mexicanos fueron perseguidos por los gringos armados y acabaron expulsándolos hacía la serranía de los alrededores; en su camino los mexicanos quemaron cinco depósitos de madera, uno de semillas, otro de forrajes y el edificio de la maderería de la mina.

Hoy parece que la historia se repite. Sólo que la empresa se denomina Grupo Industrial Minera México conocida como Grupo México que encabeza Germán Larrea, emporio al que, como en la época del porfiriato, el gobierno que encabeza Felipe Calderón apoya por encima de los intereses de los trabajadores. Los mineros de Cananea pedían mejores condiciones de salud, seguridad e higiene, pero sus peticiones, igual que en 1906, fueron ignoradas. Por ello optaron por estallar una huelga a mediados del año 2007.

Los mineros de Cananea, afines al líder condenado al destierro Napoleón Gómez Urrutia, tomaron las instalaciones, manteniéndolas desde entonces en su poder. La huelga fue calificada de inexistente por las autoridades, violándose esa prerrogativa constitucional según afirma el líder refugiado en Canadá, acusado de un presunto desvío de 55 millones de dólares de un fideicomiso de esa organización gremial.

El pasado domingo cerca de la medianoche –igual que con la toma de instalaciones de Luz y Fuerza del Centro aquel sábado 10 de octubre de 2009 en un operativo simultáneo realizado con la Policía Federal en el DF, Hidalgo, Morelos y Puebla– la mina de Cananea comenzó a ser desalojada.

En la madrugada del lunes 7, policías ministeriales, estatales y elementos federales tomaron por la fuerza el control de las instalaciones tras desalojar a los trabajadores de la Sección 65 del Sindicato Minero, quienes llevaban casi tres años en poder de ellas. Fueron ejecutadas varias órdenes de aprehensión en contra de algunos líderes del movimiento de las alrededor de cincuenta que se habrían librado.

En la mina Pasta de Conchos en Coahuila se realizó un operativo similar la misma madrugada del pasado día 7; la orden del gobierno federal era la de ‘sellar’ la entrada. Las viudas están seguras que el Grupo México, con la anuencia del gobierno, busca reanudar la explotación de carbón, por lo que afirman que ese operativo viola un acuerdo de la Secretaría de Economía de suspender toda obra de exploración y explotación en esa mina.

En esta otra maniobra intervinieron una veintena de patrullas de la policía estatal y personal del Grupo México, operador de la mina, en donde el 19 de febrero de 2006 hubo una explosión y un derrumbe que sepultó a 69 mineros. Sólo dos cadáveres pudieron ser rescatados. ¿Qué significa todo esto? ¿Es el regreso del porfiriato? ¿Volverá a ser Cananea cuna de otra Revolución?

Anuncios

Los comentarios están cerrados.