Gobierno busca amarres con televisoras

PAULINO CÁRDENAS

Para las elecciones del 2011 y sobre todo para las del 2012, estarán en juego nuevas alianzas: las de los dueños de los grandes consorcios de la radio pero sobre todo de la televisión, y quienes otorgan las concesiones de las telecomunicaciones en México. Para efectos de futuras campañas, la televisión es el medio masivo que más le interesa tener de su lado al gobierno panista.

A finales de noviembre de 2009 ocho de diez ministros de la Suprema Corte decidieron quitarle a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes las facultades regulatorias en materia de radio y televisión, para finalmente otorgárselas a la Comisión Federal de Telecomunicaciones, la Cofetel.

La disputa por el control y expansión de poder de los grupos que lo ostentan, será moderado por el nuevo titular de la Cofetel, Mony de Swaan Addati. Pero el toma y daca le será instruído por el titular de la SCT, Juan Molinar Horcasitas, quien a su vez recibirá órdenes de Los Pinos, para establecer acuerdos con los dueños de las televisoras y radiodifusoras.

La idea es que estos medios, sobre todo la televisión, estén en la misma frecuencia con los intereses del gobierno para las elecciones del 2011 y del 2012. Mony de Swaan fue nombrado en sustitución de Héctor Osuna y electo como presidente del órgano regulador. Sólo que requiere de la aprobación del Congreso para que ejerza el cargo.

Los legisladores de ambas Cámaras le cuestionan al funcionario designado, que no cuenta con la experiencia ni los requisitos necesarios para desempeñar el cargo. Por ello se cree que será rechazada su designación.

Diputados y senadores de PRI, PVEM y PT e incluso del PAN, afirmaron que el órgano regulador perdió autonomía para quedar bajo el control político del gobierno federal. El consenso es que podría impugnarse el nombramiento.

Al tratar de defender la designación, el diputado panista Mario Alberto Becerra Pocoroba, quien preside la Comisión de Hacienda y Crédito Público, dijo que, ciertamente, el funcionario designado “no tiene la experiencia en telecomunicaciones y, por lo tanto, no cumple los requisitos estrictos que prevé la ley, pero es un hombre de administración pública, cercano al titular de la SCT”.

Y para excusar esa falta señaló: “Si se llegara al extremo de que todo aquel que llegara a un puesto de esta naturaleza tuvieran una gran experiencia, más de un servidor público nunca debió haber llegado al puesto que tuvo”.

Y tiene razón en esto último. Empezando por quienes han estado al mando del Poder Ejecutivo, quienes ciertamente no han tenido la suficiente capacidad para ejercer el cargo. Y si no, habría que preguntarle a millones de mexicanos, que todavía esperan a ver quién les cumple las promesas de campaña.

Pero en México es tradición que los principales cargos los ocupen los cuates, los compadres y amigos incondicionales, hijos de la nociva cultura del ‘síseñorismo’, aunque no tengan ni pizca de experiencia ni el perfil para el cargo.

El requisito indispensable, eso sí, es que, sin chistar, cumplan las órdenes superiores al pie de la letra sin importar si al final de la película las medidas que tomen sean ignominiosas o atenten contra la llevada y traída democracia.

Siempre había sido el titular de Comunicaciones y Transportes quien otorgaba y refrendaba las concesiones. Pero la Corte le dio esas facultades a la Cofetel. Se asegura que este será precisamente el rol de De Swaan. Sin chistar tendrá que hacer lo que sus superiores digan. Ahora habrá que ver si su nombramiento lo aprueba el Congreso.

Por lo pronto el petista Jaime Cárdenas, secretario de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, resumió el sentir de la mayoría de los legisladores, diputados y senadores. Dijo que la Cofetel quedó bajo control de Juan Molinar Horcasitas y será utilizada para negociaciones del grupo gobernante con televisoras, con miras a las elecciones presidenciales del 2012.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.