Bodas gay: la Iglesia contra la Corte

PAULINO CÁRDENAS

Decía el autor Luis G. Basurto en su notable obra ‘Cada quien su vida’, que cada quien sus gustos y sus preferencias. Pero la iglesia católica eso ni lo entiende, ni lo acepta y sí le perturba que la Suprema Corte de Justicia de la Nación haya aprobado con ocho votos a favor y dos en contra, los matrimonios entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal. Esa institución eclesiástica en voz de su máximo representante en México se le fue a la yugular a los  ministros que avalaron la resolución, a quienes calificó de ‘aberrantes e imorales’.

El cardenal Norberto Rivera Carrera lamentó que las legislaciones ‘ataquen y banalicen’ a la familia ‘como si hubiera intención perversa de intereses oscuros por destruirla’. El baño le tocó a los ministros José Ramón Cossío, José Fernando Franco, Arturo Saldívar, Luis María Aguilar, Sergio Valls, Olga Sánchez Cordero, Juan Silva Meza y José Gudiño, quienes determinaron que la reforma aprobada por la Asamblea Legislativa capitalina no viola la Constitución.

Los ministros que se salvaron de la cargada verbal del representante eclesiástico fueron Guillermo Ortiz Mayagoitia que preside el máximo tribunal de la Nación, y Sergio Salvador Aguirre Aguiano, quienes votaron en contra. Hubo la ausencia en las dos sesiones agendadas para discutir el tema, que fue la de Margarita Beatriz Luna Ramos.

Ahora se discutirá en la Corte si es factible que los matrimonios gay pudieran o no adoptar hijos. Se supondría que sí, pero eso será motivo de otra serie de análisis con base al derecho constitucional. En otras naciones eso es permisible una vez que llenan los requisitos en lo que se conoce como sociedad de convivencia y la pareja demuestre una manera honesta de vida y tengan los recursos para esa aceptación por parte de la autoridad.

Para la iglesia católica el meollo está en llamarle matrimonio a ese vínculo. Y no está de acuerdo en la adopción. Las acepta slo como una unuíón de convivencia social, como parte de una sociedad de convivencia, pero nada más. Se habla si tiene o o consecuencias de ver la figura del padre o de la madre y se asegura, por parte de la iglesia, que eso influiría sicológicamente al niño o niña adoptada.

El arzobispo primado de México hizo un pronunciamiento leído tras la homilía del domingo, en el que lamentó que legislaciones ataquen y banalicen a la familia “como si hubiera la intención perversa de intereses obscuros por destruirla y con ello orillar al país, herido por la violencia y la descomposición social, a su ruina”.

Rivera Carrera señaló que las uniones de facto o “legaloides” de personas del mismo sexo son intrínsecamente “inmorales”, pues contradicen el proyecto divino y desvirtúan la naturaleza del matrimonio elevado por Cristo a la dignidad del sacramento. Añadió que tal actividad jamás podrá ser equivalente a la expresión sexual del amor conyugal, pues pone en peligro la dignidad y los derechos de la familia que constituyen el bien común de la sociedad.

Tras la celebración eucarística celebrada en la Catedral Metropolitana, el prelado señaló que si bien “estamos llamados a ser respetuosos de las leyes civiles, tenemos el deber moral de no hacer vanos los mandamientos de Dios”.

Por su parte la secretaria de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Enoé Uranga, insistió en que el matrimonio es irrelevante si no incluye todos los derechos. Indicó que la determinación de los ministros sobre si la legalidad del matrimonio es en función del reconocimiento del derecho a la igualdad de crear sus instituciones, resultará definitorio para el trato que en el ámbito nacional se dará al concepto de no discriminación.

Puntualizó que lo importante será si legalmente, “al optar por casarnos quienes no somos heterosexuales, tendremos los derechos que trae consigo el matrimonio”. Indicó  que si la Corte se negara a aprobar el derecho de adopción de lesbianas, gay y transgéneros, “no tendríamos nada qué festejar”. La dimensión del reto es grande para los ministros, ahora que calificarán si es o no derecho de los matrimnios gay, la adopción de hijos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.