Pegaría a México otra recesión en EU

PAULINO CÁRDENAS

Hay optimismo por parte del oficialismo gubernamental con respecto de la economía mexicana, al anunciar la semana pasada que el Producto Interno Bruto aumentó 7.6 por ciento en el segundo trimestre del año, lo que para el presidente Felipe Calderón fueron ‘buenas noticias’. Sin embargo, aunque  el crecimiento superó al del primer trimestre del 2010 que fue de 4.3 por ciento, aun se está lejos de compensar las caídas registradas en los trimestres de 2009 que fueron de 7.9 y 10 por ciento respectivamente.

El Producto Interno Bruto de México creció a una tasa de 7.6% durante el segundo trimestre del año con respecto al mismo periodo del 2009, es decir, 614,599 millones de pesos, para ubicarse en 8.75 billones de pesos, según información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, y reportó que el crecimiento en la primera mitad del año fue de 5.9 por ciento.

El dinamismo mostrado durante el segundo trimestre del año es atribuíble en especial al impulso proveniente del mercado externo pues el interno avanza moderadamente. “Aunque la recuperación económica del primer semestre del año fue mejor a la prevista, ésta se moderará ante la desaceleración económica de EU”, coinciden analistas financieros, quienes señalan que Estados Unidos sigue presentando problemas estructurales muy serios y el más evidente es una recuperación sin crecimiento en el empleo.

Aun cuando la economía de Estados Unidos se desacelere, la mexicana no se verá afectada. “Ya se esperaba una desaceleración en aquel país y las autoridades han estado pendientes sobre la gravedad que pudieran presentar los indicadores económicos, de tal manera que pueden actuar en cualquier momento de manera más agresiva”, declraba ahace unos días a CNN Expansión, Alfredo Coutiño, director de Moody’s Economy.com.

Si hay un repunte en Estados Unidos y hay señales francas de recuperación en el  empleo allá, sería señal de que las empresas norteamericanas estarían empezando a recontratar, a invertir, y las expectativas serían por supuesto positivas. ¿Pero si no es así? Hay analistas que no ven las cosas con tanto optimismo y consideran que el 2011 podría ser otro año duro, difícil, en el que pudiera llegar a recrudecerse la recesión norteamericana, con efectos negativos también para México.

Ello, basado en las medidas anunciadas el martes pasado por Ben Bernanke presidente de la Reserva Federal estadounidense, encaminadas a reactivar su economía y a dotar de mayor liquidez a los mercados emergentes, lo cual sin lugar a dudas beneficiará a México. Hay optimismo en México de que así sea.

Por lo pronto, el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero dijo la semana pasada que el paquete económico que el Gobierno Federal propondrá para 2011, privilegiará la fortaleza de las finanzas públicas y la generación de ingresos suficientes para atender las necesidades de inversión del país, y advirtió que cualquier medida contraria a ello –refiriéndose obviamente a los legisladores de los partidos de oposición– “sería irresponsable”.

Señaló que aún no hay nada definitivo, y aunque en materia de impuestos están sobre la mesa todas las alternativas y posibilidades desde el punto de vista técnico, en estos momentos sería irresponsable poner en riesgo la fortaleza de las finanzas públicas, que es lo que a final de cuentas ha hecho que México tenga una recuperación económica ‘tan sólida’ como la registrada en el primer semestre del año.

Cordero habló en la reunión plenaria del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional en el Senado de la República, en donde, al término de la misma, al responder a periodistas vino el famoso lapsus del funcionario que luego tuvo que enmendar. Había dicho que hasta habría la posibilidad de quitar impuestos, pero tres horas más tarde tuvo que recular y decir que él no había dicho lo que sí dijo.

El caso es que el panorama para México el año venidero no está del todo claro. Se ha reconocido que sí hay riesgos de una recesión en Estados Unidos. Y que  pese a los nuevos estímulos anunciados por el presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, sí podría haber ‘una tercera recesión’ en el 2011 en el vecino país, de cuyos efectos no se libraría México.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.