Ya se supo por qué sonreía La Barbie

PAULINO CÁRDENAS

Una nota de La Jornada aparecida ayer bajo la firma de Gustavo Castillo, Javier Salinas y Rubicela Morelos, señala que la Secretaría de Seguridad Pública federal ofreció “garantías” a Edgar Valdez Villarreal, para que colaborara con la autoridad, según revelaron funcionarios de esa dependencia. Se presume que está en calidad de ‘testigo protegido’.

Esa información confidencial revela que el acuerdo incluye la posibilidad, si La Barbie lo desea, de no ser extraditado a Estados Unidos. A cambio, proporcionaría información relacionada con organizaciones criminales, sus modos de operación y parte de sus estructuras. Todo irá bien si sus revelaciones no trascienden a los medios y acaban convirtiéndose en escándalo.

Un caso puede ser la confesión que hizo de que en 2007 se celebró una reunión en Cuernavaca, Morelos, entre los principales capos de la droga que operan en México, en la cual se buscaba un acuerdo entre las principales cabezas del narcotráfico en el país para evitar que ocurrieran más homicidios y pudiera frenarse la violencia que ya estaba destada a raíz de que el presidente Calderón les declaró la guerra.

La Barbie dijo haber participado en ese aquelarre en la que estuvieron Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán; Ismael ‘El Mayo’ Zambada; Juan José Esparragoza, ‘El Azul’; Ignacio ‘Nacho’ Coronel Villarreal, ya fallecido; Arturo ‘El Barbas’ Beltrán Leyva, ya fallecido; Gerardo Álvarez, ‘El Indio’; Heriberto Lazca, ‘El Lazca’, y Miguel Treviño Morales, ‘El 40’.

A partir de esta confesión, ha empezado a trascender que por esas fechas o acaso en esa misma reunión, habrían estado representantes encargados de la seguridad del entonces naciente gobierno, en la que se buscaba llegar no sólo a un acuerdo sino a un pacto con las mafias. El propio Valdez Villarreal djo que quien rompió los acuerdos fue Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán, ocho meses después. Verdad o mentira, quizá La Barbie, con sus confesiones, llegue pronto a dar luces sobre esa versión que ya empezó a correr como reguero de pólvora.

Mientras el capo texano señalaba que su detención habría sido por una delación complementada por inteligencia policial, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna en una conferencia de prensa afirmaba el miércoles que la detención del buscado narcotraficante fue un trabajo de inteligencia sistemático y permanente, y no de “suerte”.

Aprovechó para fustigar a ‘la gente’ que no quiere reconocer la labor de las Fuerzas especiales de la dependencia que dirige, lo que según él obedece a que “hay una visión chiquita, cuando la lógica es una visión de Estado, el bien superior de México”. El funcionario habló con la prensa en la reunión en la que se dieron a conocer someramente los logros de la dependencia a su cargo.

“Hay gente con una mezquindad brutal que pareciera que están en defensa de los criminales”, agregó García Luna, con gesto evidentemente molesto y en tono tajante describen quienes ahí estuvieron. Se le había preguntado su opinión sobre la captura de La Barbie justo en la víspera del cuatro informe presidencial, y su respuesta fue airada y de enojo.

Por lo pronto, lo que publicó ayer La Jornada de que la Secretaría de Seguridad Pública federal ofreció “garantías” al famoso criminal para que colaborara con la autoridad, echa por tierra los arrebatos del titular de esta dependencia y lo pone en evidencia de cara a esa “gente’ que no quiere reconocer su trabajo, entre otras cosas, por el montaje del caso  de Florence Cassez y el dizque secuestro del avión de Aeroméxico que venía a la ciudad de México procedente de Cancún.

Resalta el hecho de que en la detención del capo texano no se disparó ni un tiro, cosa que tratándose de un sanguinario sujeto como él  y sus custodios, nadie cree que haya sido por métodos persuasivos o de inteligencia o que se haya entregado por la buenas. Eso no pasa ni en la serie ‘24’ donde hasta Jack Bauer sufre para hacer una detención. En fin que La Jornada revela el por qué de la sonrisa de La Barbie. Más lo que no ha trascendido todavía.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.