“México, similar a Colombia”: Hillary

PAULINO CÁRDENAS

El bofetón antidiplomático al gobierno del presidente Felipe Calderón en su cuestionada lucha contra la narcoviolencia provino nada más y nada menos que de la secretaria de Estado norteamericano, Hillary Clinton. Dijo que México “se está pareciendo más” a la Colombia “de hace 20 años”, en los 80, cuando más de una tercera parte de ese país estaba controlado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, las FARC.

Al hablar en Washington, ante el Consejo de Relaciones Exteriores, la influyente funcionaria manifestó que ese problema podría propagarse a otros países. “México tiene la capacidad y la ha estado utilizando” contra los narcotraficantes, pero los países de Centroamérica no la tienen, advirtió, quien para matizar el tamaño de la comparación, dijo que el presidente Felipe Calderón merece “altas calificaciones por su valor” para combatir a los narcos.

Quizá por eso el presidente Felipe Calderón Hinojosa aseguró que el líder del cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, está en la mira del gobierno federal para ser reaprehendido y devuelto a prisión después de que se fugó del penal de máxima seguridad de Puente Grande en Jalisco, durante la administración de Vicente Fox.

En entrevista con Yuriria Sierra, de Cadena Tres, reveló que no sólo “El Chapo” está siendo perseguido, sino que todos los líderes de los cárteles están en la mira del gobierno, por el daño que le hacen a México. Calderón no quiso especular sobre una fecha en la que podría bajar el nivel de violencia que azota a nuestro país.

Sin embargo, la ‘percpeción’ que tienen millones de mexicanos es que el actual gobierno calderonista, igual que sucedió con el de su antecesor, le da un trato diferenciado al cártel de “El Chapo” que a los demás, por lo que ya muchos le llaman  el ‘cártel azul’ y a su líder, el ‘capo azul’.

Cuando la revista Forbes lo incluyó en su lista entre los personajes más ricachones de México, escribió de Guzmán Loera:  “El hombre más buscado de México lidera el cártel de Sinaloa, uno de los mayores provedores de cocaína de Estados Unidos. En 1993 fue arrestado en México bajo cargos de homicidio y narcotráfico.

“Escapó de una prisión federal en 2001, según esto, escondido en un contenedor de ropa sucia, y rápidamente retomó el control de su organización, la cual sigue manejando hasta hoy. En 2008 traficantes mexicanos y colombianos lavaron entre 18 mil y 39 mil millones de dólares, generados por cargamentos hacia Estados Unidos. Se cree que El Chapo, un experto en túneles, ha dirigido una tercera parte de esa operación.

“Aparentemente comenzó su carrera trabajando para Miguel Ángel Félix Gallardo, El Padrino, cabeza de la más poderosa banda de traficantes. El gobierno de Estados Unidos ofrece 5 millones de dólares por su captura”. Hasta aquí la mención de Forbes.

Incluso el diputado sinaloense, Manuel Clouthier Carrillo, panista, en la revista Proceso de 14 de febrero dijo: “El Gobierno federal habla de una guerra contra el narcotráfico que en Sinaloa no se ha visto. Se ha golpeado a todos los cárteles y no ha sido proporcional con el de Sinaloa. ¡Eso es evidente! ¡Y si nos preguntan a los sinaloenses, es más evidente!”.

Y no sólo Hillary Clinton le encuentra paralelismo a México con Colombia. Algunos analistas ven otro tipo de paralelismo: cuando el gobierno colombiano sólo persuadía a Pablo Escobar y a sus compinches en Medellín de bajarle el tono a sus actuaciones, al cártel de Cali  le echaba encima todo el peso  armado.

Se dice que en los propios círculos de las mafias se critican los criterios del gobierno en la lucha contra el crimen organizado, porque los golpes de las fuerzas federales armadas han estado dirigidos principalmente a los cárteles enemigos: los hermanos Beltrán Leyva, los Zetas, el cártel de Juárez y el cártel de Tijuana. En fin que será cuestión de ver si de veras Calderón ordena a sus fuerzas federales actuar contra “El Chapo” Guzmán. Ver para creer.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.