¿Y si el PRI pierde el Estado de México?

PAULINO CÁRDENAS

En el Estado de México no hay la seguridad de que logre el triunfo quien resulte el candidato priísta en las próximas elecciones del 2011 para sustituir al actual gobernador Enrique Peña Nieto, el más adelantado prospecto para representar al partido tricolor  y sacar al PAN de Los Pinos. Dicho de otro modo, hay temor de que el PRI pierda en esa plaza, importantísima con miras al 2012.

Por ello, la fracción del Partido Verde Ecologista presentó en la Cámara de Diputados de la entidad mexiquense, una iniciativa para reformar el Código Electoral estatal y eliminar las candidaturas en coalición, expresamente para evitar que el PAN y el PRD vayan juntos con un candidato común en los comicios de julio del año próximo. Dicha iniciativa contará con el absoluto respaldo de los legisladores del  PRI mexiquense.

Oscar Sánchez Juárez, coordinador del grupo parlamentario del PAN en el Congreso local, calificó como un “acto desesperado” del PRI y su fiel aliado el PVEM impedir la ‘gran alianza’ que el partido albiazul pretende construir con el del sol azteca, el Partido del Trabajo y con el de Convergencia, para los comicios del 2011.

Luego de señalar que esa pretensión significará un retroceso democrático, afirmó que la iniciativa está hecha al vapor, porque el tiempo para la aprobación de este tipo de reformas constitucionales vence el 3 de octubre. Por su parte Luis Sánchez Jiménez, dirigente perredista en la entidad, calificó esta acción como “ilegal e inmoral” y señaló que esa iniciativa es indicativo de al PRI y al Verde Ecologista “les da miedo la democracia”.

Aunque hay visos de que las corrientes del sol azteca que se resisten a plegarse al PAN en próximas contiendas electorales, echen del PRD en diciembre a Jesús Ortega, y que quien pudiera sustituírlo en la dirigencia ya no le siga al juego de las alianzas, es posible que la fórmula continúe, por lo que muchos dan por hecho que ambos partidos, junto con el PT y Convergencia, podrían derrotar al candidato que surja del PRI en la entidad mexiquense.

Por ello y pese a la enorme ventaja que lleva Enrique Peña Nieto como prospecto para llegar a Los Pinos en 2012, hay quienes tiene sus dudas y se preguntan: ¿Qué pasaría si el tricolor pierde en el Estado de México? ¿Ahí se acabarían las aspiraciones del prospecto más adelantado de todos para sustituir en la Presidencia a Felipe Calderón? De lo que no hay duda es que el PAN-gobierno está dispuesto a frenar la carrera del mandatario mexiquense con rumbo a Los Pinos.

Incluso se dice que ya andan buscando la forma de descarrilar su tren-bala con asuntos que lo pondrían fuera de combate, según afirman sus enemigos políticos. Rumores aparte, lo que está a la vista de manera tangible es la sucesión en la gubernatura de su propio estado, en donde, si pierde el candidato que saldrá de entre la docena de aspirantes, bajarían sensiblemente los bonos del joven mandatario.

Sin embargo, ni aún así, según las encuestas, Peña Nieto dejaría de estar entre las preferencias del voto para conquistar la candidatura de su partido para el 2012. A no ser que si pierde el tricolor esa importantísima plaza, pudiera en un momento dado hacerse a un lado y dejar que su partido se decida por otro aspirante, quien muchos priístas ven en el sonorense Manlio Fabio Beltrones, coordinador de la bancada del PRI en el Senado y Presidente de la Cámara Alta.

Por lo pronto, después estar bajo los reflectores en su quinto informe de gobierno –y que muy probablemente haya sido el último–, las candilejas podrían posarse nuevamente  sobre su figura, porque, según empezó a trascender en las redes sociales, pronto habrá de celebrar su boda con la actriz Angélica Rivera, conocida popularmente como La Gaviota, lo que sin duda será todo un acontecimiento que provocará, además de mucho revuelo, envidia y hasta críticas de sus enemigos políticos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.