¿Con criminales no se negocia?

PAULINO CÁRDENAS

Es un desafío a las buenas costumbres hablar de honradez, pero aún peor hacerse los dignos, escribió Mario Munguía, periodista policiaco con más de medio siglo de experiencia en el diario acontecer de la vida delictiva en México, en su blog matarili.com en el que critica la afirmación del vocero del gobierno federal en materia de seguridad, Alejandro Poiré, quien acaba de señalar que “nadie negociará con el crimen organizado”.

Muy a su personal estilo el periodista de mil batallas señaló en su artículo: “Ya sabemos quién es el blasfemo, pecador y casi ignorante que soltó esa jalada: el sicario de la información nacional del Poder Ejecutivo, el vocero o voceador del gobierno federal en materia de seguridad. Es más, hasta merece el perdón de la opinión pública y de la comunidad nacional, con la otra sentencia…¡perdónalo Señor…no sabe lo que dice!…”

Los directivos de El Diario de Ciudad Juárez plantearon en dos editoriales seguidos una serie de cuestionamientos de manera pública como parte de su desesperación por el asesinato de uno de sus reporteros gráficos y otro herido en un centro comercial de Ciudad Juárez, aparentemente sin causa alguna. Armando Rodríguez, “El Choco”, periodista policiaco, había sido ejecutado el 13 de noviembre de 2008.

La directiva de ese medio preguntaba en su página de opinión a quien o quiénes había que dirigirse para reclamar justicia por el artero crímen, otro más que sufría el personal periodístico de esa casa editorial en menos de dos años, sugiriendo que si las autoridades por omisión o colusión no actuaban contra el crimen organizado. Luego pedía a las mafias señalarles qué querían, a cambio de dejar de asesinar a su gente.

El pasado lunes, a nombre del gobierno, el vocero de seguridad dio respuesta a los editoriales de El Diario de Juárez, que más pareció un regaño y denotó una absoluta falta de sensibilidad ante la amenaza del crimen organizado contra ese medio, como lo  comentó el periódico La Jornada en su Rayuela.

Frente al baño de sangre que padece Ciudad Juárez por parte del crimen organizado desde hace más de tres años, en lugar de que el gobierno se avoque a darle solución de manera eficiente, se ha preferido la retórica de que con el crimen organizado ‘no hay que negociar’.

Es por ello que Mario Munguía, quien suscribe sus artículos con el sobrenombre de Matarili, y que de los bajos mundos delictivos y componendas entre policías y ladrones y de las bandas del narcotráfico lo sabe todo porque conoce sus entrañas, lo ha vivido y escrito y padecido durante más de cinco lustros, señaló:

“Hablar de honestidad, de moral, también hay moralina y nada en  lagunas de dinero sin hacer buches, decir que de esa agua no tomarán, es una barrabasada…En principio, tenemos que teclear con las manos en la lumbre y el zumbador que las plazas las venden, los grados también y todos quieren ser “yanquis”, jefes en los Estados cualquiera que sea, pero los del norte y los del sur, así como los puertos son minas de billetes y… retamos a un director de la corporación a que nos desmienta.

“Los comandantes jefes de la federal en los Estados, son “gobernadores” (…) reciben la visita de los capos de los carteles en las suites del hotel… Llega el mero chinguetas de la plaza y entra como en su casa… Lleva sicarios imponentes con sus armas y el jefe dice: “soy fulano de tal; manejo la plaza; la mantengo en paz y controlo la delincuencia urbana. No hay robos comunes y así se trabaja sin problemas…

“Aquí le dejamos estos zapatitos, que ojalá sean de su número, si no los cambiamos…Una caja de calzado repleta de dólares ¿cuántos?…Miletes… ¿Los regresa el delegado de la Federal?… Puras ¡madres!… Hay cuatro o cinco matones con armas de hombre y… más vale “amistad” y dinero que va a llegar por todos lados el tiempo que mande la plaza y…nunca hablaron de negocio…” . Y Matarili dice más, mucho más.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.