“Les vamos a ganar a los dos”: AMLO

PAULINO CÁRDENAS

Andrés Manuel López Obrador busca unir en un solo frente a las bases de los partidos de izquierda que han sido ignorados por sus cúpulas e integrar una coalición que sea apoyada por un partido  que apoye “un candidato fuerte de los tres partidos” integrantes de Diálogo para la Reconstrucción de México –PRD, PT o Convergencia– que pueda ganar la gubernatura del estado de México y vencer a la alianza PRD-PAN y al propio candidato del PRI, en los comicios de julio del año próximo.

“No queremos un acuerdo electoral” entre panistas y perredistas “por razones de principios, políticos y de dignidad” señaló el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador al finalizar la primera etapa de su ‘Gira por la Lealtad’ por 18 municipios del estado de México. Dijo que si se concreta la alianza entre esos dos partidos, “haremos otra” con las bases de los partidos que integran el DIA –perredistas, petistas y Convergencia– “y los vamos vencer” en el 2011 cuando se elija sucesor en el estado de México.

Quien fuera candidato por la coalición ‘Por el bien de todos’ para la Presidencia en 2006, dijo que “al padrino y a su ahijado” –refiriéndose a Carlos Salinas de Gortari y al gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, el más adelantado prospecto priísta para llegar a Los Pinos– los va a vencer una coalición de bases de la izquierda con un candidato que logará el triunfo, dijo, en los comicios para elegir gobernador en la entidad mexiquense.

Señaló que “cuando los dirigentes se divorcian de las bases” y se lejan de sus principios, “mucho menos legitimidad tienen”. En esa primera etapa de su gira –que anunció hará cada fin de semana por todo el estado de México–, el tabasqueño cuestionó el asunto de las alianzas entre panistas y perredistas, lo que no hizo en Oaxaca cuando se dio la misma coalición para nombrar candidato a Gabino Cué, porque con el actual gobernador electo de aquella entidad siempre ha confraternizado.

Incluso se recuerda que ambos recorrieron juntos los más de 500 municipios oaxaqueños, como parte de los recorridos que López Obrador ha venido realizando por todo el país desde hace cuatro años en busca de adeptos a su causa, la cual convrtió en un movimiento nacional en defensa del petróleo, la economía popular y la soberanía, bandera con la que ha superado las giras realizadas por Luis Echeverría cuando aspiraba a la Presidencia.

El tabasqueño dijo en su arenga a los presentes que no es posible que los dirigentes perredistas anden tomando acuerdos “allá mero arriba, allá en las cúpulas, y no quieren tomar en cuenta la opinión de las bases y de los militantes del PRD”, y al preguntar ¿eso queremos?, vino el grito al unísono de “!Nooo”! acompañado de un fuerte “¡fuera chuchos!”. El mismo método discursivo mayéutico de agudeza e ironía que ha utilizado siempre Fidel Castro para escuchar lo que quiere de la muchedumbre.

Mientras tanto López Obrador sigue picando piedra con la gente olvidada por las cúpulas partidistas para que se sumen a su causa, con un ojo puesto en las elecciones para gobernador en el estado de México, la ‘joya de la corona’, sin quitar el otro ojo en el 2012, cuando se celebre “la madre de todas las elecciones”, en la que ya dijo que sí volvería a participar.

Por todo ello propuso que si los líderes perredistas imponen el acuerdo con Acción Nacional, entonces pugnará porque “se postule un candidato” de izquierda “desde abajo y que le pidamos a uno de los tres partidos que ponga a su servicio el registro para hacer esta alianza y ganarle al PAN, y en ese caso al PRD, y ganarle también al PRI”. Incluso se atrevió: “Les vamos a ganar a los dos”.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.