PAN: sus cartas para el 2012

PAULINO CÁRDENAS

Resulta obvio que el PAN ya tiene al menos cuatro cartas con las que pretende jugar en las próximas elecciones del 2012. Podría haber uno o dos o hasta tres ‘comodínes’ por ahí escondidos que en su momento podrían asomar el rostro. Pero conforme se acerquen las fechas señaladas para el arranque formal, vendrá el descarte y quedará una sola opción que sería la buena para lanzarla al ruedo en la ‘madre de todas las elecciones’.

Por lo pronto, las primeras cuatro cartas llevan los nombres de Ernesto Cordero Arroyo, Alonso Lujambio Irazábal, Juan Molinar Horcasitas y Javier Lozano Alarcón. Las dependencias en las que prestan sus servicos son Hacienda, SEP, SCT y Trabajo, respectivamente. Ellos cuatro fueron los únicos que recibieron ‘luz verde’ para ir al pleno de Congreso de la Unión a comentar con los legisladores la ‘glosa’ del cuarto informe presidencial.

Los demás secretarios del gabinete sólo alcanzaron boleto para ir a comisiones del Senado y de la Cámara de Diputados. Sin embargo, algunos sospechosistas suponen que entre ellos podría estar escondido al menos un ‘comodín’ que al final podría el ser ‘mero bueno’. También en la facción panista representada en la Cámara de Diputados parece haber aspirantes.

En lo que se considera la disidencia panista está Santiago Creel, quien fuera, y sigue siendo, el candidato de la ex ‘pareja presidencial’ Martha Sahagún y Vicente Fox. Y entre los gobernadores panistas hay algunos que también quieren: Emilio González Márquez, de Jalisco; Juan Manuel Oliva, de Guanajuato, y a medias Marco Antonio Adame Castillo, de Morelos, entre otros.

Hace unos meses, en mayo pasado, el presidente Felipe Calderón dio de hecho el banderazo por la carrera presidencial para lo cual convocó a algunos de los aspirantes o los que él suponían eran los aspirantes, a los que, se afirma, les preguntó: “¿A quién le interesa ser candidato?”. Eso sucedió en Los Pinos el sábado 29 de aquel mes.

Se supo que asistieron Ernesto Cordero, Javier Lozano, Alonso Lujambio, Juan Molinar, Josefina Vázquez Mota, Juan Manuel Oliva gobernador de Guanajuato, el de Morelos Marco Antonio Adame y  Emilio González de Jalisco. Fue convocado incluso Santiago Creel, quien no forma parte del círculo cerano de Calderón. Un ausente en esa reunión fue César Nava, dirigente del PAN, pero el mismo Calderón anticipó que él faltaba.

Intercambiaron pareceres, anhelos y sentimientos sobre la posibilidad de ser los ungidos como candidatos del PAN para el 2012, y, como suele suceder, uno de manera abierta dijeron, más por prudencia que por deseo verdadero, que en ese momento no tenían  aspiración presidencial, en tanto otros señalaron que de plano se descartaban. Las dos actitudes, acaso por temor a un regaño de su jefe por andar de ‘aspiracionistas’.

Uno que de plano dijo yo sí quiero fue Creel. Pero no es del primer círculo. Los gobernadores que también manifestarón su ‘sí’ fueron el de Guanjuato y el de Jalisco. El de Morelos dijo que había muchos problemas de seguridad en la entidad que gobierna y mientras eso suceda no pensaba entrar a la sucesión.

La diputada Vázquez Mota les dijo a los presentes que ella aún no tomaba una decisión. Lujambio externó su intención de poder participar, mientras que el secretario de Hacienda lo hizo de manera menos elocuente, en tanto el secretario del Trabajo también admitió que le interesaría ser el abanderado panista, según trascendió de entre quienes tuvieron accceso a aquella reunión.

El titular de la SCT, Juan Molinar, se mantuvo al margen de una abierta decisión porque la Suprema Corte de Justicia de la Nación en mayo aún no resolvía el caso del incendio en la guardería ABC de Hermosillo, donde murieron 49 niños en junio de 2009.

Como sea, a los que les tocó boleto esta vez para la pasarela en el Congreso, parecen estar en ventaja con respecto de los otros, ya que se vio como una deferencia del jefe del Ejecutivo que unos fueran a la máxima tribuna del país y  la mayoría no. Habrá que ver si en el camino los momios no cambian. O surge de la nada –como el misterioso Coloso la noche del ‘Grito’– el verdadero ungido.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.