AMLO, pifias y alianzas le ayudan

PAULINO CÁRDENAS

Los recientes denuestos del Presidente contra Andrés Manuel López Obrador y sus seguidores, y el anuncio de que el PRD sí irá en alianza obviamente con el PAN en las elecciones del 2011 en el estado de México, le han allanado el camino al tabasqueño para volver a posicionarse políticamente, cuando muchos lo daban por ‘muerto’.

Ambas circunstancias las capitalizará, primero para empujar a un candidato salido de las ‘bases’ de la izquierda para los comicios de julio próximo en la entidad mexiquense, y segundo, para arropar su propia campaña en la que busca participar nuevamente por la sucesión presidencial del 2012. En ambos casos se estima que el Partido del Trabajo será la instancia propiciatoria para tales fines.

El primer favor que recibió fue del presidente Felipe Calderón, quien en aras de nadie sabe qué, abrió fuego contra el tabasqueño al volverlo a señalar como ‘un peligro para México’ frase oprobiosa que fue cosa ya juzgada por las autoridades electorales, lo que dio pie a colocar a su ex rival de contienda política nuevamente en la palestra de la discusión pública.

Ello, junto con el calificativo de ‘fanáticos’ que el mandatario panista le acomodó a los seguidores del tabasqueño, en lugar de perjudicarlo lo puso en los cuernos de la luna política y acendró en su contra el coraje de millones de ellos que siguen jurando que le fue arrebatado el triunfo en 2006 a quien fuera candidato de la coalición ‘Por el bien de todos’.

Otro asunto que también le ayudó al ex jefe de gobierno capitalino fue la decisión votada mayoritariamente este fin de semana en Toluca durante una reunión entre perredistas del estado de México que, a instancias de los ‘Chuchos’ –Ortega y Zambrano–,  aceptaron ir en alianza –obviamente con el PAN–, para los comicios del 2011 en la entidad que gobierna Enrique Peña Nieto, quien igual que López Obrador, también se opone a las alianzas.

Sabiendo de las intenciones de los ‘Chuchos’ y del PAN-gobierno, López Obrador está seguro de contar con el Partido del Trabajo para lograr sacar de entre las ‘bases’ de la izquierda, a un candidato ‘o candidata’ para las elecciones en el estado de México, que pudiera derrotar al candidato del PRI y al de la alianza PAN-PRD. Acaso quiera repetir la fórmula Brugada-Juanito que tan buenos resultados le dio en Iztapalapa, pese al escándalo mediático que ello suscitó.

López Obrador, de quien no hay que olvidar que muchas de las mañas políticas las aprendió de su paso por el priísmo, estaría tejiendo sendas estrategias para el estado de México y para ‘la grande’, con argumentos similares e incuestionables que han propiciado el PAN y el PRI. Estos serían algunos de ellos:

El graves problema de desigualdad, aumento del número de pobres en el país, abandono de las políticas sociales, corrupción, impunidad, creciente desempleo, economía en declive, cobros de más impuestos, incesante aumento de las gasolinas siendo un país petrolero y, sobre todo, los problemas de inseguridad y del escandaloso número de muertos que ha cobrado la lucha contra el narcotráfico por insistir el gobierno en estrategias equivocadas.

Habrá que ver en la imaginaria si, en caso de ganar su candidato ‘o candidata’ los comicios del año próximo en el estado de México y en la misma saga él se lanzara por el PT para el 2012, y en similares circuntancias que a Fox de hartazgo ciudadano le favoreciera el voto mayoritario, sería capaz el tabasqueño de acabar con la oligarquía dominante y el grupo de los 30 potentados que dice tienen en un puño al país.

Muchos se preguntan si de veras emprendería una lucha contra la corrupción y la impunidad, contra la desigualdad, los abusos de poder y privilegios del que goza una minoría. ¿De veras cambiaría el sistema imperfecto del que hace referencia en su libro donde escribe que a México hay que depurarlo y corregir tantos defectos que han propiciado la clase política, los monopolios y las mafias cobijadas por el poder? ¡Ajáaa!, exclaman los incrédulos.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.