Preocupa más el cambio climático

PAULINO CÁRDENAS

A la reunión cumbre del llamado G20 –a la que asisten jefes de estado y primeros ministros de los países ricos que invitan a representantes de países emergentes y pobres, cuya arena sólo sirve para medir fuerzas entre los poderosos y los débiles con resultados obvios en ese forcejeo–, el presidente mexicano Felipe Calderón llevó como tema principal el del cambio climático.

Ello, porque a fines de este mes se celebrará en Cancún la cumbre internacional sobre ese tema en el que México será sede, sobre el cual algunos observadores dan por hecho que será un fracaso como sucedió en Copenhague. La razón es simple: los países industrializados no le quieren bajar a la emisión de gases tóxicos en aras de su desarrollo, empezando por Estados Unidos, o los que ya están en el umbral para dar el gran salto, como China.

Pero sobre el tema que llevó Calderón a la capital de Corea del Sur, los críticos de siempre señalan que en lugar de andarse preocupando por el cambio climático, debería preocuparse mejor por tratar de cambiar el clima de violencia que priva en México, que deviene por la guerra que le declaró al crimen organizado hace casi tres años, y cuyas cifras de muertes tiene impactado no sólo a los mexicanos sino al mundo entero.

Allá en Seúl, aprovechando que estaría muy cerca del presidente Barack Obama, podría conversar sobre el tema con su homólogo, en virtud de que es al mandatario del país más poderoso del mundo occidental, a quien preocupa que la extensión de los tentáculos de los capos de la droga en territorio mexicano ya hayan traspasado las fronteras y empezado a operar en territorio norteamericano.

Ayer en eso andaba la cancillería mexicana, al decir de la subsecretaria Lourdes Aranda, quien en rueda de prensa señaló que no se había podido coordinar la agenda del mandatario panista con la de su homólogo norteamericano, pero que se buscaría lograr una reunión de carácter bilateral, obviamente privada.

Y coincidiendo en el ‘timing’, cuando Calderón anda en reunión tan relevante, apareció de pronto una propuesta por parte del cártel de ‘La Familia Michoacana’, en el sentido de que cejaría en sus propósitos criminales a cambio de que el gobierno federal le garantice la paz al pueblo michocano. La respuesta fue contundente e inmediata: “El gobierno de Felipe Calderón no pacta con criminales”.

El secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, en una reunión celebrada en Ixtapan de la Sal, aseguró que existen pruebas contundentes del daño que causan las organizaciones criminales “como el cártel de La Familia Michoacana”, por lo que deben seguir siendo detenidos, procesados y sentenciados.

El funcionario arremetió contra esta organización delictiva y criticó “la absurda violencia” con la que resuelven sus diferencias. Agregó que la violencia que prevalece en México, es por culpa de los propios grupos criminales, quienes siguen asesinando a miembros de organizaciones antagonistas y gente inocente.

“El gobierno federal lamenta que inocentes sean asesinados como consecuencia de la guerra entre las bandas de delincuentes, como La Familia por ejemplo y la absurda violencia que aplican entre ellas mismas”, dijo Blake Mora. Ahora habrá que esperar la contra-respuesta de ese cártel que opera en tierras donde nació el Presidente.

Sobre la espiral de violencia que padece México, está como episodio reciente el vergonzante caso que se está dando en varios lugares de Tamaulipas en donde la gente ya empezó a emigrar por miedo a morir, y están yéndose familias enteras de  Ciudad Mier, Camargo, Guerrero, Díaz Ordaz, Miguel Alemán, Reynosa, Río Bravo y Matamoros, quedando como pueblos fantasmas.

Por lo pronto, habría que imaginar el ruido que habría causado en Seúl la propuesta de “La Familia Mexicana”, más todo lo vinculado con el avance del crimen organizado que sucede en México, foro en el que el presidente Calderón lleva la propuesta del cambio climático, en tanto acá los mexicanos claman porque lo que debería preocuparle es el cambio de clima, pero del clima de violencia que prevalece en el país.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.