Requiere más gente el Ejército

PAULINO CÁRDENAS

En los altos mandos de decisión castrense hay preocupación por la demanda cada vez mayor de los servicios militares y de las tropas para hacer frente al combate al crimen organizado, cuyo avance de su fuerza en el país resulta evidente pese al optimismo presidencial que manifiesta en sus entrevistas, sobre todo con medios internacionales, en el sentido de que su gobierno le va ganando la lucha al narcotráfico y a las mafias.

Tan existe preocupación, que Felipe Calderón busca que el Senado de la República apruebe modificaciones a la Ley Orgánica del Ejército, así como la Ley de Ascensos y Recompensas de las fuerzas castrenses cuyas reformas acaba de enviar al Legislativo, con la evidente intención de oxigenar el ánimo y levantar la moral de las filas de las fuerzas gubernamentales armadas, en donde se han ido multuplicando los casos de deserción.

De hecho la iniciativa propone obviar hasta donde sea posible la tramitología burocrática para el caso de las Fuerzas Armadas por lo que Calderón solicita que el titular de la Defensa pueda disponer de la reclasificación  en sus distintas modalidades para hacer frente ‘a una situación de emergencia’. ¿Qué está viendo el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas que el común de la gente no ve?

Deja claro que al margen de valorar las cualidades y la especialización del personal requerido, y que por la urgencia no se cuente con el tiempo suficiente para el concurso, puedan tomarse las decisiones como un acto de autoridad, según se desprende de la propuesta de reforma.

En buen castellano eso equivale a que, sin mayores trámites burocráticos, ‘en caso de emergencia’ se puedan tomar decisiones como retabular puestos de mando o integrar de inmediato a las filas militares gente que esté decidida a formar parte de las fuerzas castrenses, quienes recibirían de entrada adiestramiento militar, además de sueldos y prestaciones atractivos que los anime a estar en el Ejército, la Marina-Armada o la Fuerza Aérea Mexicana.

Hace pocos días, el periódico Reforma daba cuenta de dos asuntos que son de llamar la atención respecto a los recursos que se analizaban para el sector  militar.

Uno, que en la recta final de la negociación presupuestal, la Secretaría de la Defensa Nacional había declinado recibir 13 mil 300 millones de pesos extras al presupuesto original enviado por el jefe de Ejecutivo, monto que sería destinado a la creación de 18 batallones especializados en el combate al narcotráfico en zonas urbanas.

Dos, que con la creación de esas 18 unidades se podría abatir el índice de deserción del personal de tropa. Un análisis mencionaba la necesidad de enganchar a un mayor número de efectivos en donde se han presentado mayores índices de violencia, como Tamaulipas, Nuevo León, Chihuahua, Coahuila, Zacatecas, Sonora y Durango.

Señalaba la nota firmada por Armando Estrop y Carole Simonnet que el despliegue actual para desplazar unidades a otras plazas del país, “origina un mayor esfuerzo logístico, desgaste moral y físico, lo que afecta la moral de las tropas, ante la necesidad de ausentarse por largos periodos de tiempo de su unidad y de sus familias”.

Esa información dejaba ver síntomas de que algo extraño sucede en las filas de los generales, coroneles y grados del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea Mexicana, pero sobre todo entre sus tropas. Lo que parece evidente es que son varias cosas de las que están urgidas las Fuerzas Armadas. Por ello, su Comandante Supremo busca oxigenarlas con la reforma que acaba de enviar al Senado.

Pero la otra cara de la moneda son los abusos de autoridad de militares que siguen en todo el país, los cuales acaban en oprobiosasa violaciones a los derechos fundamentales de muchos civiles, so pretexto de que ellos están para cumplir órdenes en la lucha contra el crimen organizado.

Ahí está el caso de los dos jóvenes asesinados el lunes por elementos federales sin motivo alguno, en Jalpa de Méndez, Tabasco. Esos casos se repiten cada vez con mayor frecuenciaen el país. A propósito, ¿sabe alguien cómo va la reforma al fuero militar?

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.