WikiLeaks prepara contragolpe

PAULINO CÁRDENAS

El equipo de Julian Assange, creador del sitio WikiLeaks, no se ha arredrado con la detención en Londres del australiano que fundó el portal especialista en filtraciones que ha marcado un hito en la historia contemporánea de hacer del dominio público información clasificada como confidencial y secreta por el Departamento de Estado norteamericano que encabeza Hillary Clinton, para que la gente sepa lo que son y hacen sus gobiernos.

Poco después de conocerse la detención del australiano, el vocero de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, anunció en la red social Twitter que el portal continuará con sus operaciones desde Londres y otros lugares del mundo, tras el ingreso a una prisión británica de su director, Assange, solicitado por la justicia sueca por acoso sexual.

Tal acusación provino de un par de pirujas bonitas y jóvenes, al parecer contratadas por agentes de Washington según una de tantas versiones, para tenderle una trampa, acusarlo y denerlo, como una primera forma de neutralizar su trabajo en WikiLeaks, lo que conllevaría, al decir de algunos, la intención de aniquilarlo físicamente como suele suceder con los protagonistas de las guerras de espionaje y contraespionaje.

Pero el divulgador y su gente habían tomado sus precauciones para que, en caso de que fuera detenido o anilquilado, la información ‘secreta’ siguiera fluyendo. Al respecto, el vocero de WikiLeaks, declaró: “Estamos por el mismo camino que venimos siguiendo. Cualquier desarrollo relacionado con Julian Assange no cambiará los planes que tenemos con respecto a las divulgaciones de hoy y los próximos días”.

El propio australiano había advertido antes de su detención: “Si algo nos ocurre, las partes esenciales (de los documentos diplomáticos de Estados Unidos) se publicarán automáticamente”. Se cree que el paquete contiene documentos originales sin omisiones y entre ellos figuran archivos no publicados sobre la prisión estadounidense de Guantánamo, en Cuba, y documentación explosiva del Bank of America.

Coinciden agencias en que Assange tiene al parecer un “seguro de vida” particular: más de 100 mil de sus seguidores en todo el mundo tienen datos digitalizados con miles de documentos completos del Departamento de Estado. Con las donaciones que recibió luego de sus explosivas revelaciones, se estima que WikiLeaks tiene fondos suficientes para continuar un mes más.

El acoso contra el portal siguió estrechándose aún más cuando las empresas emisoras de tarjetas de crédito y débito Visa y Mastercard negaron sus servicios a Wikileaks. Y el Banco Suizo canceló la cuenta de depósitos para sostener el sitio.  Por lo pronto amigos hackers de Assange bloquearon la seguridad informática de Mastercard como protesta. Lo mismo hicieron con el portal del Banco Suizo y con el sitio de la Corte donde es juzgado el australiano.

Varios de sus partidarios, aún sin conocerlo, se presentaron al tribunal para ofrecer el pago de la fianza, entre ellos la millonaria Jemima Khan, el cineasta Ken Loach y el periodista John Pilger, quienes se unieron a otras personas para cooperar al pago para que dejaran libre al australiano, pero su intento no prosperó.

Loach dijo: “El trabajo que ha hecho ha sido un servicio público: tenemos derecho a saber los actos de quienes nos gobiernan”, expresó. Pilger señaló que se trataba de un caso de “libertades básicas” y añadió: “Se refiere a la libertad de información, a la libertad de expresión y a la justicia”.

El fundador de WikiLeaks escribió que tratan de matar al mensajero porque no quieren que se revele la verdad, la cual incluye información acerca de sus propios tratos diplomáticos y políticos con Estados Unidos. Y aún con la afrenta que significa ser espiados, hay gobiernos y cancilleres que actúan con el síndrome de Estocolmo por delante, defendiendo la ignominia.

Por lo pronto, Assange fue sacado de la Corte de Westminster entre gritos de “preso político” y “te amamos, Julian”. De cualquier modo el plan de delación pública sobre información secreta del Departamento de Estado, seguirá, según los integrantes de su fiel equipo. A su detención puede corresponder un contragolpe peor de historias secretas. La alarma, pues, sigue encendida.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.