El narco avanzará en 2011

PAULINO CÁRDENAS

Por el rápido avance de las mafias del crimen organizado, “México ya es concebido como un Estado débil, caminando hacia un Estado fallido”, expresó de nueva cuenta Edgardo Buscaglia, profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México, quien elaboró un pormenorizado reporte para la ONU sobre ese grave problema que enfrenta el país; asegura que la delincuencia organizada ha tomado las instituciones del país a nivel local motivado en muchos casos porque hay “complicidad política”. El 73 por ciento de los municipios de México se encuentra controlado por las mafias del crimen organizado, afirmó el especialista.

Buscaglia prevé que la situación empeore en 2011. Para el año próximo “nada indica que va a mejorar la situación, debido a que los niveles de infiltración política siguen aumentando. Las fuentes de inteligencia militar nos indican que entre 55 y 65 por ciento de las campañas políticas mexicanas, dependiendo de la región en México, están siendo infiltradas por grupos criminales, y no se puede explicar la mayoría de los fondos que se están utilizando para financiar estas actividades políticas”, comentó el académico.

Al cierre de 2010, dijo, el 73 por ciento de los municipios de México acabaron controlados por las mafias del crimen organizado. En 2001 el crimen organizado controlaba 34 por ciento de los municipios, en tanto en 2009 llegó a 68 por ciento. Dijo el especialista que del reporte que realizó para las Naciones Unidas, el Senado mexicano ya tiene una copia.

En entrevista desde Afganistán donde realiza trabajo de campo, Buscaglia dijo a la periodista Doris Gómora que esta cifra de narcoinfiltración en los municipios mexicanos “está indicando que la delincuencia organizada ha tomado las instituciones del país a nivel local, lo que resulta obvio; “en todos los casos que nosotros hemos presenciado y trabajado, siempre hay complicidad política”.

Señaló que la infraestructura del crimen organizado “es física, abierta y notoria frente a los ojos de la policía que pasa caminando por centros de prostitución, de contrabando, piratería, en donde existe una infraestructura física, centros de distribución de droga” en el 73% de los municipios del país. “Es ese tipo de presencia patrimonial de la delincuencia organizada con infraestructura física, donde se siguen deteniendo a capitos, capazos, o a miembros de jerarquía mucho menor” pero “no se ha hecho absolutamente nada para afectar la estructura patrimonial y organizacional de estos grupos”, aseguró.

“Cada vez tenemos mayor frecuencia de políticos que son comprados por grupos criminales, y eso no abarca sólo al partido en el poder, que es el PAN, sino a los demás partidos”. De otro lado, los cárteles de la droga aprovechan los vacíos de poder y autoridad en varias regiones, lo que se suma a tanta corrupción que ha proliferado,por parte de las autoridades de los gobiernos locales y municipales principalmente, aunque también se asegura que la tentación ha alcanzado a personajes de los niveles federales.

Para Buscaglia, México está viviendo una infiltración política del crimen organizado como la vivió Colombia en la década de los 80, y parte del peligro actual es que el país apueste a un solo grupo criminal que después obtenga más poder, pues eso asegurará una crisis mayor en el futuro, como fue el caso del cártel de Medellín de Pablo Escobar.

México, opinó, no tiene otra salida más que tomar las medidas de la Convención de Palermo cuyo propósito era promover la cooperación para prevenir y combatir más eficazmente la delincuencia organizada transnacional; si no lo hace, advirtió, el poder institucional se acabará, por lo que es importante la aplicación de reformas y que el Senado considere este tipo de estudios para debatir y para ejecutar acciones al respecto.

Pero el poder que han alcanzado los cárteles de la droga ha trescendido las fronteras de México. Su incidencia abarca muchas ciudades de Norteamérica, de Centro y Sudamérica, así como de Europa e incluso Asia. Tiene asistencia de las mafias sicilianas. Las reuniones de narcos mexicanos con los mafiosos de Calabria son en Nueva York. La cocaína, su producción y trasiego, son los puntos de sus negociaciones. Es un hecho que los cárteles mexicanos tienen alcance transnacional.

El cártel de Sinaloa que comanda Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán se supone que es el más poderoso de todos los que actúan en México, el cual, según insistentes rumores, cuenta con la gracia del gobierno federal para realizar sus operaciones en territorio nacional en donde otros cárteles le han tratado de disputar territorio de actuación.

Sin embargo, el cártel de Los Zetas ha logrado en sólo tres años el control de 75 por ciento del territorio de Guatemala, con base en la violencia y en su poder corruptor y de infiltración de instituciones, según mencionan reportes de firmas de inteligencia y de la agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA.

Mientras exista la corrupción que hay entres autoridades de los tres niveles de gobierno y las mafias del crimen organizado, los discursos que cotidianamente se escuchan principalmente de boca del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, Felipe Calderón, de nada sevirán para impedir la proliferación del avance de los capos en territorio mexicano, como lo ha señalado Edgardo Buscaglia.

Y si como dice el especialista, el reporte que elaboró para la ONU ya está en poder del Senado de la República, las preguntas que surgen son: ¿Irán a hacer algo al respecto? ¿De veras le entrarán al toro? Si no se quiere que acabemos siendo un ‘Estado fallido’, mucho habrán de hacer en esa materia. Pero ya, porque muchas campañas son subvencionadas con dinero procedente del narco, según el académico del ITAM.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.