Edusat, con vocación política

PAULINO CÁRDENAS

El Secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, aseguró que se investigará a Televisión Educativa, Edusat, dependiente de la SEP, por la producción y transmisión de la toma de posesión del nuevo gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle. El funcionario federal aseguró desconocer por qué, según las evidencias presentadas por el periódico Reforma, Televisión Educativa produjo dicho acto político y mandó la señal satelital al aire para ser bajada por los asociados a esa red en todo el país el pasado 1 de enero.

Ha trascendido que si existe una irregularidad por el uso de Edusat  para la producción y transmisión de la toma de protesta del gobernador poblano, se podrían fincar responsabilidades a quien corresponda. El diario apuntó que la contratación de esta señal se hizo el pasado 28 de enero, cuando Norberto Tapia Latisnere era el titular de Televisión Educativa y quien apenas el pasado lunes se estrenó como vocero del nuevo gobierno poblano. En la invitación a los usuarios de la red satelital se usó como ‘gancho’ que en la ceremonia estaría el titular de Gobernación, José Francisco Blake.

La DGTV es un órgano centralizado de la SEP cuyas tareas son producir, programar y transmitir contenidos educativos a través de medios electrónicos, principalmente la televisión, mediante la Red Edusat. Como lo señala Reforma, dentro de sus tareas no figuran ceremonias políticas ni tomas de posesión de gobernadores. Aunque por otra parte se dice que pudo haber ‘mano negra’ de alguien con mucha influencia y cuyo gremio fue factor de triunfo del nuevo gobernador poblano.

Al parecer es el primer caso que una toma de posesión goza del privilegio que tuvo Moreno Valle, de que su evento fuera lanzado a través de la señal de Edusat. Habría que preguntarle si el mismo trato lo tuvieron los gobernadores de Aguascalientes, Oaxaca, Sinaloa o Veracruz,  por mencionar algunos. Si ya Edusat cambió de vocación, entonces su apoyo a gobernadores de nuevo cuño parece que no ha sido parejo. Menos con los nuevos gobernadores priístas.

Este ensayo parecería ser parte de una idea que ha venido atesorando el presidente Felipe Calderón desde que anunció en julio del año pasado que el Canal Once se convertiría en un medio que habría de servir de contrapeso frente a los canales abiertos que se manejan con criterios propios y comerciales. Se trata, dijo entonces, de dar un paso al establecimiento de una cadena pública nacional. Esto se escuchó como un velado anuncio del nacimiento de un canal oficial del Estado, manejado por el gobierno.

Calderón dio a conocer entonces que la señal del Once se expandiría a más estados con lo que crecería su penetración en aproximadamente un 42 por ciento. El convenio permitiría al canal del Instituo Politécnico Nacional operar como cadena nacional del Estado mexicano, al arrancar transmisiones en ocho ciudades y alistar la infraestructura en cuatro más, para cubrir 49 por ciento de la audiencia nacional con una televisión de calidad que, sin competir con las televisoras privadas, logre llevar de manera gratuita la señal a todo el país en 2012.

Tras el anuncio de expansión de señal del Canal Once, trascendió que el proyecto sería impulsado con el recién creado Organismo Promotor de Medios Audiovisuales (OPMA) para dar el primer paso hacia la consolidación y digitalización de esta cadena pública nacional. “Se trata así de fortalecer al Politécnico y su canal”, sostuvo, al subrayar que el objetivo es caminar hacia una televisión del Estado mexicano pública, gratuita, abierta y plural, en la que la verdad sea un bien público. Calderón aceptó que hubo aportaciones privadas para echar a andar el nuevo organismo.

El Organismo Promotor de Medios Audiovisuales, entidad pública creada por el Presidente mediante un decreto el 31 de marzo del 2010. Este organismo tendría el control de los medios públicos que coordina la Secretaría de Educación Pública, es decir, el Instituto Mexicano de la Radio, Radio Educación, Canal Once y Canal 22.

Como sea, lo único que ha aflorado después de un largo silencio sobre aquella pretensión, es lo que acaba de acontecer en Puebla en donde el hecho pareciera ser una prueba ‘piloto’ de Edusat, para lo que pudiera irse consolidando con el paso de los días, las semanas y los meses en cuanto a la creación de un canal nacional manejado por el gobierno panista, obviamente con miras al 2012. Supuestamente de ahí saldría la señal.

El caso es que haberle puesto en bandeja a Moreno Valle la infraestrucrura operativa de señal satelital de Televisión Educativa en su toma de posesión el pasado 1 de febrero, fue lance audaz que puede hacer rodar cabezas. Por lo pronto, las buenas expectativas cifradas en el nuevo mandatario poblano han quedado empañadas con ese arbitrario hecho. Alguien entró con el pie izquierdo en su nuevo encargo. Y parece que no fue el nuevo gobernador.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.