Slim, Televisa, Peña Nieto

PAULINO CÁRDENAS

La noticia de la semana era que el Grupo Carso de Carlos Slim dejaba de anunciarse en Televisa de Emilio Azcárraga Jean, no por razones de aumento en las tarifas comerciales, sino porque en medio están en juego intereses que se refieren a espacios y clientela que tienen un valor estimado de alrededor de 22 mil millones de dólares. Nada más, pero nada menos. Pero pronto otro hecho como que le robó cámara a este anuncio. Se trata del paseillo a pie que acaba de hacer el hombre más rico de México por el Centro Histórico, con guaruriza a un lado.

A ojos de quienes buscan de hacer lecturas en cosas simples aunque extrañas, ambos hechos parecen tener vinculación. La caminata del hombre más rico de México fue para asistir al homenaje del escritor y diplomático José Ezequiel Iturriaga Sauco en el Palacio de Bellas Artes hace un par de días. Empero, ¿qué mensaje quiso mandar el magnate al caminar por las céntricas calles de la capital del país cuyos varios de sus inmuebles son de su propiedad?

Dos reflexiones al vuelo: a).- Parte de las calles por las que caminó fueron las que Slim rescató cuando Andrés Manuel López Obrador fue jefe de gobierno del Distrito Federal y con quien, hasta donde se sabe, sigue gozando de una excelente amistad. b).-Respecto a Peña Nieto, de Slim se había dicho que sería el padrino de bodas del mandatario mexiquense en su enlace con Angélica Rivera, pero el magnate sólo conifrmó su asistencia y aclaró que no tendría ninguna participación activa ni sería padrino de la pareja.

Las empresas que dejarán de pasar sus spots en Televisa son Teléfonos de México, Telcel, Sanborns y Sears, entre otras. La razón oficial que dio el consorcio del retiro de los anuncios es porque las tarifas comerciales de la televisora se incrementaron alrededor del 20 por ciento para este año. Esto equivale a que unos 100 millones de dólares dejarán de ingersar a las arcas de Televisa. Pero evidentemente el trasfondo es otro. Eso era sólo para llamar la atención. Como la caminata por el Centro Histórico.

Coincidentemente la decisión de no publicitar a sus poderosas empresas en la televisora ocurrió en la misma semana en que Televisa, vía Sky, solicitó a la Comisión Federal de Competencia, CFC, que preside Eduardo Pérez Motta, que investigue una posible violación por parte de Teléfonos de México a su título de concesión emitido en 1991, el cual no considera la posibilidad de que preste servicios de televisión restringida.

La queja de Televisa vía Sky ante las autoridades de competencia, surgió luego de que el presidente de MVS Telecomunicaciones, Ernesto Vargas, dejara abierta la posibilidad de que la alianza actual entre Dish y Telmex vaya más allá, con una futura compra de acciones o inversión directa por parte de la telefónica. Telmex, dicen sus voceros, se ha venido limitando a realizar el cobro y facturación de los servicios que provee Dish.

Es la guerra por quedarse con el mercado y evitar que el otro le quite clientes. Sky está exigiendo una revisión ante las autoridades de competencia, para que se determine si Dish-Telmex, del Grupo Carso, está actuando limpiamente en su afán de hacerle la competencia a Televisa y Megacable con el llamado servicio de ‘triple play’ –telefonía, internet y televisión– a través de sus empresas Cablevisión y Cablemás.

Estas dos se aliaron para la introducción de ‘Yoo’ que competiría con Dish-Telmex en el servicio ‘triple play’, que ofrecería paquetes de telefonía, internet y video en las 3 principales ciudades del país, Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México a un costo mucho menor que cualquier otro servicio. Incluso su pubicidad está basada en poner en ridículo al paquete que ofrece el Grupo Carso.

En noviembre de 2008 Dish México, empresa conformada por MVS Multivision y Echostar Corporation, llegó a un acuerdo con Telmex para proveer de sus servicios de televisión vía satélite. Con base en ese convenio, Telmex presta los servicios de facturación, cobranza y distribución.

Corolario: En esa guerra entre Televisa y Grupo Carso están en juego alrededor de 22 mil millones de dólares por un suculento mercado y su clientela, y parece que va en serio.  Mientras tanto, en el plano político hay expectación por saber lo que pasará con Enrique Peña Nieto. ¿Slim no estará con él a la hora buena por su pleito con Televisa? ¿El hombre más rico de México ya tiene a otro candidato? ¿Qué mensaje quiso enviar con ese paseo a pie por el Centro Histórico?

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.