¿Sócrates dijo la verdad?

PAULINO CÁRDENAS

Dicen que es un error grave mirar al pasado con los ojos del presente. Fue lo que hizo el ex gobernador de Nuevo León, Sócrates Rizzo, al señalar que cuando gobernó el PRI a nivel federal, la seguridad y la paz social de entonces se debió a la gran negociación que estableció acuerdos básicos con los capos de la droga y el crimen organizado, pero que éstos se rompieron con el cambio de partido en el poder. Esto provocó tal escozor, que incluso los principales de ese partido se han propuesto expulsarlo de sus filas.

Sus declaraciones las expresó durante una charla en Saltillo con estudiantes de derecho al asistir el pasado miércoles a la Universidad Autónoma de Coahuila. Ahí afirmó que si con los gobiernos priístas no existía la violencia que vivimos hoy, es porque los presidentes priístas controlaban y repartían las rutas del narcotráfico diciéndoles a los capos desde la cúpula del país ‘tú por aquí, tú por allá, esto no me lo toques’, instrucción que acataban los gobernadores y alcaldes del tricolor.

Por ello, las principales figuras priístas se le fueron encima acusándolo de todo y exigiéndole que probara sus afirmaciones. En su intervención, el ex mandatario neoleonés, dijo: “Detrás de todo eso hay un gobierno fuerte y hay un gran acuerdo, hay una gran negociación, que es la negociación de la clase política (…) “Y me refiero como clase política a todos los grupos, todos los partidos, los empresarios. Además, los grupos fácticos de poder. Y entre todos apoyaban al Presidente a través de acuerdo, de negociación”.

Y añadió: “Con el cambio de poder partidista, se rompen esos acuerdos básicos a que se había llegado” (…) “Nadie duda que había trasiego de droga, pero estábamos tranquilos en Monterrey, en San Pedro, en San Nicolás. ¿Por dónde se iba? No sé. ¿Cómo se iba? No sé. Pero había tranquilidad y paz. Había blindaje de la ciudadanía respecto al problema del tráfico”.

¿Qué tendría que probar el ex gobernador priísta? ¿Acaso no es verdad que había mayor seguridad y paz cuando el PRI estuvo al mando del país? Que hubo negociaciones o pactos con las mafias, quién sabe. El hecho es que las cosas no estaban como están actualmente, fuera de control. Es un hecho que el gobierno panista que encabeza Felipe Calderón ha fracasado en su intento de frenar la escalada de violencia del crimen organizado y ni siquiera el tráfico de drogas ha disminuído. Al contrario.

Si en aras de mantener una supuesta tranquilidad se pactaba con los delincuentes, entonces Mexico habría sido un país sin leyes, lleno de incertidumbre y comprometidos sus funcionarios hasta las cachas, desde mero arriba para abajo, por complicidades y corrupción con los capos de la droga, y engañando a la población mientras se hacían grandes negocios y mucho dinero tras bambalinas. Pero la pregunta es: ¿Actualmente, con los regímenes panistas, qué ha sucedido?

¿Acaso no hay autoritarismo, prepotencia, corrupción y un descontrol en la lucha contra el crimen organizado que ha rebasado al gobierno que encabeza Calderón? ¿De veras han sido mejores los gobiernos del panismo que del priísmo? Esto tal vez habría que dejárselo de tarea a las encuestadoras, sobre todo a las que no hacen su trabajo con los dados cargados. Por lo pronto hay que analizar, no tanto lo dicho por quien mira el  pasado con ojos de entendible nostalgia como Rizzo –quien pese a haberse desmentido a sí mismo el daño al priísmo está hecho por lo que sus propios correligionarios han tomado sus declaraciones como una puñalada trapera–, sino con una objetiva visión del presente de cara al futuro.

Bastaría ver lo que el propio secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván  dijo en un reporte confidencial a los diputados federales en septiembre del año pasado, que publica la revista Proceso en una amplísima y detallada nota de Jesusa Cervantes. El miltar da cuenta que el narcotráfico ha infestado a todo México y desde entonces ya advertía el aumento de la narcoviolencia que vendría contra funcionarios, policías y militares. En su misiva proponía eliminar al cártel de Los Zetas o en su caso inducir por parte del gobierno a los cárteles a una ‘unificación pactada’.

Con toda esa carga y mucho más que llevará en su equipaje, habrá de emprender su viaje a Washington Calderón el próximo miércoles, para reunirse el jueves con su homólogo Barack Obama.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.