Se Abre la Caja de PANdora

PAULINO CÁRDENAS

Fue el propio jefe máximo del PAN, Felipe Calderón, quien abrió la Caja de PANdora respecto a quien podría llegar a ser candidato de ese partido para sucederlo en 2012 el cual, dijo, no necesariamente deberá ser panista porque está de por medio el futuro del país, no el de Acción Nacional. Esto cayó como baño de agua helada entre los aspirantes panistas. Su dicho tiene una sola interpretación: pretende que el PAN conserve el poder federal aún con candidatos externos y estaría dispuesto a que haya una alianza de su partido con el PRD, con tal de que el PRI no regrese a Los Pinos.

Lo del sábado pareció más bien un ‘cale’ de lo que será la campaña que viene –¿rápida y furiosa?– con miras al 2012 que se está preparando en Los Pinos  y cuyo eje temático será el de ‘Todos unidos contra el PRI’, y que lo que dijo en la sede de su partido fue para empezar a medirle el agua a los camotes hacia dentro y fuera de Acción Nacional en cuanto a aspiraciones y reacciones. Quienes ven más allá de las palabras consideran que esa campaña irá corriendo desde ahora por tres pistas.

Una, jugará con las adivinanzas –como ante lo hacían los Presidentes priístas con el famoso ‘tapado’–, para hacerle creer al jefe de Gobierno capitalino Marcelo Ebrard que es el ‘hombre’ para sucederlo, obviamente yendo en alianza partidista, con tal de darle en la torre a López Obrador.

Dos, es obvio que estaría de acuerdo e impulsaría una  coalición de su partido con el del sol azteca para la sucesión presidencial.

Tres, la campaña estaría montada en su tema favorito, la guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado, en la que se le volverían a achacar culpas al priísmo del avance de ese flagelo, invocando al miedo –como la negra  historia del 2006  de que AMLO era un peligro para México- si la gente vota por el candidato priísta, ya que se estaría votando por un narco-Presidente. ¿Por qué?

Habría que recordar que hace poco más de dos años, en febrero de 2009, hubo una reunión en Los Pinos con las principales figuras priístas incluidos algunos gobernadores de este partido, cuya molestia había concitado una declaración de Gerardo Ruiz Mateos, entonces secretario de Economía –hoy jefe de la Oficina de la Presidencia– quien aparentemente había dicho lo que parecía una ocurrencia: que el próximo mandatario del país podría ser un narco-Presidente.

La entonces dirigencia del PRI, los gobernadores y los coordinadores parlamentarios sintieron que esa alusión era a propósito de lo que desde entonces se venía diciendo por parte del priísmo, de que ese partido sacaría al PAN de Los Pinos en el 2012 si ganaba las elecciones intermedias del 2009, como fue. La cúpula priísta pidió reunirse con Calderón para saber qué onda con esa declaración del funcionario que había hecho durante un viaje  a París. Cuál fue su sopresa que el mandatario panista les confirmó que sí, que lo dicho por Ruiz Mateos él lo sustentaba y lo suscribía.

Fue un viernes. Y el tono de la reunión subió cuando Calderón les dijo, palabras más, palabras menos, que si seguían las cosas como iban, en el 2012 estaría hablando con un narco-Presidente. Vinieron los reclamos mutuos. Los del tricolor se quejaron de que el PAN usaba como banderas la inseguridad y la crisis económica para golpear a nivel local al priísmo. Calderón les respondió que tenía datos concretos de que había falta de compromiso de ciertos gobernadores con el combate al crimen organizado. La larga reunión acabó como el Rosario de Amozoc. Luego de eso fue cuando Calderón aprobó las alianzas del PAN con el PRD para las elecciones del 2010 y el 2011. Y se da por hecho que también para el 2012.

Como sea, lo dicho por Calderón el sábado pasado abrió la Caja de PANdora. Y no sólo por lo que dijo, sino por lo que hay atrás como propósitos para el 2012, cuya campaña está al punto de turrón y, por lo que se ve, será ‘rápida y furiosa’ contra el PRI y su candidato para la sucesión presidencial. Al parecer ha sido concebida por el mismo ‘creativo’ que le inventó en 2006 a López Obrador el cuento chino de que era un peligro para México. ¿Ahora el cuento sería que votar por un priísta será votar por un narco-Presidente? Son capaces. Porque la guerra por la sucesión será a morir.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.