“Los Caballeros Templarios”

PAULINO CÁRDENAS

Mes y medio después que el grupo delictivo “La Familia” había anunciado su desaparición y que de hecho a partir de entonces habían disminuido sus actividades en Michoacán, ayer por la mañana aparecieron mantas por todos lados en Morelia y Apatzingán en las que se daba a conocer el nacimiento de un nuevo cártel denominado “Los Caballeros Templarios”. En las mantas de la nueva organización delictiva se leía: “A partir de hoy, se seguirá brindando el servicio de protección para evitar que otros grupos penetren al territorio michoacano”.

Algunos de estos letreros, que de inmediato fueron retirados por las autoridades policiales, según da cuenta una nota de la agencia Apro, habían sido instalados sobre los puentes peatonales de la salida a Pátzcuaro, a Quiroga, Libramiento Norte  y frente a la Ciudad Universitaria; además, dos en Apatzingán, en la Casa de la Constitución y en la escuela preparatoria Adolfo Chávez. Esa ciudad de la Tierra Caliente es cuna de “La Familia Michoacana”. Pero también de “Los Caballeros Templarios”.

La hermana del presidente Felipe Calderón, Luisa María, aspirante a la gubernatura de Michoacán, al comentar las filtraciones de WikiLeaks publicadas sobre ese el tema del narcopoder, acababa de decir que “La Familia” parecía haber disminuido su presencia en aquel estado, y señalaba que aunque esos datos “no son muy actuales” en el sentido de que en Michoacán se asienta un “narcogobierno”, éstos siguen teniendo vigencia.

“Los que vivimos en este estado nos damos cuenta que pasan cosas, como las extorsiones, el pase controlado en algunas zonas y la presión hacia las policías”, dijo. Y sobre si existe un “narcogobierno” en el Estado a cargo de “La Familia”, la senadora no lo dio por hecho, pero reconoció que aunque “están disminuidos en su capacidad de organización, siguen presentes presionando a las autoridades en algunas zonas”.

Como sea, habría que recordar que cuando Calderón era Presidente electo, Lázaro Cárdenas Batel, entonces gobernador, pidió reunirse con él para advertirle de la existencia de la organización denominada La Familia que tenía presencia en varias zonas de su estado natal, lo que derivó más tarde en lo que se llamó Operación Michoacán contra ese cártel, el primero al que le declaraba la guerra armada apenas una semana después de haber asumido el cargo.

En aquellos días una leyenda urbana hablaba de que una vez que asumiera el cargo, el nuevo mandatario buscaría hacer prosperar a Michoacán entre otras medidas con un ambicioso programa de infraestructura energética, con proyectos para la construcción y operación de centrales termoeléctricas, cuya construcción generaría empleos y cuya etapa de operación estaría iniciándose a mediados del sexenio.

Se dice que otro proyecto era el de establecer un corredor de infraestructura para llevar crudo crudo hasta la costa del Pacífico, en donde el puerto de Lázaro Cárdenas sería enclave principal para la distribución de petróleo y para la recepción de uno de sus derivados como es la gasolina que se importa de Estados Unidos.

El relato contaba que cuando apenas se iniciaban los trabajo de scouting para los primeros trazos de las posibles rutas de los poliductos y demás infraestructura para producir electricidad, quienes trabajan en una apartada zona a campo traviesa fueron abordados por un comando de encapuchados armados que descendió de un helicóptero acercándose al responsable el grupo para que le hiciera llegar un mensaje ‘al mero mero’ y que se fueran de inmediato ellos de ahí. El recado habría sido: “En Michoacán no se hace nada sin nuestro permiso”. En diciembre de 2006 se implementó la Operación Michoacán militarizada.

Cierta o no esa leyenda, el caso es que Michoacán no termina de ser todo un reto para el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, a menos de dos años que termine el sexenio y a más de cuatro de haberle declarado la guerra a los cárteles de la droga y del crimen organizado. Más ahora con el anuncio de la aparición de “Los Caballeros Templarios”, nombre por cierto vinculado a las antiguas órdenes militares cristianas que en un inicio llevó el nombre de “Orden de los Pobres Caballeros de Cristo” y que fue fundada allá por el año 118 D.C.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.