Japón vive su Apocalipsis

PAULINO CÁRDENAS

Para los japoneses ha sido imposible después del pasado viernes encontrar un minuto de paz y de sosiego ante las imperturbables manifestaciones de la naturaleza que en una cuantas horas devastaron muchos poblados de la parte norte de ese archipiélago, a consecuencia del terremoto de  9.0 grados en la escala de Ritcher localizado en Miyagi que provocó el tsunami cuya magnitud originó el peor desastre en los anales de ese tipo de fenómenos, con los eventos pararelos de las explosiones de dos plantas nucleares proveedoras de energía eléctrica cuya fuga de radioactividad tiene en ascuas a cientos de miles de familias que habitan las zonas aledañas de las centrales Tokai y Onagawa ubicadas en la provincia de Fukushima.

Más lo que todavía les espera a miles de gentes que quedaron en el total desamparo e inmersos, deudos y población en general, en un profundo dolor y quienes todavía habrán de soportar las secuelas de insalubridad que ya empieza a asomar su tétrico rostro en tan dolidas tierras, cuyos habitantes habrán de seguir sufriendo un largo peregrinar para afrontar la reconstrucción de la parte devastada de su nación que prácticamente quedó reducida a la nada en un hecho que en pleno siglo XXI hizo recordar lo que vivió Japón con las explosiones de las bombas atómicas que los norteamericanos dejaron caer en Hiroshima y Nagasaki en 1945.

En un discurso dirigido a la nación, Naoto Kan ha señalado que la situación caótica que viven los japoneses se prolongará durante varios días, ya que el suministro eléctrico tardará en restablecerse en muchas zonas e incluso podrían producirse nuevos apagones, señala una nota del periódio El País. Una de las primeras medidas del Ejecutivo ha sido autorizar a las empresas Tokyo Electric Power (propietaria de las centrales de Fukushima) y Tohoku Electric Power a efectuar cortes de electricidad de hasta tres horas de duración al día a partir de hoy.

El objetivo es garantizar así el suministro eléctrico en las zonas del noreste del país. Kan ha reconocido que la situación es “preocupante” y ha asegurado que la recuperación “no será fácil” pero que Japón la logrará como “lo ha hecho en el pasado”. Por ello, el primer ministro ha invitado a sus ciudadanos a “construir un nuevo Japón” tras “la crisis más grave desde la II Guerra Mundial”.

Al drama indescriptible que viven los japoneses –una pujante y trabajadora nación, disciplinada y con objetivos muy claros de sus gobiernos que ha sido ejemplo para otros países lo que le ha permitido a Japón colocarse en un primerísimo lugar mundial pese a lo que sufrió en 1945–, de pérdidas humanas y materiales que afectaron considerablemente a sus mundialmente famosas industrias manufactureras, se cierne sobre ellos otra maléfica amenaza: la expansión radiactiva de las plantas nucleares que fueron dañadas por el terremoto.

Las autoridades japonesas calificaron al incidente como de nivel 4 (“accidente con consecuencias de alcance local”) en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (escala INES). Sin embargo, la agencia francesa Autoridad de Seguridad Nuclear, cree que el accidente ha alcanzado ya un nivel de 5 (“accidente con consecuencias de mayor alcance”), como fue calificado el de la central estadounidense de Three Miles Island, cercana a la ciudad de Harrisburg, en 1979; o incluso 6 (“accidente importante”).

La escala INES tiene un máximo de 7 (“accidente grave”), que hasta ahora sólo ha alcanzado la catástrofe de Chernóbil (Ucrania) en 1986 y que, según los expertos, es muy diferente a la situación en Japón. Algunos especialistas consultados por El País señalaban que es normal que se haga una primera valoración prudente y ya daban por supuesto que el nivel de gravedad del accidente se elevará oficialmente en algún momento.

La catástrofe sucedida a esa pujante y avanzada nación ha pegado fuerte en la Bolsa de Japón. En la primera jornada en activo tras la catástrofe, el índice Nikkei había perdido al cierre los 10 mil puntos tras caer el 6.1 por ciento. La inyección de liquidez de su Banco Central, que ha aportado más de 61 mil millones de euros para garantizar la estabilidad financiera, no había conseguido calmar al mercado que se ha desplomado tras la tragedia. Esto ha empezado a afectar las operaciones en Wall Street que podría derivar en un efecto dominó.

Por lo pronto, el primer gran reto para los japoneses es poner orden en el caos. Si lo lograron después del irracional ataque norteamericano que dejó caer sobre Hiroshima y Nagasaki dos bombas atómicas el 6 y 9 de agosto de 1945, ahora por supuesto que también lo lograrán. El mundo entero hace votos porque así sea. Japón vive su Apocalipsis o Fin de los Tiempos, para alcanzar tiempos aún mejores. Habrán de construir, como dijo su primer ministro, “un nuevo Japón”.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.