Quieren más generales Villa

PAULINO CÁRDENAS

“Empeño mi palabra de militar y de hombre de honor en que Quintana Roo no sólo tendrá el mejor gobierno, sino la mejor policía de México”, manifestó el general retirado Carlos Bibiano Villa Castillo, al ser presentado como titular de Seguridad Pública de ese estado por el nuevo gobernador Roberto Borge Angulo. “Este es mi reto; ni violencia ni impunidad” permitirá en esa entidad caribeña. “Daré mi vida por ello” aseguró.

Ni la amenaza que presuntamente le hiciera cártel de los Zetas hace unos días, en el que en un cuerpo decapitado y mutilado hallado en un fraccionaiento de Cancún le dejaron un narcomensaje en que le decían que el próximo sería él, amedrentó  al controvertido general para animarse a tomar posesión de su nuevo cargo.

Al arribar Villa Castillo el pasado 24 de marzo a Chetumal custodiado por más de 30 elementos de seguridad, en su nombre su vocero Gerardo Campos López declaró a los medios: “No nos amedrenta ningún tipo de narcomantas o narcomensajes porque venimos a sumarnos a las políticas públicas de Roberto Borge”.

El general retirado  tuvo el mismo cargo de titular de Seguridad en Torreón hasta hace unas semana cuando renunció al aceptar irse a Quintana Roo. El 2 de marzo había salido salió ileso de una emboscada. Un grupo armado que viajaba en cinco camionetas disparó más de 500 balazos contra la camioneta en que viajaba en la capital coahuilense. Salvó la vida gracias al blindaje de su unidad.

Este personaje cobró fama a raíz de una entrevista que realizó Sanjuana Martínez para La Jornada publicada el pasado 13 de marzo, en el que el militar retirado habló sobre sobre sus tareas contra el crimen organizado en Torreón. Con un singular y florido léxico fue respondiendo a las preguntas que la reportera le firmuló sobre su quehacer en el cargo que tenía.

Entre otras cosas le dijo a la periodista que si ve a un zeta ‘lo mata porque no confía en la Policía Federal Preventiva ya que sólo los detiene y los entrega al ministerio público que luego los deja libres’ para que vuelvan a lo mismo. Reiteró que él no los remitía al Ministerio Público ‘porque no hay autoridad que se avoque a investigar’ los crímenes que cometen los sicarios.

“Cuando agarro a un zeta o un chapo lo mato. ¿Para qué interrogarlo? Que le vaya a decir a San Pedro lo que hizo. El Ejército tiene seguridad e inteligencia, no necesita información”, señaló en la entrevista, a lo cual la reportera le inquirió: “Hay leyes, general. Usted decide quién debe morir o vivir… ¿no cree que eso lo decide Dios?”. A lo que el general Villa respondió: “Pues sí, pero (a Dios) hay que darle una ayudadita”.

Siguió preguntando la entrevistadora: “Si se le acerca uno de ellos para hablar…”, y el general interrumpió: “Allí mismo lo mato. Yo me lo chingo” . Y ella prosiguió: “Mata, ¿luego averigua?”. Y el militar fue implacable: “Así debe ser. Es un código de honor”.

Sin duda este seguirá siendo el método que realizará el militar en Quintana Roo al frente de la lucha contra el narco y la delincuencia organizada en esa entidad, una vez que el nuevo gobernador priísta Roberto Borge Agulo le dio posición ayer de su nuevo cargo como titular de Seguridad del estado, en la capital de aquella entidad caribeña.

El general de brigada retirado Villa Castillo es sobrino-nieto del general Francisco Villa. Su nombramiento fue apoyado por el general Guillermo Galván Galván, secretario de la Defensa Nacional, según lo reveló en Torreón el mismo descendiente del Centauro del Norte.

La conductora Carmen Aristegui retomó el tema del general Villa Castillo en su programa de radio y televisión y abrió un debate público hace unas semanas en torno a si lo que el general dice que ha hecho con los Zetas y los Chapos es lo correcto o si habría que condenarlo y enjuiciarlo por los crímenes que se supone cometió contra algunos sicarios de la droga.

Los comentarios del público fueron mayoritariamente a favor de que haya más generales Villa en el país, sobre todo en las entidades en donde las mafias han sentado sus lares. Mucha gente celebró que el general retirado sea un auténtico luchador contra el crimen organizado, por lo que no serían pocos los mexicanos  -acaso millones en todo el país- que estarían de acuerdo en su lógica de actuación.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.