Al Qaeda y Los Zetas

PAULINO CÁRDENAS

Muchos recuerdan la declaración de Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, hecha en febrero pasado en el Congreso norteamericano que respondiendo a una interpelación parlamentaria, dijo que el gobierno de su país estaría tomando previsiones para enfrentar una supuesta alianza entre el cártel mexicano de Los Zetas con Al Qaeda temiendo que juntos podrían atacar instalaciones estratégicas desde territorio mexicano, por lo que hubo protestas del gobierno y de los partidos políticos por ese lance aparentemente hipotético. Pues el tema al parecer vuelve a ser agendado en la Casa Blanca.

Más ahora que la CIA y esa organización extremista que fundó el recién asesinado líder rebelde Osama Bin Laden coincidieron en señalar que esta agrupación podría lanzar ‘una ofensiva espectacular’ contra Estados Unidos y sus aliados, como represalia por la muerte de quien era considerado su ‘querido león del islam’, abatido de un tiro en la cabeza el pasado domingo por un comando armado dirigido precisamente por la CIA norteamericana en un lugar de Pakistán, que por vía aérea atacó la casa de seguridad en donde se hallaba resguardado junto con miembros de su familia y su guardia personal, en donde murió uno de sus hijos.

Janet Napolitano había dicho, el 9 de ferbrero de este año, al comparecer ante el comité de seguridad nacional de la cámara baja, que “desde hace algún tiempo hemos pensado qué pasaría si, digamos Al Qaeda se uniera a los Zetas, uno de los carteles narcotraficantes”. Esta declaración la hizo al responder a una pregunta del representante republicano por Texas, Blake Farenthold, sobre la posibilidad de que organizaciones terroristas busquen aprovecharse de las redes empleadas por narcotraficantes que operan en México.

La declaración de la señora Napolitano en febrero causó revuelo en aquellos momentos al grado que le mereció respuestas y desmentidos de autoridades y partidos políticos mexicanos, justo cuando la violencia y el baño de sangre en el país empezaba a arreciar más de lo que ya había vivido México en varias de sus entidades de tiempo atrás. Desde entonces la violencia de los cárteles no cede y el número de muertos por la narcoguerra va en aumento, lo que preocupa a la Casa Blanca en donde temen que esa violencia cruce sus fronteras.

Se recordará también que desde septiembre pasado, Hillary Clinton, la secretaria de Estado norteamericano, había advertido que el narcotráfico mexicano estaba “metamorfoseándose” en una insurgencia que desde entonces tenía el control de algunas partes del territorio del país, como ocurrió en Colombia hace 20 años; cuando grupos insurgentes se involucraron en el trasiego de los narcóticos, según comentó.

“Esto es realmente un reto difícil, y estos cárteles de la droga ahora están mostrando más y más índices de (operación como una) insurgencia. De pronto aparece un carro bomba, lo cual nunca había ocurrido (en México)”, subrayó la Secretaria de Estado. Por ello, a raíz de la explosión de un carro bomba en Ciudad Juárez en julio de 2010, oficialmente el gobierno de Obama reconoció que en México el narcotráfico se había transformado en narcoterrorismo, pero sus funcionarios de seguridad interior se habían abstenido de hablar de narcoinsurgencia en el territorio mexicano.

Clinton no sólo habló de la transformación de los cárteles del narcotráfico en grupos insurgentes, sino que puntualizó que éstos tiene el dominio de algunas partes del país, tal y como ocurre en Colombia con el caso de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). México “está pareciéndose más y más a Colombia, hace 20 años; donde los narcotraficantes controlaban ciertas partes del país, aunque no eran partes significativas”, destacó la funcionaria.

La encargada de la política exterior norteamericana ha venido apuntando que el Gobierno de su país ‘trabaja muy duro para apoyar el gobierno de Calderón’ en mejorar la aplicación de la ley, sus sistemas de información de inteligencia y las tácticas para arrestar y enjuiciar a los narcotraficantes que arresta. Pero lo que expresó a principios de este año Janet Napolitano cuando refirió la hipotética alianza entre el cártel mexicano de Los Zetas con Al Qaeda y que juntos podrían atacar instalaciones estratégicas desde territorio mexicano, ha vuelto a cobrar vida después del asesinato de Osama Bin Laden en Pakistán.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.