ONU: fracasa narcoguerra

PAULINO CÁRDENAS

Mientras que en México sigue la cantaleta oficial de que combatiendo a los cárteles de la droga sólo con la fuerza de las armas se logrará acabar con ese flagelo que tiene en ascuas al país y que ha cobrado una descomunal cifra de muertes, dentro del país se multiplican las voces que critican esa fallida estrategia del gobierno. Incluso una encuesta señala que la percepción de muchos mexicanos creció del 30 al 58 por ciento de los que creen que el crimen organizado va ganando la guerra contra la inseguridad.

Y la ONU acaba de señalar que insistir en las políticas de combatir la violencia de los sicarios al servicio de las mafias, con más violencia, sólo llevan al fracaso, ya que la producción y el consumo de estupefacientes lejos de disminuir ha crecido, y el número de muertos por esa causa aumenta cada día –como sucede en el país en donde la brutal cifra de más de  40 mil muertos sigue aumentando–, por lo que utilizar solo  la vía armada para combatir a los capos y sus sicarios, ha resultado un fracaso para gobiernos como el nuestro.

Ese organismo mundial presentó un pormenorizado documento en el que sugiere que los gobiernos empeñados en utilizar solamente a las fuerzas armadas para acabar con las mafias, den un giro para abordar el problema y, entre varias de las propuestas que formula, está la de despenalizar y regular el uso de las drogas. Señala también que la guerra global contra las drogas ha fracasado, por las consecuencias devastadoras para individuos y sociedades donde se da esa práctica de usar la violencia contra la violencia.

La Comisión Global de Políticas sobre Drogas de la ONU, integrada por varias personalidades políticas e intelectuales con reconocimiento internacional, la cual elaboró el documento, recomienda que las acciones represivas se enfoquen sobre las organizaciones criminales violentas, pero que se lleven a cabo de manera que minen su poderío mientras se da prioridad a la reducción de la violencia y la intimidación.

Manifiesta que los esfuerzos de seguridad no deberían enfocarse a reducir los mercados de droga en sí, sino en reducir los daños de ésta sobre los individuos, las comunidades y la seguridad nacional. Asímismo, convoca a iniciar el cambio del paradigma global sobre prohibición de drogas, sustituyendo las políticas y estrategias antinarcóticos, que son “impulsadas por ideología y conveniencia política”, por políticas fiscalmente responsables y estrategias basadas en ciencia, salud, seguridad y derechos humanos.

Al sentirse aludido por ese informe de la ONU, el gobierno de Felipe Calderón no tardó en dar respuesta a través del vocero de seguridad nacional, Alejandro Poiré, quien mencionó que el reporte carece de solidez, al aseverar que en países de la región que registran altos índices de violencia, no se han instrumentado esfuerzos integrales y decididos contra la delincuencia.

Señalo que esa aseveración, “además de imprecisa, sugiere que debe permitirse la actividad delictiva y la debilidad institucional, particularmente en aquellas comunidades donde la presencia de la autoridad es fundamental para contener el delito y fortalecer el tejido social”.

En lo que sí coincide el gobierno federal, agregó, es en no criminalizar a los consumidores de droga. Aseguró que la administración calderonista está abierta a un debate integral y global sobre la regulación de las drogas. Si embargo, Calderón ya dijo que aunque hubiera debate, él no está de acuerdo en que haya regulación. ¿Luego entonces?

Mientras tanto, un grupo de empresarios señaló que la inseguridad es un factor que tiene impacto en la economía, según un sondeo que realiza mensualmente el Banco de México entre 31 grupos de análisis del sector privado, problema que creen podría limitar el ritmo de la actividad económica en México durante los próximos seis meses.

Y la Encuesta Nacional sobre la Percepción de Seguridad Ciudadana en México destacó que el 82 por ciento dice que la inseguridad es peor que la de hace dos años y uno de cada seis conoció a alguien que murió en la lucha contra el crimen organizado. Realizada por Consulta Mitofsky para el organismo México Unido contra la Delincuencia, la encuesta halló que en un solo año aumentó de 30 a 58 por ciento, el número de personas que consideran que el crimen organizado va ganando la guerra contra la inseguridad.

Al Presidente le habría causado escozor esos resultados, tan preocupado como ha estado siempre por el problema de la ‘percepción’de la sociedad sobre el combate de las fuerzas armadas militares y civiles de su gobierno contra las mafias. Al margen de los diretes como respuesta a los dichos de la ONU, se da por hecho que la narcoguerra en México ha sido un fracaso. Cada vez más voces dentro del país lo constatan.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.