La fuerza policiaco-militar

PAULINO CÁRDENAS

El jueves pasado en el Alcázar del Castillo de Chapultepec el presidente Felipe Calderón reafirmó la idea de que la temática de la campaña del PAN con miras al 2012 será la inseguridad. Sólo habría de vestirla con una frase pegadora como aquella de ‘hoy, hoy, hoy’, del ex presidente Vicente Fox, y continuar la estrategia de seguir aflojando a los priístas que tengan expedientes ‘negros’ para exhibirlos públicamente. Esto parece ser parte del esquema integral en su intención con miras a retener por tercera ocasión el mando del panismo a nivel federal cuando concluya su periodo. El reto es cómo vender la fuerza policiaco-militar como salvadora de la Patria y escoger quién la vendería.

Si el mandatario está dipuesto a montar la campaña sobre ese tema ciertamente cruento e intrincado, estaría aceptando el reto de la enorme dificultad que significará convencer a los mexicanos de las ‘bondades’ de la narcoguerra, lo que, como dirían los jóvenes, está cañón. Pero el dilema estará en definir quién sería el comendador que  pudiera enarbolar esa bandera como candidato a la Presidencia. ¿El ‘idóneo’ sería Genaro García Luna considerado por muchos el comandante en jefe de facto de la narcoguerra? Porque ni el general Guillermo Galván Galván, ni el almirante Mariano Francisco Sáynez Mendoza, por razones distintas, estarían en tal disposición. Quien más influye es el titular de la SSP federal.

¿O acaso estará pensando en que la designación pudiera recaer en un candidato ‘independiente’ y por eso apura al Legislativo para que apruebe ya la reforma política en un periodo extraordinario que empuja para que se celebre el secretario de Gobernación? ¿De ser así quién sería ese ‘independiente’? Porque queda claro que para ese escabroso tema de la inseguridad no funcionarían ni Ernesto Cordero, ni Alonso Lujambio, ni Josefina Vázquez Mota, ni Santiago Creel. Javier Lozano menos; él le declararía la guerra al mundo.

En donde no hay ninguna duda es que el primer objetivo es seguir debilitando al PRI –que es el partido más adelantado para sacar al PAN de Los Pinos– exhibiendo públicamente a uno que otro priísta que pudiera estar ligado con presuntas actividades ilícitas, como quiso ser el fallido caso de Jorge Hank Rohn del que, según el Presidente y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, nada sabía, ni tampoco su procuradora federal Marisela Morales. Malo que les pasara de noche ese asunto.

El turno del balconeo ahora es de los hermanos Moreira, Humberto y Rubén, presidente del PRI y candidato a suceder a su hermano como gobernador de Coahuila respectivamente, a quienes el PAN los está exhibiendo en un video de casi 8 minutos subido en YouTube bajo el título “El rostro oculto de la corrupción”, cuya pretensión en este caso lleva doble propósito, a ver si no resulta también otra pifia como la del ex alcalde de Tijuana, quien quiere ser gobernador de Baja California, lo mismo que se dice del secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora.

Aunque de más bajo perfil mediático estuvo en medio el caso de otro ex priísta, Pablo Salazar Mendiguchía, ex gobernador de Chiapas y ex mediador en el conflicto con el EZLN de enero de 1994,  acusado de un supuesto desvío de recursos públicos por 104 millones de pesos. Y en ‘stand by’ sigue Ulises Ruiz, ex gobernador de Oaxaca.

Y otro que vuelve a reaparecer en la lista de ‘probables’ es Arturo Montiel Rojas, ex gobernador del estado de México y quien fuera precandidato a la Presidencia allá por 2005, e impulsor de la carrera del actual mandatario mexiquense, Enrique Peña Nieto, quien es el objetivo central de ese golpeteo político porque encabeza las preferencias en todas las encuestas para suceder a Calderón en Los Pinos.

Como sea, llamó la atención que casi al final de su intervención en el foro del Alcázar del Castillo de Chapultepec, después del manoteo, del tamborileo en la mesa y de regañar a Sicilia, Calderón empezara a moderar su beligerante discurso, enderezándolo hacia otro más conciliador. Tuvo hasta el gesto de acercarse con doña María, abnegada madre de cuatro hijos que perdieron la vida a consecuencia de esa inútil guerra. Se levantó y fue hasta su lugar para abrazarla y brindarle palabras de consuelo. Pareció un gesto auténtico.

Y a través de su cuenta de Twitter envió no menos de treinta mensajes de consolación y aliento a quienes han sufrido la pérdida de sus seres queridos también por esa cruenta guerra. ¿Por qué de pronto le surgió lo humanista? ¿Acaso lo cambió el escapulario que le colocó el poeta alrededor del cuello? ¿O es una señal de cómo quiere que sea la campaña del PAN para la sucesión? De cualquier modo, habrá que estar pendiente para ver a quién unge como el verdadero candidato para la encomienda de poder venderle a los mexicanos la idea de que la fuerza policiaco-militar será la salvadora de la Patria.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.