El mensaje, para Peña

PAULINO CÁRDENAS

La larguísima conferencia de prensa que ofreció el miércoles la maestra Elba Esther Gordillo, en la que balconeó al presidente Felipe Calderón sobre la ayuda que le dio para que ganara las elecciones del 2006, fue para poner a subasta sus buenos oficios corporativistas del gremio magisterial que maneja, pero cuyo mensaje tenía un obvio destinatario. Fue claro el ‘Te lo digo Juan para que los entiendas Peña’.

La ayuda que le dio al mandatario panista se entendió como un despecho, al explicar a su modo que no había de otra, ya que no le daría el apoyo al Partido Revolucionarios Institucional que la acababa de echar de sus filas por el pleito frontal que tuvo con Roberto Madrazo, y menos al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, candidato de la alianza ‘Por el bien de todos’ integrada por los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Convergencia, a quien sigue odiando.

Dejó entrever su disgusto por lo que en aquellos entonces le habría prometido Calderón si ganaba la Presidencia, y que no le fue cumplido en los términos y condiciones que la maestra habría querido, ya que ella evidentemente pretendía un mayor número de posiciones de poder y de mando en el llamado ‘gabinete legal’, y no en posiciones directivas ‘segundonas’ en instituciones dependientes del gobierno.

A la maestra se le atribuyen muchos encuentros y desencuentros que suceden en la vida  política del país; uno de los últimos más sonados fue el ‘destape’ que hizo de Humberto Moreira como líder del PRI y el apoyo a su hermano Rubén Moreira para sucederlo en la gubernatura de Coahuila en las elecciones a celebarse este domingo en aquella entidad. A útimas fechas la presencia de la maestra en los medios había sido más bien de bajo perfil.

Pero esta vez calculó fríamente el ‘timing’ y en ‘su’ tianguis –que decidió abrirlo al público–, puso en la mesa de las subastas su plan de ayuda corporativista para ofertarlo aparentemente al mejor postor, pero cuyo atisbo lo dirigía donde asomaba la silueta de un copete bien peinado; lo hizo justo antes de que se celebren las elecciones para gobernador del domingo próximo en varios estados pero donde los reflectores estarán puestos principalmente en los comicios que habrá en la entidad que gobierna Enrique Peña Nieto.

Es sabido que hace un tiempo la maestra hizo gestiones ante el mandatario mexiquense para conseguir un predio en donde quería edificar la sede de una sección magisterial del SNTE, lo que al poco tiempo se dio a través de Eruviel Ávila, quien le donó un terreno de 3 mil metros cuadrados para construir ahí la sede de esa sección, inmbueble que luego fue inaugurado por el mandatario mexiquense.

Por ello, se dice,  se aprestó a pagar la gracia ayudando con sus huestes al candidato del gobernador priísta para garantizarle el triunfo por abrumadora mayoría en la jornada electoral de pasado mañana. Luego vendrá lo que sigue. El ‘timing’ pues, de doña Tormenta –como algunos le dicen a la maestra Gordillo–, lo calculó muy bien. Resulta evidente que a la hora buena al gobernador saliente no le quedará más que dejarse querer por la eficiente dirigente magisterial para sacar al PAN de Los Pinos.  ¿A cambio de qué posiciones? En su momento se sabrá.

 Un ejemplo de su poder de manejo en las lides electorales la dio en 2007, cuando se propuso en Baja California echarle la mano al candidato panista José Guadalupe Osuna Millán, por la alianza integrada por Nueva Alianza –el Panal creado por Elba Esther–, el Partido Encuentro Social y el PAN. Se dice que cuando el otro candidato de la alianza del PRI y el Partido Verde, el ex alcalde de Tijuana, Jorge Hank Rohn perdió, se expresó muy mal de doña Tormenta.

Conocedores del tema mexiquense afirman que Hank Rohn le ha tendido la mano a Eruviel Ávila y con más razón se la tenderá a Enrique Peña Nieto llegado el momento, que pudiera ser a partir del próximo lunes. Se dice que a ambos priístas los une el negado Grupo Atlacomulco. Y es en este caso en donde la maestra Gordillo quedará como salero. ¿Qué pasará entonces? Poco habrá que esperar para saberlo.

Por lo pronto quiso balconear a los cuatro vientos al presidente Calderón y hacer público que ya dejó a la vera de Dios a varios que habían sido sus incondicionales, especialmente a Miguel Angel Yunes ex titular del ISSSTE y Jesús Villalobos actual titular de esta dependencia, lo mismo que había sucedido con el ex director de la Lotería Nacional, Francisco Yañez, y más recientemente con el mismísimo ex dirigente del sindicato magisterial, el veracruzano Rafael Ochoa Guzmán, a quien acaba de relevar.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.