PRI borró a PAN y PRD

PAULINO CÁRDENAS

Ahora sí el PAN y el PRD tendrán que decidirse a hacer una alianza ‘contranatura’ o de plano resignarse a perder en las elecciones del año venidero cuando la gente salga a votar en todo el país por el relevo en Los Pinos, en donde el PRI tendrá todas las de ganar para instalarse en la cúpula del poder federal después de 12 años de ausencia. Ayer, el arrollador triunfo de Eruviel Ávila Villegas fue la primera señal, quien como candidato del PRI, Partido Verde y Nueva Alianza, le allanó el camino a Enrique Peña Nieto para enfilarse hacia la conquista de la Presidencia de la República el año próximo. Sólo algo inesperado podría evitarlo.

Los otros dos triunfos que se le atribuyen al Revolucionario Institucional en alianza con otros partidos son las gubernaturas de Coahuila correspondiente a Rubén Moreira Valdés, en Coahuila, y la de Nayarit cuyo candidato fue Roberto Sandoval Castañeda. En Hidalgo hubo elecciones de 84 alcaldes, en donde también los candidatos del partido tricolor llevaban la delantera numérica con respecto a sus oponentes. Pese al mal tiempo que venía prevaleciendo en los días anteriores a la jornada electoral y las lluvias que se presentaron ayer en algunos de los estados donde hubo elecciones, la gente salió a emitir su voto.

Hubo, como era de esperarse, los reclamos de chanchullos, coacción del voto, retención indebida de credenciales, condicionamiento del voto y las trampas y triquiñuelas de siempre. La recepción de estas quejas fueron ante los Institutos Electorales de cada estado, el Tribunal Electoral, y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) dependiente de la PGR. Habrá de calificarse cada tipo de queja para saber a qué instancia se canaliza. En tanto las contancias de mayoría se estarían otorgando el domingo próximo.

La jornada electoral que más atrajo la atención fue la del estado de México. Las lluvias que a ratos cesaba no evitó que la gente saliera a votar en los 125 municipios de esa entidad federativa, en donde a pesar de que tuvieron que ser reubicadas 172 casillas por las efectaciones de las inundaciones y el desbordamiento del río Los Remedios que afectaron diversas zonas de Neza y Ecatepec, aunque  hubo el abstencionismo de siempre, se calcula que se animó a votar en alrededor de 15 mil casillas, más del 49 por ciento del total del padrón electoral estimado en alrededor de 10 millones y medio de ciudadanos registrados.

Y lo que era de esperarse, desde anoche mismo empezaron a manifestar sus reclamos los perredistas y panistas arguyendo que hubo los tradicionales chanchullos, trampas y triquiñuelas basada en la cantidad de propaganda priísta desplegada a lo largo de la campaña que habría representado un oneroso gasto de recursos mucho más allá de lo permitido por las autoridades electorales y que habría sido una elección de Estado. Como sea y mientras del escándalo mediático pasa el asunto a los tribunales electorales por las impugnaciones, resulta indudable que Eruviel le abrió brecha a Peña Nieto.

Otro tema que será impugnado es el desmesurado gasto que los partidos realizaron en estas elecciones a favor de sus candidatos, en donde la mayor parte se le atribuyó al ex alcalde de Ecatepec. Según cálculo de especialistas se habrían erogado en total una cifra cercana a los 4 mil millones de pesos, que incluirían los presupuestos de los órganos electorales, los gastos hechos por los partidos en propaganda y en actividades proselitistas, y si se contabiliza la emisión de 280 mil espots que se difundieron en tiempos del Estado.

Al margen de las anunciadas protestas de los partidos perdedores y sus dirigencias, ahora las miradas estarán puestas en el aún gobernador mexiquense, quien dentro de su partido en su gran mayoría están con él para proyectarlo como su candidato a la Presidencia de la República, una vez que la cúpula priísta decida los tiempos y el modo de elegir al abanderado de se partido para las elecciones del 2012, cuando los ciudadanos de todo el país elijan al sucesor de Felipe Calderón.

En mayo pasado, el líder del PRI nacional, Humberto Moreira, había declarado que a finales de este año o principios del próximo se llevaría a cabo la selección de abanderado del partido tricolor para la sucesión presidencial. Dijo que ante todo habría que trabajar por la unidad. Respecto a que si el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, sería el candidato del PRI a la primera magistratura del país, Moreira evadió: ‘Las selecciones serán al final de este año, la elección de candidato es a inicios del año próximo’. Anoche ya no tuvo la menor duda de quién será el candidato.

La pregunta que ahora surge es que si hubiera un ‘engendro’ de  alianza PAN-PRD para el 2012, ¿quién sería el candidato?

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.