¿Pudiera no ser militante?

PAULINO CÁRDENAS 

Hace unos meses, el pasado 5 de marzo, el Ejecutivo federal panista había echado el buscapiés: durante el congreso de su partido pidió a la cúpula y a todos los militantes de Acción Nacional buscar al “mejor prospecto” para candidato a la Presidencia, “sea militante o no” del blanquiazul. Todos lo miraron con cara de ¿what? De inmediato el dirigente panista, Gustavo Madero, al día siguiente de esa declaración, le quiso enmendar la plana a Felipe Calderón al asegurar que el candidato a la Presidencia de la República en el 2012 sería panista.

“El candidato a la Presidencia va a ser panista”, aunque “no podemos nunca decir que no estamos abiertos a los ciudadanos; algunos podrán expresar su interés, pero lo veo poco probable”, dijo Madero. Al margen de eso, muchos quisieran saber quiénes estarían formando parte de los ‘no militantes’ del albiazul que pudieran entrar en la terrna para ser el abanderado de Acción Nacional para ‘la grande’. ¿Quiénes podrían ser los prospectos si así lo decide quien lleva de facto las riendas de ese partido? Al principio había surgido el nombre del doctor Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la UNAM.

También se pensó que uno que podría lanzarse es el aspirante ciudadano, el ex canciller Jorge Castañeda quien fue militante del Partido Comunista. Para algunos llegó a sonar también el ex secretario de Gobernación quien renunció al PAN cuando ocupaba ese cargo, Fernando Gómez Mont, quien se autodescartó por un añejo problema con el que tiene que luchar las 24 horas del día. Hay quienes por sus pistolas apuntaron a personajes hoy de la vida pública, como el empresario Alejandro Martí, doña Isabel Miranda de Wallace y últimamente hasta el poeta Javier Sicilia.

Pero un personaje que se frota las manos porque considera en su imaginaria que podría llegar a ser el abanderado ‘no panista’  y que gustoso iría en coalición si es el ungido –aunque poco antes de las recientes elecciones había dicho que él no estaría de acuerdo con una alianza PAN-PRD para el 2012–, se dice que es el jefe de gobierno capitalino Marcelo Ebrard Casaubón, quien no sólo pretende ser el abanderado de las izquierdas más allá de lo que diga o deje de decir Andrés Manuel López Obrador. Quienes lo conocen dicen que empieza a soñar con esa posibilidad.

A principios de marzo, recién que ’destapó’ a Alejandro Encinas, Ebrard se manifestó a favor de que hubiera una coalición para el estado de Méxco. Se desisitió cuando Andrés Manuel López Obrador dijo que no. Luego se declaró en contra de ir en alianza entre su partido y los panistas para las elecciones del año próximo. Consideró que para 2012 era importante que la izquierda vaya junta. Dijo que no estaría de acuerdo en ir en alguna alianza con el PAN. Entrevistado al término de la entrega de 546 viviendas sustentables en la delegación Azcapotzalco señaló que por ningún motivo aceptaría alguna alianza con el PAN para la contienda de 2012; “por lo menos yo no estaría de acuerdo”.

Y hace unos días, el pasado martes 12 de julio, en una reunión con abogados, el mandatario local dijo: “Me parece que a partir de 2012 y en años sucesivos los gobiernos van a tener que ser gobiernos de coalición”. Y luego de exhortar a los profesionales del Derecho a participar en una reforma más ambiciosa sobre cómo están organizadas las instituciones en el país, el mandatario local se refirió a una posible alianza PAN-PRD en la elección presidencial del próximo año.

Se dice que prepara el terreno para ir ‘mano’ como candidato de las izquierdas y luego ‘pensaría’ en la posibilidad de jugarla con el PAN como candidato ‘no panista’ como sugería Calderón en marzo. Por lo pronto sigue pregonando que sería un desastre si la izquierda llega al 2012 con dos candidatos. Hasta pintó su raya con Elba Esther Gordillo. ¿Algún juego está ya armado y fue eso que le estrechó por primera vez la mano a Calderón hace poco, después de que no quería ni dirigirle la mirada, y que todo habría empezado a cambiar después de que se vieron en Davós?

No es de dudarse que Felipe Calderón, con tan pobres aspirantes que tiene Acción Nacional –se habla que al final quedarán Ernesto Cordero, Santiago Creel y Josefina Vázquez Mota–, con la fuerza que le da ser el primer panista del país y con el mando de facto de su partido, instará a los suyos a revivir lo que había expresado aquel 5 de marzo de buscar de plano al “mejor prospecto” para candidato del PAN a la Presidencia, “sea militante o no” del blanquiazul. ¿O se decidiría por Manuel Espino que también quiere?

 pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.