Al Qaeda, EU y la ricina

PAULINO CÁRDENAS

Una innovadora forma de agresión contra Estados Unidos parece estar a punto de encontrarla la organización terrorista Al Qaeda, para vengar la muerte de Osama Bin Laden. Se trata de una sustancia conocida como ricina, que inhalada en polvo puede provocar la muerte casi inmediata. Bajo un proceso de inodorización puede confundirse con cocaína. Podría ser introducida al mercado de consumo norteamericano y acabar con muchas vidas. La matanza sería masiva. Otra forma de envenenamiento sería rociándola como si fuera aerosol o haciéndolo explotar en bolsas en lugares públicos.

Antonio Delgado, profesor de farmacología química de la Universidad de Barcelona, refiriéndose a la ricina, aclaró a la BBC: “Se trata de una proteína que tiene unas características distintas de lo que se utiliza como purgante, el aceite de ricino. Son los restos del procesamiento de la semilla durante la producción del aceite y se purifican a partir de procesos químicos”.

La red Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP por sus siglas en inglés) que opera en Yemen, podría haber adquirido las semillas del ricino y estar buscando producir la poderosa toxina, con miras a atacar blancos estadunidenses procesándola en laboratorios clandestinos ubicados en la provincia de Shabwa controlada por grupos insurgentes, en una de las zonas tribales yemeníes, según el diario The New York Times.

Del asunto tiene conocimiento el presidente norteamericano Barack Obama y sus asesores de seguridad desde que habría acabado con éxito el plan de exterminio contra Bin Laden, asesinado en una mansión en las afueras de la capital pakistaní de Islamabad por un comando de élite de la Marina norteamericana, el pasado 1 de mayo de este año. O quizá desde antes y por eso el operativo contra el líder terrorista.

La ricina es una toxina cuyo polvo blanquecino, extraído de la pulpa, con sólo inhalarlo llega al torrente sanguíneo y es mortal. Es posible que procesada con aleaciones que permitan potencializarla, inodorizarla y darle el ligero toque dulceacidoso de la cocaína, bien podría ser introducida al mercado de consumidores en Estados Unidos como si fuera esta droga, ya que los adictos podrían confundirla, inhalarla y causarles la muerte.

También esa toxina podría convertirse en gas el cual podría ser rociado como si fuera aerosol y provocar similares resultados mortales, si alguien lo aspira. Si el rocío cae en la piel no provoca la muerte sino una intoxicación, según científicos que han estudiado los efectos de la ricina. Si se respira, la toxina pasa al torrente sanguíneo y puede causar la muerte en cuestión de horas. Se trata de una sustancia que puede ser fatal si es inhalada, ingerida o -más peligrosamente- inyectada. Daña los órganos y provoca una combinación de insuficiencia pulmonar, hepática, renal e inmunológica.

Según el diario neoyorquino, que tuvo acceso a documentos clasificados por la inteligencia norteamericana, los servicios de contraterrorismo estadounidense indicaron que parece haber evidencias de que los terroristas tratarían de esconder lotes del veneno mortal en paquetes con pequeños explosivos, acaso para hacerlos estallar en espacios públicos cerrados como un centro comercial, un aeropuerto o en estaciones del transporte colectivo subterráneo.

De acuerdo con el Times, altos funcionarios estadounidenses aseguraron que por ahora no hay indicios de un ataque “inminente” con ricina, aunque  algunos expertos creen que el grupo terrorista anda en busca de dar con la forma de utilizar la ricina como un arma letal efectiva. Las mismas fuentes cuestionan la “utilidad” de la ricina, ya que, según explicaron, la sustancia pierde su potencia en condiciones de zonas secas y con sol, como Yemen, y, a diferencia de otros agentes nerviosos, no es fácilmente absorbido por la piel.

No obstante, los servicios de inteligencia estadounidense no descartaron ninguna posibilidad y trabajan con la hipótesis de ‘una amenaza cercana’, teniendo en cuenta que la célula yemení ha estado detrás de los últimos intentos de ataques a Estados Unidos. “La amenaza ha sido tomada en serio por este gobierno”, indicó un alto funcionario estadounidense.

Según lo que revela The New York Times, el ataque con ricina (procesada y potencializada), es el último ejemplo del deseo de los terroristas para obtener y desplegar armas no convencionales en los ataques. Se infiere que estos serían evidentemente contra Estados Unidos y acaso también contra algunos de sus aliados.

Los matapulgas dirán que esto es mera teoría de la conspiración. Pero eso es lo que parece. Y lo que parece, es. “Lo que sabemos sobre AQAP es que ellos hacen lo que dicen” dijo un alto funcionario estadounidense a The New York Times. El asunto pues, no es menor para la inteligencia norteamericana, y menos para la Casa Blanca.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.