Lo del estadio, ¿montaje?

PAULINO CÁRDENAS

La disputa entre el PRI y el PAN por los dineros para los gobiernos y municipios que los primeros quieren que la Federación aumente sus montos, en tanto los defensores del calderonismo señalan que ‘no’ porque los gobiernos priístas los malgastan, despilfarran y desvían –el comal le dijo a la olla–, es una disputa que está apenas empezando y va para largo. A partir del mes próximo el Congreso de la Unión será la principal arena de esos graves diferendos y  hostilidades que nadie sabe hasta dónde podrían llegar.

Y en medio de esa rebatiña, declaraciones, aclaraciones y revires, está el caso Coahuila en donde se acusa al ex gobernador Humberto Moreira, actual dirigente del tricolor, de haber dejado una enorme deuda de más de 32 mil millones de pesos al término de su mandato, cantidad que sería resarcida con una deuda por un monto similar que acaba de ser aprobada por el Congreso local que tiene mayoría priísta, partido que hasta hace poco dirigía su hermano Rubén, quien acaba de ganar las elecciones a gobernador de esa entidad y tomará posesión el próximo 1 de diciembre.

Como sea, el caso es que desde hace varios meses el panismo investiga a Vicente Chaires Yáñez quien fuera coordinador administrativo del CEN del PRI, por los recursos que habrían sido supuestamente desviados del erario coahuilense para destinarlos a inversiones privadas. En el PAN tienen la certeza de que el actual dirigente priísta pudiera ser el beneficiario de esas supuestas transas.

El pasado 12 de junio, el periódico Reforma informó sobre el despegue de Chaires Yáñez como exitoso empresario de las telecomunicaciones y los bienes raíces que presuntamente tiene tanto en Coahuila como en Texas, logrados en el tiempo en que ocupó puestos de tercer nivel en el sexenio de Moreira como gobernador. El PAN también denunció al titular del Servicio de Administración Tributaria de Coahuila, Javier Villarreal Hernández, por la presunta realización de operaciones inmobiliarias en Coahuila y Texas, utilizando prestanombres.

Pero eso no es todo. Se asegura que para conseguir que la Federación le prestara dinero al estado para cubrir los faltantes presupuestales, hubo falsificación de documentos. Se afirma que se falsearon decretos del Congreso local y el gobierno de Moreira habría mentido a la Secretaría de Hacienda para que ésta respaldara con participaciones federales dos créditos por 3 mil millones de pesos, según consta en documentos oficiales.

El responsable de esta operación habría sido Héctor Javier Villarreal, ex secretario ejecutivo del Sistema de Administración Tributaria estatal, quien firmó los expedientes entregados a la Unidad de Coordinación de Enlace con Entidades Federativas de Hacienda.

El asunto es más que ‘oro molido’ para el panismo con miras a lo que viene en materia electoral. El gran propósito parece claro: quitar del camino –aunque sea con chanfle– al más avanzado en las preferencias para sacar al PAN de Los Pinos, el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto a cuyo gobierno, en la ruta hacia el 2012, según insistentes rumores, también le andan rascando los sabuesos del panismo en cuanto al manejo de los recursos del erario local y federal.

Es obvio que los asesores de Felipe Calderón siguen en busca de cualquier indicio que pudiera hacer quedar mal de cara a la nación al Revolucionario Institucional, sacando a la luz más ‘expedientes negros’ de algunas de sus principales figuras, para lograr debilitar al candidato inevitable que pudiera relevar a Felipe Calderón. Ahí está el caso del ex alcalde Jorge Hank Rohn que ha vuelto a ser reabierto por la PGR. Se insiste que, ‘ahora sí’, el hijo del ‘Profe’ verá su suerte por supuestos vínculos con el crimen organizado. Por vía de mientras, el caso del ex mandatario de Coahuila es un tema que Los Pinos no lo va a soltar.

Incluso hay quienes dicen que lo del encuentro a balazos entre policías y un supuesto grupo de sicarios que dizque no habría respetado un retén en los alrededores del estadio de futbol del Santos en Torreón, pudo haber sido fríamente calculado para perturbar la paz y espantar a quienes presenciaban el partido que fue suspendido por el caos que se desató entre el público, a los 40 minutos del primer tiempo.

¿Una simulación al estilo ‘El Equipo’ con un toque de realismo usando balas de verdad, sin avisarle a nadie para que el pánico fuera auténtico? Porque el gobierno calderonista  tiene a un especialista en la materia que se ha encargado de varios montajes en este sexenio en materia de seguridad para efectos mediáticos. Como haya sido, por lo pronto Coahuila y Humberto Moreira están bajo la lupa de la administración panista. El auténtico dirigente de Acción Nacional quiere hacer pomada al PRI. Y hará todo lo posible para lograrlo.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.