Calderón será ‘Tourman’

PAULINO CÁRDENAS

Si Hollywood ha hecho famosos a héroes ficticios como Superman, Batman, Terminator, Rambo, Rocky, Spiderman, Iron Man y el Capitán América entre otros, México ya tiene también a su superhéroe. Es nada más y nada menos que el presidente Felipe Calderón a quien alguien lo animó a convertirse en tourist guide o ‘Tourman’ para venir a salvar a la industria turística del país. ¿Quién más creíble que él? Ya grabó en varios destinos del país  y su debut será el próximo 23 de septiembre en el programa de televisión norteamericano The Royal Tour que conduce Peter Greenberg y produce el canal VME de la cadena CBS.

Ello, a pesar de que como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas no ha sido su mejor caracterización ya que el guión original que le dieron dista mucho de parecerse a la realidad, lo mismo que sucedió con su papel de Presidente del empleo que fracasó, lo mismo que con el rol de quien sacaría al buey de la barranca ya que en materia económica el mercado interno muestra signos de debilidad y difícilmente podrá ser un soporte para enfrentar una desaceleración o eventual recesión de la economía de Estados Unidos que parece estar a la vuelta, como presumía.

El mandatario panista decidió hacerle de guía de turistas y se animó a grabar un capítulo sobre nuestro país –México Royal Tour se llamará– en el que lleva de la mano al conductor para mostrarle algunas de nuestras bellezas naturales para traer turismo norteamericano a México. En ese capítulo por supuesto no se habla de la inseguridad que priva en el país ni muestra la otra cara de la realidad mexicana que es la pobreza y el olvido que padecen muchos mexicanos que habitan, entre otros, en los lugares que se muestran en el reportaje.

El documental, patrocinado por la Fundación Cuervo muestra a otro Felipe Calderón, quien se disfraza adecuadamente para cada toma de las distintas zonas turísticas de la república mexicana en donde aparece en el documental. Lo mismo se le ve bajando al Sótano de las Golondrinas, en San Luis Potosí, que remando en un río de la selva Lacandona o recorriendo en una tirolesa la zona ecológica Los Veranos, Chichén Itza y Teotihuacan, algunos de los lugares que decidió promover.

En el promocional se le ve animoso, quitado de la pena, como si en México no pasara nada, como si fuera el País de las Maravillas que tanto pregonan en sus discursos él y sus subordinados. Es obvio que compró la idea de ser actor principal de un promocional turísitico sobre México, para tratar de cambiar la ‘percepción’ que se tiene en el extranjero, especialmente en Estados Unidos, de que México está copado por la inseguridad, la violencia y un indignante cúmulo de miles de muertos, ejecutados, torturados, decapitados y enterrados en fosas clandestinas.

Por supuesto que en el capítulo sobre las maravillas naturales que tiene nuestro país, Calderón no habla de las negativas consecuencias que lleva la guerra que él mismo le declaró a los capos de la droga y a las mafias del crimen organizado desde su llegada al cargo como Presidente de la República. De eso, ni una palabra. Lo mismo hace mutis de las desigualdades sociales que privan en el país por la ausencia de políticas sociales eficientes. En ese México del documental no existen estos problemas.

Se trata pues de mostrar la cara bonita del país –que por supuesto la tiene–, dejando en el olvido aquel pasaje de cuando él decretó la alerta sanitaria por el virus de la influenza porcina y, sin pensar en sus consecuencias dio la voz de alarma al mundo, lo que causó un grave daño a la industria turística mexicana, cuando en realidad el brote no tenía la dimensión de gravedad que se afirmaba.

En esa ocasión, muchos países de la comunidad internacional aislaron a México después que Calderón anunció al mundo aquel 23 de abril de 2009 la presencia del virus de la influenza porcina que luego cambió de nombre y quedó como virus de la influenza estacional AH1N1. En cuestión de días la capital y la mayoría de los estados de la República quedaron prácticamente paralizados por la suspensión de actividades. La industria turística fue la más golpeada por ese anuncio que aisló a México del resto del mundo.

El promocional que saldrá a la luz pública con Felipe Calderón como guía de turistas, pretende revertir también el efecto de las advertencias de viaje que constantemente hace el Departamento de Estado norteamericano para que no vengan a México sus conciudadanos, por la inocultable violencia y peligrosidad que priva en nuestro país. Es cierto que muchos extranjeros viajan a México sin tener incidentes, pero los riesgos no pueden ser ignorados. A eso debería avocarse en la realidad, no en la ficción.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.