Se desatan rumores

PAULINO CÁRDENAS

Mientras el gobierno se instaló en el discurso de ‘suma todo’ o entonces nada, pidiendo ‘cerra filas’ en torno a la lucha contra el crimen organizado y ofreciendo condolencias a los deudos de las víctimas del acto delictivo en Monterrey a donde asistió Felipe Calderón y colocó una ofrenda en el sitio que atacaron los capos, rumores de diversa índole empezaron a circular después del atentado terrorista del pasado jueves en Monterrey, incluso reconocido así por el propio mandatario panista.

Luego del criminal acto –que dejó un saldo de 53 muertos y no 52, porque una mujer que murió en el lugar de la tragedia tenía ocho meses de embarazo–, se han desatado muchas especulaciones, acaso producto no sólo del dolor de los deudos y amigos de quienes fallecieron asfixiados y quemados en el casino de la muerte, sino del coraje, la indignación y la rabia de la sociedad que ve con impotencia el avance de los cárteles de la droga y el crimen organizado, que el gobierno calderonista no ha sido capaz de contener después de más de cuatro años y medio de infructuosos intentos.

Uno de esos rumores habla de que si acaso un brazo armado del cártel consentido le estará haciendo el favor al gobierno para crear el clima de miedo y terror necesarios en todos los sectores de la sociedad, para que surta efecto el discurso oficialista y desesperado de ‘cerrar filas’ en torno a la guerra que emprendió Calderón contra las mafias. Esto en virtud de que el tiempo sexenal se acaba y antes habría que repartir culpas de los negativos resultados que tendrá esa lucha en el recuento final que no tarda en empezar a hacerse.

Otro hace énfasis en por qué el aparente fracaso del búnker de inteligencia que venía presumiendo el jefe del Ejecutivo federal como lo máximo en tecnología de punta y que era el CTU de Jack Bauer mexicano, que maneja la Secretaría de Seguridad Pública federal pero que no ha dado los resultados esperados en materia de espionaje para saber los movimientos y planes de las mafias y que sólo sirvió de fondo a la malograda y costosa serie televisiva ‘El Equipo’ que pretendía exaltar los esfuerzos de la SSP federal.

Ese búnker parece que no trabaja en coordinación con otras instancias de espionaje como el Cisen, dependiente de la Secretaría de Gobernación; las de la Defensa Nacional, la Marina-Armada de México  y menos con las de los gobiernos de los estados y algunos municipios, por  las serias rivalidades que existen entre sus titulares y el asesor bélico consentido del Presidente quien tiene fama de querer mandar a todos incluídos los secretarios y generales y mandos de grado de las Fuerzas Armadas, y aquellos no se dejan.

Otra versión, acaso la más preocupante, aunque también la más audaz, señala que ante el hecho de que el tiempo sexenal se está extinguiendo y los resultados de la guerra han sido más bien decepcionantes, se busca crear de manera deliberada un ambiente de miedo social y que ese ambiente pudiera ser utilizado no sólo para darle el voto de confianza al gobierno para unirse a su lucha, sino para ir más allá y simular un golpe de Estado que no sería propiamente por parte de las fuerzas militares activas, con miras a crear, junto con otros eventos criminales, un clima de Estado de emergencia que, dicen los rumorólogos, buscaría suspender las elecciones del 2012.

Esas leyendas urbanas, algunas si se quiere inverosímiles, empezaron a circular, primero a raíz de los sucesos acaecidos en los alrededores del estadio de futbol de Torreón, y con más énfasis después del atentado terrorista en Monterrey. Incluso los mexicanos escucharon con cierta reticencia el discurso presidencial del pasado viernes, que pide a todos los sectores de la población ‘cerra filas’ en torno al gobierno en la lucha que lleva a cabo contra el crimen organizado. Menos le creyeron al vocero de la narcoguerra Alejandro Poiré cuando afirmó que el acto narcoterrorista no quedará impune, que se hará justicia y que los criminales pagarán su criminal acto.

Pese a la fuerte crítica que el mandatario panista les lanzó el viernes pasado a pueblo, Congreso y gobierno norteamericanos acusándolos de ser causantes directos y primarios de lo que sucede en nuestro país con las mafias del narco, Washington podría dar la orden tajante de ‘asistir’ de manera frontal al gobierno de Calderón en esa lucha contra los cárteles de la droga y el crimen organizado, decisión que éste tendría que aceptar por aquello de la Iniciativa Mérida. Al margen de los rumores, por lo pronto la gente en todo el país se pregunta: ¿Qué sigue después de lo del Casino Royale?

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.