Inseguridad, tema central

PAULINO CÁRDENAS 

El tema central del quinto informe de gobierno de Felipe Calderón será sin duda el de la inseguridad que priva en el país  y la lucha contra las mafias organizadas que operan en México y la ‘estrategia’ para su combate que no quiere modificar ni adecuar, pese a los desastrosos resultados que ha tenido esa guerra contra las mafias, con más de 50 mil muertos en su haber hasta ahora, que rebasa las cifras de víctimas mortales de cualquier guerra de la última década en el Oriente Medio o del Norte de África, e incluso de todas ellas juntas. Y eso en menos de cinco años.

Seguramente el Presidente pretenderá exalatar los ‘exitosos’ golpes que se han dado a los cárteles, pese los incontables hechos de sangre sucedidos en el país y el lamentable suceso del casino de la muerte en Monterrey, cuyo atentado de corte terrorista vino a significar un peligroso quiebre en esa lucha que ha puesto en jaque al Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, al propio gobernador de Nuevo León y que ha indignado a todos los mexicanos.

Respecto a esa guerra inútil contra las mafias –inútil por los pobrísimos resultados y tantísimas muertes que ha dejado–, nadie se explica cómo, con tantísimo dinero que se le ha inyectado a esa aventura bélica olvidándose de otras prioridades que requiere la nación, esa guerra la va perdiendo y por supuesto que nadie cree el discurso oficialista de que la va ganando el gobierno. Para nada. Nada ha cambiado, nada ha mejorado, la inseguridad sigue, todo empeora. No hay lógica.

El mandatario panista aprovechará el viaje, si no hoy, mañana en el Museo de Antropología durante su ‘mensaje a la nación’ –al que ha convocado a representantes de todos los sectores sociales, económicos y políticos e incluso académicos, intelectuales y eclesiásticos–, para volver a hacer un llamado a ‘la unidad’ y que todos se sumen a su fallida lucha contra el crimen organizado y los traficantes de drogas que siguen amenazando la estabilidad del paí porque, por diversas causas, las fuerzas gubernamentales armadas no han podido someter a los criminales en los casi cinco años que lleva.

Los más de 50 mil muertos que ha cobrado esa infame guerra y el golpeteo cotidiano de los sicarios al servicio de los grupos criminales contra todo lo que se interponga en su afán de dominio  y extorsión, cometiendo los más atroces crímenes de lesa humanidad como el sucedido en la capital de Nuevo León, son explicaciones que los mexicanos querrán escuchar en el quinto informe de gobierno de Felipe Calderón.

Como es sabido esa guerra le fue declarada unilateralmente a los capos del crimen organizdo y de las drogas por el jefe del Ejecutivo, en su calidad de Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, sin consultarle a nadie ni medir las consecuencias y nocivos alcances que podría traer para el país, sólo porque alguien le vendió la idea y él la compró, de que con eso podría legitimarse ante la nación como medida para restañar la indignación de aquellos que no votaron por él en el 2006 y que se sintieron robados a la hora del conteo de votos.

Haciéndole más caso a sus asesores bélicos que lo metieron en un berenjenal del que difícilmente podrá salir en lo que resta del sexenio, que a las voces de gente reconocida internacionalmente especializada en materia de crimen organizado, mafias, terrorismo y derechos humanos que le advertían del riesgo de poner en las calles al Ejército a hacer tareas que no le corresponden, el mandatario panista está hoy en el peor de los mundos.

Y para colmo, ahora resulta que esa guerra se la quieren endilgar a todos los mexicanos a quienes ni siquiera se les tomó en cuenta para nada, como ha sucedido con los demás rubros de la economía y programas sociales, cuyos resultados también han dejado muchísimo qué desear. Los mexicanos están hasta la madre de mentiras y de que se les quiera ver la cara de imbéciles, mientras  las mafias y sus sicarios siguen actuando a sus anchas.

¿Qué va a decir Calderón a los mexicanos en su quinto informe? ¿Qué México se le está yendo de las manos o casi? Lo que se dice es que el Presidente se halla en un dramático callejón sin salida. Y los mexicanos lo están viendo. Y lo que se ve, no se juzga.

pacardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.