Noroña los trae fintos

PAULINO CARDENAS

Así como el presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Alejandro Luna Ramos, ve natural que las elecciones sean belicosas, no debe sorpender entonces que en el Congreso las discusiones deban ser como las realiza el diputado del PT Gerardo Fernández Noroña, con su personal estilo beligerante e irreverente quien le pone sabor al caldo a las aburridas y desangeladas sesiones en San Lázaro. Entre sus ‘clientes’ preferidos para las acaloradas discusiones están los miembros del gabinete de Felipe Calderón, a cuyo gobierno califica de ‘espurio e ilegítimo’ siguiendo la pauta de su jefe político Andrés Manuel López Obrador.

En las sesiones de San Lázaro cada vez que puede el legislador petista hace su show contra el que se le ocurre, sea legislador de otro partido o mejor si es un miembro del gabinete calderonista como ha sucedido a últimas fechas con los que han comparecido en el pleno para cumplir con el anacrónico rito de la glosa del informe presidencial. Ni la máxima autoridad del recinto legislativo se ha salvado de regaños, reclamos o abiertos insultos por parte del diputado petista. A todo mundo le dice el huevo y quien lo puso.

El legislador ha pasado a la báscula con sus severos y agresivos escrutinios verbales, entre otros muchos, al secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna que es uno de sus preferidos, junto con el secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón. Pero lo mismo le sucedió al ex secretario de Hacienda y hoy aspirante a la candidatura de su partido, Ernesto Cordero, así como al ex secretario de Comunicaciones y ex diretor del IMSS, Juan Molinar Horcasitas. A todos les ha dicho hasta de lo que se van a morir.

Otro que le ha tocado ‘baño’ ha sido el jefe de gobiero capitalino y suspirante presidencial, Marcelo Ebrard, a quien le reprocha que busca replicar en el Distrito Federal ‘políticas de derecha del gobierno federal’, como la privatización del agua, la construcción de la Supervía Poniente y los operativos policiacos bajo el esquema de una Policía única y quien ha pretendido constituir la ciudad de México en el estado 32 de la república. Las críticas a Ebrard es porque el diputado petista es un convencido de que quien debe enarbolar la bandera de las izquierdas para el 2012 es Andrés Manuel López Obrador.

Pero el show más notable fue el que protagonizó el pasado 3 de febrero, al mostrar la famosa manta en el Congreso en la que aparecía el jefe del Ejecutivo en ella con el rostro descompuesto, en la que sugería que Calderón tendría un problema de alcoholismo. Eso desató un linchamiento mediático contra el diputado michoacano. La conductora Carmen Aristegui fue de las pocas que no se arredró como la mayoría de los medios y por haber planteado al día siguiente que la Presidencia tenía la oportunidad de aclarar si eran ciertas o no las versiones sobre el supuesto problema de Felipe Calderón, fue despedida por la empresa MVS, aunque a los pocos días regresó.

En 1995 Fernández Noroña empezó a ganar fama a través de la Asamblea Ciudadana en Defensa de los Deudores de la Banca, organización que creó para defender a quienes debido a la crisis económica sufrida por los mexicanos que habían visto multiplicarse sus deudas por los criminales cobros de la banca a raíz del ‘error de diciembre’ del 94 cometido por Ernesto Zedillo según Carlos Salinas de Gortari. Incluso estuvo en la cárcel pero salió enseguida por gestiones de Andrés Manuel que entonces era líder del PRD.

En 2004 fue nombrado Secretario de Comunicación del Comité Ejecutivo Nacional del partido del sol azteca que encabezaba Leonel Cota Montaño. Ese cargo lo colocó en el escenario político nacional. Durante el conflicto postelectoral del 2006 se hizo famoso por sus protestas contra el fraude electoral denunciado por su partido y su candidato Andrés Manuel López Obrador, en lugares en donde se encontraba el entonces presidente Vicente Fox y más tarde Felipe Calderón.

Por este tipo de acciones es identificado como una de las más radicales gentes de izquierda, contrario a aquellos perredistas que han estado dispuestos a algún tipo de negociación política con el gobierno, como los de la corriente denominada Nueva Izquierda, a cuya dirigencia de los lamados ‘Chuchos’ el diputado michoacano no puede ver ni en pintura. Todavía se recuerdan los desencuentros que tuvo con Ruth Zavaleta cuando era líder la Cámara de Diputados, a quien acusó de traicionar al PRD.

Sus exhibiciones más recientes fueron esta semana cuando se le fue encima al secretario de Trabajo, Javier Lozano, a quien le sacó groseramente sus trapitos al sol. También se agarró del moco con el diputado panista Leoncio Alfonso Morán Sánchez en la sesión del pasado martes. Ciertamente Fernández Noroña no es ninguna monedita de oro, pero de que dice sus verdades, las dice, aunque sea a su muy personal estilo, como muy pocos se atreven a hacerlo en el Congreso.

pcardenascruz@yahoo.com.mx  

Anuncios

Los comentarios están cerrados.