Helicopterazo, ¿un aviso?

PAULINO CÁRDENAS

En medio de la suspicacia popular por la rebatiña verbal que se ha empezado a dar entre los pretensos aspirantes para lograr ser abanderado de su partido, hay una declaración que destaca y que acaba de pronunciar el panista Ernesto Codero, quien suele decir cosas sin medir su alcance. Durante un acto proselitista realizado en Tantoyuca, Veracruz, dijo que él es la mejor opción como candidato presidencial y advirtió que quienes dicen que el PRI regresará a Los Pinos, ‘no conocen a los panistas’. ¿Qué quiso decir con esto el ex secretario de Hacienda?

Esa declaración la hizo a una horas de que un helicóptero oficial del estado de México se desplomara minutos después que había partido de Ciudad Neza hacia la ciudad de Toluca, provocando la muerte a dos de sus ocupantes y que muchos maliciosos interpretan como que habría sido una primera advertencia al candidato inevitable del PRI para que desista de su propósito de sacar al PAN de Los Pinos. Coincidencia o no y especulaciones al margen, lo malo es que en estos casos surge el ‘sospechosismo’ como dijera Santiago Creel.

Porque es curioso que el aparato, un helicóptero con matrícula XC-EDM, de la marca Augusta modelo 109-S casi nuevo, con un par de experimentados pilotos y cruzando la ciudad del aeropuerto de Ciudad Nezahualcóyotl hacia Toluca, siguiendo la ruta que indicaba la bitácora de vuelo, en óptimas condiciones climatológicas, de pronto la nave se viniera abajo. Un testigo ocular dijo que había visto que el helicóptero al caer venía dejando dos estelas de humo negro antes de tocar suelo. Cuando sale humo negro algo se está quemando.

Desde el mismo viernes pasado iniciaron las investigaciones correspondientes con el fin de dictaminar las causas del accidente por parte de la Dirección General de Aeronáutica Civil de la SCT. Pero como están las cosas de tensas, discutidas e insultativas en el ámbito político rumbo a las elecciones del 2012, hay gente que pudiera pensar mal sobre ese hecho que le costó la vida a dos personas y dejó heridas a otras dos.

Los muertos fueron Juan Esteban Rodríguez Ruiz, piloto, y Julio César Maturano Gómez, asistente del secretario de Desarrollo Metropolitano, Fernando Alberto García Cuevas, quien resultó lesionado, al igual que Juan Manuel Rodríguez Rivera, copiloto de la aeronave.

García Cuevas, funcionario priísta, compitió con Enrique Peña Nieto para obtener la candidatura a la gubernatura mexiquense en 2005. Este año presidió la Comisión Estatal de Procesos Internos del PRI mexiquense que recibió en marzo pasado las solicitudes de registro de quienes buscaban la candidatura de ese partido al gobierno del estado de México. Hoy es funcionario del gobierno que encabeza Eruviel Avila.

¿Por qué la gente suele pensar mal de ese tipo de eventos, como fue el del percance mortal que tuvo el entonces secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, quien iba acompañado en el jet que se vino abajo la tarde-noche del 4 de noviembre de 2008 por otro funcionario federal, José Luis Santiago Vasconcelos, quien también pereció junto con otras personas que iban en el avión, más las que alcanzó la fatalidad donde cayó el aparato en la capital del país cerca del Periférico en Las Lomas?

En ese caso porque se trataba del político más adelantado del calderonismo, el delfín del presidente Felipe Calderón y de quien todo mundo sabía que le había confiado muchos asuntos de carácter ultraconfidencial, y Santiago Vasconcelos porque tenía encomiendas bastante delicadas que echar a andar en contra de los capos de las mafias y en eso andaba cuando lo sorprendió la muerte. Éste ya había sido amenazado varias veces. Por ello, y por otras cosas que sólo conocen unos cuantos, es que pocos creen que haya sido un accidente aquel avionazo.

Todos recuerdan el caso del guanajuatense Ramón Martín Huerta quien en septiembre de 2005 falleció junto con otros funcionarios siendo secretario de Seguridad Pública federal, cuando viajaba en helicóptero e iba al penal de La Palma a realizar un acto de abanderamiento para tomar la protesta a nuevos elementos de la seguridad penitenciaria. El aparato en que viajaba se desplomó en un paraje boscoso en las inmediaciones de La Marquesa en el estado de México. Se dijo que habían sido fallas mecánicas y que eso obligó a desviarse de la ruta indicada. ¿Será?

Como sea, el hecho es que las cosas en el ámbito político andan tan encendidas y apasionadas por la disputa del poder en el 2012, que un helicopterazo llama mucho la atención, máxime si las víctimas pertenecen a cualquier partido en disputa, como fue el caso del viernes. ¿Accidente? ¿Falla mecánica? ¿Error humano? ¿Falta de pericia? Para las autoridades aeronáuticas podrá ser todo, menos un atentado. Por lo pronto el PRI encendió el botón de ‘código alerta’ y hay cierre de filas en ese partido. Sospechan que el fantasma de Colosio ronda sus espacios.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Los comentarios están cerrados.