¿La maestra lo salvará?

PAULINO CÁRDENAS

Como sea, Marcelo Ebrard sigue con su corazoncito puesto en la posibilidad de ser el abanderado de una alianza PAN-PRD para el 2012 que cada vez se ve más factibles que se pudiera dar, por como van las cosas en Acción Nacional. Y si Elba Esther Gordillo le tiene echado el ojo para apoyarlo, más a favor de esa apuesta, pero no la de la alianza de esos dos partidos con él a la cabeza, sino con Nueva Alianza de la maestra. Si pierde en las encuestas frente a López Obrador, ya se verá cómo la hábil dirigente magisterial entra al quite, lo arropa políticamente y lo hace ‘su’ candidato.

Por lo pronto ahí está como distractor el mutuo agandalle entre la planilla 22 que está a favor de Marcelo Ebrard y la 10 que está con Andrés Manuel López Obrador, propiciaron el pasado domigo el choque de trenes esperado, al quedar reventado el proceso electoral en seis entidades y el Distrito Federal principal bastión perredista, para elegir a los consejeros de ese partido, quedando suspendidas las votaciones por disturbios entre los opositores de uno y otro bando.

Nadie se soprendió por esos hechos porque ya se sabe cómo se las gastan las tribus perredistas. El mensaje quedó claro: empezó ahora sí y en serio la disputa entre ambos aspirantes a ser los abanderados del PRD para las elecciones del 2012, entre AMLO, y el ‘jeke’ de gobierno capitalino, llamado así Ebrard desde que regresó de Kuwait a donde fue en busca de inversiones para el Distrito Federal.

Los pormenores de lo sucedido el fin de semana ha sido publicado y comentado conforme los intereses de quienes están a favor de uno u otro bando, el de la corriente Izquierda Democrática Nacional (IDN) que encabezan René Bejarano y su esposa Dolores Padierna que están con AMLO,  y el de Nueva Izquierda (NI) a cargo de Jesús Valencia y Víctor Hugo Lobo cuya cabeza verdadera son los ‘Chuchos’, Jesús Ortega y Jesús Zambrano, que están subordinados a Ebrard.

Unos culpan a aquellos y aquellos a estos de lo sucedido el pasado domingo, votación que se tratará de llevar a cabo este domingo 30 donde no se pudieron hacer por diversas irregularidades y marrullerías, como fue el Distrito Federal principal bastión perredista, y en los estados de Zacatecas, Veracruz, Oaxaca y Chiapas donde se impidió la instalación de casillas, por lo que no se logró renovar la totalidad de sus consejeros nacionales en las 32 entidade del país.

El dirigente perredista Jesús Zambrano dijo que la del pasado domingo no es la mejor imagen que ha querido proyectar el PRD y señaló que “debemos cuidar que la elección sea pulcra, sea lo más cercano a lo ejemplar posible”. Manifestó que a manera de ‘disculpa’ a la sociedad, se repondrá la elección este fin de semana en donde no se pudo celebrar en espera de que no se repita una situación similar. Indicó que todas las quejas de las 12 corrientes de ese partido serán atendidas.

Pero lo que queda en el ánimo de quienes están con Ebrard o con López Obrador es que esos desaguisados del pasado domingo bajan considerablemente los bonos de las izquierdas de cara a la disputa del mando del país ante los candidatos que surjan de los otros partidos, de los cuales el del PRI, Enrique Peña Nieto, hasta ahora es el más adelantado de todos los aspirantes y a quien el PAN-gobierno quiere descarrilar su tren hacia Los Pinos.

El episodio del pasado fin de semana fue de hecho el preámbulo de la lucha que se espera aflore a todo lo que da entre Ebrard Casaubón y López Obrador para quedar como abanderado perredista, una vez que se den en noviembre las encuestas de donde habrá de saberse cuál de los dos está mejor posicionado en el ánimo de la gente y  supuestamente quede definido quién habrá de enarbolar la bandera del sol azteca con miras a las elecciones del 2012, cuando los mexicanos salgan a las urnas para votar por el sucesor de Felipe Calderón en la Presidencia.

El mandatario capitalino no le quiso dar importancia a los hechos del fin de semana y dijo que serán las encuestas de noviembre las que definan quién será el candidato del PRD para los comicios del año próximo. Las últimas encuestas –para quienes creen en ellas- señalan, como una reciente de Consulta Mitofsky, que el más pupular entre la tropa de sus admiradores es el tabasqueño, por encima de la del ‘jeke’ de gobierno.

Y ha llamdo la atención el silencio de Andrés Manuel López Obrador sobre las triquiñuelas que se dieron y los pretendidos albazos del fin de semana. Se presume que esos hechos los usará el tabasqueño a su favor en su momento, si los resultados de las encuestas de noviembre –que dizque serán abiertas– no le favorecen. De cualquier forma él tiene de colchón a su Morena, y Ebrard a la maestra, aunque él se haga el remolón.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Anuncios

Los comentarios están cerrados.